Jueves Junio 29 de 2017

Miguel Ángel Bastenier, el gran maestro

30 Abril, 2017 Periodismo

Por:Ricardo Rondón Ch.

La Pluma & La Herida

http://laplumalaherida.blogspot.com/

Un periódico se escribe con la verdad, con el pulso y el ritmo que nos marca la vida, y con la sencillez y la pureza que nos ofrece el lenguaje. (M.A. Bastenier)

Si de darse a la tarea de rescatar sus máximas y gracejos, bien en el impreso, en sus conferencias  como académico; en el día a día (sobre todo en las noches) en su rol de periodista al frente del teclado; en las entretenidas tertulias que convocaba a subordinados, estudiantes, colegas, gente del común; o en las entrevistas que concedía, se tendría a mano un libro de aforismos de obligada consulta en facultades de Periodismo, con la rúbrica de Miguel Ángel Bastenier (Barcelona, 1940-Madrid, 2017), periodista como el que más, y maestro de periodismo como quizás no pueda haber otro.

Genio. Espontaneidad. Rapidez. Esa era su impronta. Una suerte de Lionel Messi, pero con la pluma.

“Era veloz, ocurrente, analítico, excéntrico, cumplidor, estrafalario, conversador, introvertido, lenguaraz, exacto”, escribe en el introito de su perfil post mortem Juan Cruz, alumno suyo y compañero de escritorio de Bastenier por varias décadas en el País de España.

“Era un lector fuera de serie; iba por las mesas, hasta los últimos días recientes en que acudió a su trabajo en El País, y seleccionaba con desdén algunos libros, ‘No pasarán a la historia’”. Y luego se llevaba uno, generalmente de Historia”.

M.A. Bastenier se consolidó como un tratado de ética, de veracidad y responsabilidad con el quehacer periodístico. Foto: clasesdeperiodismo.com

Miguel Ángel Bastenier no era adivino, ni que se le pareciera, pero antes de que despuntara el nuevo siglo había advertido la muerte del periódico físico, el de papel, el que por centurias ha movido las rotativas del mundo, el que huele a tinta, el que los lectores de época, jóvenes y viejos, leían con tanto agrado.

Que lo diga él que se hizo periodista entre el tableteo incesante de las máquinas de escribir, las salas de redacción espesas de adrenalina y humo de cigarrillos, las imprentas, los linotipos, y el arduo trajinar de la calle en busca de la noticia, el escenario infalible del reportero.

“El periodismo fue su pasión -prosigue Cruz-; lo abrazó al tiempo que abrazó los crucigramas de La Vanguardia. Sus 2.000 estudiantes eran para él el mayor premio de su vida; como cuenta Bernardo Marín, que fue su alumno también, se supo de memoria los nombres y apellidos de todos aquellos chicos, en Madrid y en Cartagena de Indias, hasta que llegaron al número mil. Su memoria extraordinaria no aceptaba ya más nombres propios”.

Bastenier, con una experiencia de más de cincuenta  en el oficio, había dicho en varias ocasiones  que el periódico impreso sería sepultado por el vertiginoso y agigantado avance de la tecnología electrónica.

Su profecía se está cumpliendo al pie de la letra, hoy cuando se muere un diario -valga la redundancia- a diario. Cuando internet se ha apoderado casi que por completo del renglón mediático, y la globalización rige a su antojo los hilos del planeta.

Sus elocuentes y espontáneas citas alrededor del periodismo, compiladas en un libro, serían de gran ayuda en las facultades de Periodismo. Foto: blogseltiempo.com

Aun así, el reconocido historiador y periodista se resistía a la muerte del impreso, a sabiendas, él lo vaticinó, que en lo que corresponde a Latinoamérica su extinción definitiva podría estar a la vuelta de la esquina: “no más de diez años”.

Miguel Ángel Bastenier era licenciado en Historia y Derecho de la Universidad de Barcelona. Estudió Lengua y Literatura Inglesa en la Universidad de Cambridge. Se graduó en Periodismo en la Escuela Oficial de Madrid, con énfasis en temas de política internacional.

Desde 1982, era subdirector de Relaciones Internacionales del diario El País de España. Fue el maestro solícito y admirado de la Fundación para un Nuevo Periodismo Iberoamericano, con discípulos en toda América Latina.

Autor de varios libros, entre los que se destacan, El Blanco móvil, Grandes protagonistas del Siglo XX y uno de los más recientes, Cómo escribir un periódico, que contiene técnicas y reflexiones concretas del quehacer periodístico en todos sus géneros, y una visión amplia y contundente de la verdad, la ética y el arte de narrar los acontecimientos.

Juan Cruz borda la necrología del gran maestro de periodismo más con el pulso del aprecio, la gratitud y la complacencia de haber compartido a su lado historias propias de vida, y de esa ardua cotidianidad que se muele en el oficio, en la búsqueda incesante de la veracidad de los hechos, saber contarlos, confrontarlos, interpretarlos, luego de una investigación a fondo y con todas las fuentes posibles.

Todos los homenajes del periodismo de habla hispana para el célebre historiador y periodista español, con más de 50 años en el oficio. Foto: elperiodico.com

“Si se contaran las anécdotas de Bastenier (las de su existencia como imposible gastrónomo, las que protagonizó en las redacciones, como cuando llamaba a medianoche para reprochar a un jefe de sección que no pusiera bien las comas en una cuña, las de sus pasiones deportivas) abonarías la idea que se tiene de los periodistas excéntricos” (…).

Nunca lo vi llegar tarde al trabajo, ni irse porque fuera la hora: en eso también era un periodista antiguo instalado en la época en que ya los periodistas caíamos en la tentación de venir al periódico como si este fuera una oficina.

Hablé con él en taxis, en almuerzos estrafalarios, hablé con él en la Redacción, y me enfadé con él, y lo quise, cuando se sentía abandonado o no requerido, cuando luchaba por tener una línea más o una reseña, y le suplicaba a la vida que le diera tiempo para ser periodista para siempre y siempre, y le acompañé en estos últimos tiempos en que el hombre sabe su destino que es, como decía Pablo Neruda, el de amar y despedirse (…)”.

“Querer a Bastenier es querer el oficio”, remata Cruz.

Tuve la oportunidad de entrevistar al maestro Bastenier cuando presentó en Bogotá su libró Cómo escribir un periódico. Fue en diciembre de 2009, y por ese entonces, el diario donde laboré por 26 años, El Espacio, sentía los estertores de la agonía ante una inminente crisis financiera. De ahí mi inquietud de esculcar en la sabiduría de quien hizo del oficio periodístico, un modelo a seguir. He aquí sus impresiones.

“A los tabloides les auguro más vida que a los diarios grandes”

En Cartagena de Indias, donde con frecuencia dictaba talleres y conferencias para la Fundación de un Nuevo Periodismo Iberoamericano. Foto: El Heraldo 

¿Tiene usted una fórmula para salvar el impreso de la crisis?

“La fórmula está muerta. El medio electrónico ha sustituido el periódico impreso. Eso está más que visto y no hay nada que hacer ante eso. El acabose del diario físico tiene que ver con la implacable revolución industrial y tecnológica. Es uno más de los grandes cambios que ha sufrido la historia de la humanidad”.

Si un grupo inversionista colombiano le encargará a usted la responsabilidad de crear y dirigir un periódico, ¿qué tipo de diario haría usted?

“No haría un diario de papel ni loco. Eso no quiere decir que me rinda. Me resisto a la muerte del impreso, pero meterse hoy en día en la creación de un  periódico es una empresa fallida, primero, porque para sostenerlo se necesita mucho dinero y la crisis actual no lo permite. Segundo, porque la tecnología digital es cada vez más aplastante”.

Y si la situación financiera fuera más boyante, ¿qué periódico haría?

“Uno como El País, de España o el Periódico de Cataluña, que fueron mi escuela”.

¿Qué periódico latinoamericano tiene como modelo ideal?

“Clarín, de Argentina, que además de ser un periódico completo, estructurado, impecablemente escrito, es un negocio pulpo, de envergadura, por cualquier lado que se le mire. Hacer un diario como Clarín cuesta mucha plata, empezando por los corresponsales que tiene en todo el mundo”.

¿Fuera de la desmesura electrónica, qué otro lastre ha sufrido el periódico impreso?

“El bajonazo de la publicidad, que, si en Europa ha caído en un 40 y 50 por ciento, qué se puede decir en los países subdesarrollados. La publicidad es la sangre que nutre los diarios”.

¿Está de acuerdo con el agregado comercial, la diversificación, que muchos diarios en el mundo están empleando, caso particular El País Semanal (España), que promociona pocillos, vasos cerveceros, cubiertos, carritos y demás…?

“Perfectamente de acuerdo. Es una estrategia de supervivencia muy válida en estos tiempos, ya que el periodismo, ante todo, es una actividad comercial, en la que hay que jugársela toda con el poder adquisitivo”.

¿Cree que en Colombia ya existe una estructura sólida de información en medios electrónicos?

“No, aún. Europa está muy adelantada en este aspecto. Sin embargo, los diarios físicos subsisten. Lo grave del asunto es que cuando la cobertura electrónica alcance el 90 por ciento en Latinoamérica, los periódicos físicos desaparecerían de un plumazo. En Colombia todavía existe un considerable parque de lectores no electrónicos. Ese es el consuelo”.

¿Qué opina de la multiplicación del formato tabloide?

“Resulta una operación muy cómoda para los empresarios por varios factores: no emplean tanto papel, la nómina redactora no es la numerosa que demanda un periódico mayor, y por su línea periodística despierta la expectativa del lector masa. A los tabloides les auguro más vida que a los diarios grandes”.

A propósito del título de su nuevo libro: ¿cómo se debe escribir un periódico?

“Un periódico se escribe con la verdad, con el pulso y el ritmo que nos marca la vida, y con la sencillez y la pureza que nos ofrece el lenguaje. Ya lo dije en el prólogo de mi libro: yo no soy fiel a una religión ni a un partido político. Mi única lealtad es con la lengua castellana y la que corresponde a América Latina. Periodismo es contar al público por qué pasan las cosas que pasan. Pero bien contadas”.

¿Para usted cuál es el editor ideal?

“Como mis maestros en su momento: Juan Luis Cebrián, de El País, de España; Antonio Franco, del Periódico de Cataluña; José Pernau, del Periódico de Barcelona”.

¿Y qué cualidades reunían ellos?

“Confianza absoluta de la empresa, seres humanos con intereses universales; insomnes, con una enorme cultura y un gran conocimiento de la lengua castellana; agilidad, sagacidad, un olfato de sabueso, pero a la vez prudencia y contacto permanente con su equipo”.

¿Cuáles deben ser las vitaminas del periodista?

“La curiosidad, la información, los libros, las revistas, los diarios, el pellizco permanente por la actualidad”.

¿El periodista nace o se hace?

“El periodista se hace, porque el periodismo, más que una profesión, es una vocación. La facultad no es suficiente. Los verdaderos periodistas se hacen en los periódicos: son las mejores escuelas. En América Latina sucede el fenómeno de que los periodistas son mejores que los periódicos, y algunos no cuentan con los periódicos que deberían merecer”.

¿Usted sigue comprando periódicos?

“Desde luego. En España compro lo cuatro o cinco diarios que me interesan, pero cuando estoy por fuera los leo por Internet”.

¿Fuera de esa parte romántica que tiene el periodismo, que es para usted lo más bonito que pueda tener este oficio?

“Yo no soy un romántico. A mí lo que me interesa es que el lector, sagradamente, vaya al quiosco a comprar el diario. La rentabilidad está por encima del romanticismo”.

Algunas de las citas célebres de Miguel Ángel Bastenier

Genial, espontáneo, irreverente, veloz, esa era la impronta del maestro Bastenier. Foto: Blog M.A. Bastenier

Periodismo es contar al público por qué pasan las cosas que pasan. Pero bien contadas.

Un periódico se escribe con la verdad, con el pulso y el ritmo que nos marca la vida, y con la sencillez y la pureza que nos ofrece el lenguaje.

Mi única lealtad es con la lengua castellana y la que corresponde a América Latina.

Los periódicos tienen que dejar de parecerse entre sí.

El mérito no es carecer de voz, sino que esa voz merezca ser oída.

La única manera que tiene el periodista de hacer un mundo mejor, es haciendo un periodismo mejor.

Las vitaminas del periodismo son la curiosidad, la información, los libros, las revistas, los diarios, el pellizco permanente por la actualidad.

La facultad no es suficiente. Los verdaderos periodistas se hacen en los periódicos: son las mejores escuelas.

El mejor periodista es un investigador, pero ni policía ni juez. Documenta e interpreta el caso. Y ahí acaba su función.

En América Latina sucede el fenómeno de que los periodistas son mejores que los periódicos, y algunos no cuentan con los periódicos que deberían merecer.

En el periodismo en español faltan voces personales y tildes en su sitio.

La crónica es la suma de todo lo que sabe un periodista en un momento dado.

Miguel Ángel Bastenier, la leyenda del tiempo. Por Juan Cruz (El País de España):

bit.ly/2pJfq18

  1. A. Bastenier, único como maestro. Por Belén Cebrián (El País de España): bit.ly/2oTaZMd

Miguel Ángel Bastenier vivió hasta su última columna. Por Fernando Pajares (El País de España): bit.ly/2oGB0TO

Share Button