Jueves Junio 29 de 2017

Santos anunciará que El Orejón es el primer municipio intervenido integralmente

14 Mayo, 2017 Política

  Este lunes el presidente Juan Manuel Santos y la canciller María Ángela Holguín viajarán a la vereda El Orejón, municipio de Briceño en Antioquia, para verificar el desminado humanitario y las obras que adelanta el Gobierno para su recuperación.

Después de que finalizara con éxito el desminado en esa zona del país, el Gobierno inició 17 obras en materia de infraestructura, educación, salud y social por un valor superior a los $22 mil millones, por lo que el asesor del Plan Fronteras para la Prosperidad de la Cancillería, Javier Cuaical, aseguró que El Orejón es el primer municipio del país en ser recuperado integralmente.

“En la visita, se van a inaugurar las primeras obras que se han podido construir con la participación de diferentes entidades del Gobierno nacional y de cooperación internacional, entre ellas, está la biblioteca del corregimiento Pueblo Nuevo, la escuela de la vereda El Orejón, el puente en la quebrada El Pescado que es la vía que conecta toda esta región del municipio de Briceño“, explicó Cuaical.

Además, el funcionario de la Cancillería aseguró que el Presidente y la Canciller tendrán la oportunidad de hablar con la comunidad para que explique cómo se han venido dando las obras.

“Ellos van a poder hablar con la comunidad de la zona para conocer cómo ha sido la construcción de confianza, el ejercicio participativo que en estos dos años se ha venido dando entre el Gobierno, las Farc y la comunidad para empezar a transformar un territorio que hace algunos años era el territorio más minado de Colombia y que ahora se ha convertido en un territorio de paz, esperanza y construcción colectiva de unas nuevas condiciones de vida para la gente“, sostuvo Javier Cuaical.

Además de estas obras, en El Orejón y las zonas aledañas se están adelantando otros proyectos por un valor de $9 mil millones. Cabe recordar que estos planes integrales fueron acordados en la mesa de conversaciones de La Habana, Cuba.

Hasta hace unos meses cuando la gente hablaba de Orejón, vereda del departamento de Antioquia, usaba como referente ‘el pueblo más minado de Colombia’. Hoy ya no pueden llamarlo así. En Orejón dejaron de sembrarse minas y de la mano del Gobierno con el proyecto de desminado humanitario, sus habitantes decidieron sembrar esperanza y construir un nuevo pueblo.

El comienzo no fue fácil. Los habitantes de Orejón y sus alrededores enviaron un mensaje a quienes estaban negociando la paz en La Habana: el desminado solo no era suficiente. Tenían muchas necesidades ya que, a pesar de estar en el principal departamento de Colombia, eran uno de los pueblos más alejados y olvidados del país. Incluso para viajar de Orejón a Medellín, capital de su departamento, se requieren de ocho horas de desplazamiento por tierra y de vehículos que se adapten al tipo de carretera.

Fue entonces cuando en la mesa de negociaciones de La Habana se propuso hacer un acompañamiento social al desminado humanitario, liderado por el equipo del Plan Fronteras Para la Prosperidad (PFP) de la Cancillería, que viene desde hace años trabajando en territorios de similares condiciones. Se diseñó así, de la mano de la comunidad, la Estrategia Integral de Desarrollo Social y Territorial.  Ganarse la confianza tras décadas de abandono no fue una tarea sencilla, pero lo lograron. Los resultados son el producto de una comunidad que se la jugó por la paz y que se dio cuenta de que el cambio dependería de ellos.

Con el apoyo del equipo del PFP se realizaron varios talleres participativos donde ellos mismos empezaron a plantear sus necesidades y a priorizar los proyectos que necesitaban del Gobierno.

El desminado llegó con 17 proyectos avaluados en $22.339 millones de pesos que ayudarían a mejorar sustancialmente sus vidas. Articuladas por la Cancillería, 24 entidades unieron esfuerzos para convertir los sueños de los habitantes del Orejón, y de otras cinco veredas localizadas a su alrededor, en una realidad.

Lo primero era mejorar la movilización. Dejaron de arriesgar sus vidas cruzando la quebrada El Pescado, haciendo equilibrio sobre el palo de un árbol que colocaron de orilla a orilla. En la actualidad ya cuentan con un puente construido con las especificaciones técnicas de seguridad. La escuela que estaba a punto de colapsar y en la que estudiaban todos los niños juntos en una misma aula sin importar que fueran de distintos grados, hoy es un recuerdo. Con el apoyo de la Agencia de Cooperación y Coordinación Turca –TIKA- se construyó una nueva escuela, y no cualquier escuela sino la que los niños soñaron y dibujaron. Fueron ellos mismos los que dijeron cómo querían su nuevo colegio.

Además de un colegio, para los niños se construyeron dos bibliotecas en Pueblo Nuevo y Briceño, y se implementó el Programa de Deporte, Convivencia y Paz. También, a través del programa de Diplomacia Deportiva y Cultural de la Cancillería se vienen realizando intercambios infantiles y juveniles a Alemania para que los niños vean que a través del deporte y la cultura se pueden hacer realidad los sueños.

Otros de los proyectos son: producción de alimentos para el consumo familiar y para el mercado local en Orejón, La Calera, Pueblo Nuevo, Altos de Chirí y Buenavista; la generación de Ingresos a través de cultivos de fríjol, maíz, maracuyá y forrajes; la instalación de Kioskos Vive Digital en Orejón y en Pueblo Nuevo; Placa polideportiva; Técnicos en salud pública; Telemedicina; Potabilización de agua para infraestructura social y proyectos de Participación Ciudadana.

La Estrategia Integral de Desarrollo Social y Territorial para Orejón ha logrado cambiar la vida de los habitantes de esa vereda, pero, además, se ha extendido a cuatro veredas más de Briceño y al casco urbano de este municipio porque no es posible impactar solo una parte del territorio sin que los habitantes de los lugares aledaños se involucren, se beneficien y se motiven a hacer un trabajo conjunto con las entidades estatales.

Por ello, las personas beneficiadas se calculan en 7.859 habitantes del municipio de Briceño.

Para hacer realidad este plan piloto, la Cancillería unió los esfuerzos de 24 entidades, a través del Plan Fronteras para la Prosperidad (PFP) de la Dirección para el Desarrollo y la Integración Fronteriza. Estas son:

Alcaldía de Briceño, UNGR, EPM, OIM,TIKA, FAO, GIZ, ITMS, OXFAM, Ministerio de Cultura, Ministerio de Agricultura, Ministerio del Interior, Ministerio de TIC, Alta Consejería para la Primera, Infancia, Prosperidad Social, Coldeportes, Grupo Internacional de Paz- GIP, Federación Alemana de Fútbol, Hospital Sagrado Corazón de Jesús, SENA, Fundación Bastech, Gobernación de Antioquia, INVIAS y la Federación de Cafeteros.

Share Button