martes septiembre 18 de 2018

El Ojo del Halkón Temor, injuria, terrorismo y verdades

Por: Rubén Darío Mejía Sánchez

 Cuando una mentira se repite se convierte en verdad y es por eso que cuando las noticias son negativas calan más en el mundo de los oyentes, lectores o televidentes que las mismas noticias positivas.

En este momento se están difundiendo una serie de noticias falsas sobre lo que pueden ser los resultados de los próximos comicios electorales; pero lo peor del caso es que algunos sectores alzados en armas han encontrado la oportunidad para sembrar el terror y da tristeza como se presentan episodios tan desagradables e inhumanos en la Costa Atlántica y en otras zonas del país, sembrando el terror de los ciudadanos común y corrientes que han gritado a los cuatro vientos que ya están aburridos con la guerra y que solo quieren la paz.

Los hechos de terrorismo por parte del ELN, como la voladura de redes de Ecopetrol y el asesinato de policías indefensos dan mucho que pensar de quienes hablan que quieren entrar a unos diálogos de paz, pero demuestran lo contrario y lo grave esto es que están dando oportunidad a que otros sectores se aprovechen y se cometan toda clase de fechorías que van a dirigir directamente su autoría a quienes creen que son los verdaderos enemigos de la paz.

No hay derecho que los esfuerzos que se han hecho se queden en nada y que volvamos como hace varios años, a una violencia política que continúa desangrando al país y que hace meya, no solo en la población sino en el sector económico que comienza a sentirse resquebrajado a pesar de los esfuerzos que haga el Gobierno para demostrar que aquí no está pasando nada.

Es la oportunidad para que los ciudadanos de bien se enfrenten a quienes quieren desestabilizar al país y haciendo escuchar su voz de protesta en las urnas el próximo mes de marzo.

Parece que el nuevo estilo de hacer política es injuriando a las personas, diría otro, manejando las cosas a madrazo limpio y a deshonra total, lo que hace dudar de los que si actúan y que no tienen cuatro dedos de frente para presentar propuestas y soluciones a los problemas del país sino logra réditos por medio del descrédito de sus contendientes. Esos enfrentamientos tienen aburrido al ciudadano que trabaja y espera solo un país mejor, donde haya educación, trabajo y salud para los miembros de su familia.

Mi abuelo decía que lo mas ruin que podría hacer un hombre era tratar de sacar ventaja deshonrando a sus semejantes, sin tener el valor de enfrentarlos con argumentos para lograr su cometido. Unas elecciones no se ganan con la palabrería sino con grandes propuestas y concientizando al elector que uno u otro programa de gobierno son los mejores. Señores candidatos a la Presidencia, al Senado o a la Cámara, presenten propuestas y dejen de rajar de los demás.

La gente común está bastante perdida, porque nadie les convence para depositar su voto en las próximas elecciones legislativas y presidenciales; pues vale decir que el interés para votar por un nuevo Congreso es mínimo y ante el Presidente las cosas están peores, porque la gente está confundida puesto que se están regando cuentos que lo importante es votar en blanco o por X o Y candidato a los que han denominado de izquierda o de derecha, lo que tenemos que lamentar es que el país siga polarizado entre la gran derecha y la gran izquierda y no entre las propuestas.

El terror se está apoderando de las gentes en los campos y en las ciudades, porque se habla de la llegada del Castro-Chavismo en caso de ganar Gustavo Petro, como dicen las encuestas y en las ciudades porque se han presentado los índices de violencia y de inseguridad más altos de los últimos años y de este mal no se escapan ni las grandes ciudades ni los pequeños pueblos y caseríos, sin que las autoridades no puedan hacer nada; pues la Policía se queja que son los jueces y fiscales los responsables de lo que está  sucediendo, porque ellos (la Policía) detienen a los delincuentes y los jueces y fiscales los dejan libres.

Loos gobernantes locales toman medidas que son calificadas como paños de agua tibia, pues los robos y los paseos millonarios según algunos “expertos” no se solucionan con restringir a los parrilleros de las motos, porque aquí se roba a pie, desde los carros, desde las bicicletas y desde las motos y a la hora del te, los mas perjudicados son los ciudadanos.

La semana pasada tuve la oportunidad de asistir a un café organizado por Santillana, en donde se dieron cita representantes del Gobierno y del sector educativo al igual que medios de comunicación para hablar de los pro y contras de las pruebas PISA y se escucharon cosas interesantes y algunas verdades, de como algunos sectores están interesados en devaluar las pruebas del saber, que lo que hacen es medir los adelantos en materia educativa en los diferentes países, incluido Colombia y se llegó a una gran conclusión, que la verdad es que las pruebas han dado grandes resultados para tomar medidas y correctivos en lo que tiene que ver con las evaluaciones y la calidad de la educación tanto a nivel nacional como internacional.

Nos pudimos dar cuenta del trabajo que se adelanta en el ICFES y en el Ministerio de Educación, tanto en las evaluaciones como en el trabajo de la educación en el campo, que con la primera educación se han vuelto, a base fundamental de lo que puede ser el profesional y el hombre del mañana.

También nos dimos cuenta que los medios de comunicación no difunden temas sobre educación, porque no tienen buena información al respecto o simplemente porque olvidan que una de sus metas debe ser la de orientar, comunicar y educar.

Sería muy interesante que todas las entidades educativas tuvieran mas acercamiento con los medios para dar a conocer el gran trabajo que realizan y de esta manera transmitirlo a los ciudadanos.

Nos hemos vuelto tan amarillistas y negativos que es mas noticia un paro de profesores, con revuelta incluida, que los logros de los profesores y estudiantes en el ámbito local, nacional e internacional.

Nos dimos cuenta que los medios de comunicación tenemos una gran labor que cumplir y una deuda inmensa con los sectores educativos.

[email protected]

Share Button