sábado enero 20 de 2018

La película colombiana “Dos Mujeres Y Una Vaca” fue seleccionada en el Festival Málaga de cine español

Dos mujeres y una Vaca

Se estrena a nivel nacional el 19 de mayo 

 La película “Dos mujeres y una vaca” del guionista y director Efraín Bahamón P. está en la selección oficial del Festival de Málaga Cine Español, en su versión número 19 entre el 22 de abril y el 1 de mayo de 2016

La cinta seleccionada entre 179 películas presentadas, compite en la sección Territorio Latinoamericano, a los premios Viznaga de plata a la mejor película, mejor dirección, mejor actor, mejor actriz y premio del público.

a obra cinematográfica colombiana está protagonizada por Luisa Huertas, Ana María Estupiñán, y Juan Pablo Barragán.

El largometraje producido por Doble Sentido cuenta la historia de Rosana y Hermelinda, dos campesinas analfabetas quienes reciben una carta de Pastor de quien hace meses no tienen noticias. Ansiosa por conocer la suerte de su joven marido, Hermelinda convence a la madre de Pastor de iniciar un viaje hacia el caserío más cercano en busca de alguien que les descifre el escrito.

Los siete meses de embarazo de Hermelinda no son impedimento para emprender la marcha. Corina, la vaca, enganchada a una ruinosa carreta facilitará el recorrido. Tras una larga y fatigosa jornada, las mujeres arriban al caserío. Allí descubren con horror que algunos habitantes han sido asesinados y los demás huyeron desplazados. En medio de un escenario de muerte, el parto de Hermelinda se adelanta. Exhaustas, retenidas por uno de los autores de la masacre, y atrapadas en medio del conflicto, las mujeres inician un descenso al infierno. En su huida, Rosana y Hermelinda descubren que el fantasma de la guerra no es más que una prolongación del odio, los secretos y el miedo que todos llevamos dentro.

Efraín Bahamón Estudió literatura Hispanoamericana en el Instituto Caro y Cuervo de Bogotá, Maestría en Escrituras creativas (Guión cinematográfico) Universidad Nacional de Colombia. Libretista de seriados y telenovelas. Ha sido profesor de literatura latinoamericana en USA y en India. Ganador de la Convocatoria FDC 2007 con el cortometraje “Plegarias Atendidas”. En el 2009 gana en la convocatoria de guión con su proyecto “Dos mujeres y una vaca”. En la actualidad se desempeña como docente de la Maestría en Escrituras Creativas en la Universidad Nacional de Colombia.

Palabras del director. Efraín Bahamon

 Director Efraín Bahamon

¿Cómo nace la idea de “Dos mujeres y una vaca”

  1. “La idea surge a partir de lo que pasó en el Salado (Montes de María). Una de las peores masacres perpetrada por paramilitares. Después de eso, los sobrevivientes abandonaron el pueblo que quedó desolado. Luego vi un programa de Tv donde se mencionaba que habían encontrado a un niño abrazado al cadáver de su madre, la mujer llevaba tres días muerta. Todas estas imágenes empezaron a rondar en mi cabeza y un día decidí escribir un cortometraje tratando de entender el origen de tanta violencia. El resultado un cortometraje que se llamaba La carta. El corto se alargó y se convirtió en el guion de esta película”.

¿Qué hace especiales a estas Dos mujeres?

  1. Sin proponérmelo, descubrí que los personajes de Hermelinda y Rosana, me resultaban muy cercanos y familiares. Hay en ellos cierta sabiduría e ingenuidad en la forma de ver las cosas. Esto las hace especiales, les confiere un lugar, no son estereotipos.

Hay una buena dosis de poesía y conocimiento en lo que dicen. Son seres de carne y hueso. En fin, quería que la película revelara una mirada de la violencia desde adentro hacia fuera.

Se estrena en un momento donde el país habla de paz, adecuado sin duda…

  1. Sin que sea una película discursiva, Dos mujeres y una vaca se acopla muy bien al momento y contexto que estamos viviendo. Está demostrado que el ejercicio de la violencia es un desgaste y un esfuerzo inútil. Creo que Colombia debe superar este capítulo de fatalidad y darse la oportunidad de experimentar y construir una realidad distinta

El cine, como las demás formas de expresión artísticas están llamados a cumplir un papel como generadores de reflexión y construcción de conciencia.

Me gusta lo que está pasando en el cine colombiano contemporáneo, se está pasado de la ilustración física de la violencia para llegar a una suerte de introspección profunda y reflexiva que nos ayude a entender de dónde viene la violencia, cuáles son sus razones y cómo podemos atajarla: Como dice Michael J. Lazzara “Olvidar significa permitir que las voces de los hundidos se pierdan para siempre; significa rendirse a la historia de los vencedores”

Share Button