sábado junio 23 de 2018

El Ojo del Halkón Todo en blanco y oscuro

Por: Rubén Darío Mejía Sánchez

Desde hace varios años, por mi estado de salud y edad no había estado en actividades proselitistas, cubriendo periodista; pero este fin de semana me di a la tarea de asistir a las inscripciones de Germán Vargas Lleras y de Gustavo Petro a la Presidencia de la República y me pude dar cuenta que los ambientes han cambiado demasiado.

Los candidatos y los periodistas ya son parte de ese mundo del espectáculo de figuración e importancia y cada quien ocupa su espacio o cumple con su rol de artista conforme le corresponde.

Antes los candidatos hablaban mas sencillo y se acercaban al pueblo pueblo y estaba mezclado el populacho, como se llamaba en ese entonces, y la gente del Chicó y nos dimos cuenta que fue mas popular lo de Petro que lo de Germán Vargas Lleras, porque en lo de Germán Vargas Lleras estuvieron las clases sociales hasta del trabajador y con Petro se veía mas el sector, como dicen los hermanos mamertos, el proletariado.

Antes de meterme a analizar los discursos y lo que presencié, quiero decir que me apena el comportamiento de mis actuales y futuros colegas. Cuando toman un micrófono se sienten las estrellas intocables de un infinito, del cual consideran no va a tener fin y yo quiero responderles que ese infinito es tan limitado como es limitada la vida y todo a su alrededor. Pero para que pelear, hay que dejarlos ser estrellas y esperar que no se estrellen de un momento a otro cuando ya estén en la realidad con el paso de los años y que ya no sean útiles a las empresas a las que prestan sus servicios; pero ese cuarto de hora de verdad que no se debe perder, aunque hay que esperar que no les pase lo del pavo, que debajo de un gran plumaje solo quedan unas patas horribles y cuando se pise la realidad se reconoce cuan equivocados estamos; porque no hay nada mas peligroso que el pasar de los años y el final de la popularidad y la fama.

Ahora si a lo que vinimos, como decía el doctor Márquez, Rector del Instituto Neira, en donde cursé parte de mi bachillerato, cuando iba de primero a sexto, y se aprendía de manera diferente, no solo a tener conocimientos sino a adquirir formación para un futuro inmediato.

German Vargas Lleras estaba muy feliz, había acabado de conseguir su fórmula ideal para entrar a la pelea con seis contendores mas por la Presidencia de la República y es verdad, cuenta con el talento de un joven que ha hecho una carrera bastante larga y agitada en donde simplemente ha dejado la huella por los logros conseguidos y es que Juan Carlos Pinzón además de ser un economista serio y capaz ha mostrado que en la administración pública se puede desempeñar y sentirse como pez en el agua. Su paso por la Secretaría de Presidencia, por el Ministerio de

Defensa y por la Embajada de Colombia en Washington lo han madurado y con un discurso claro y de conocimiento, se pensara que está listo no solo para ocupar una Vicepresidencia de la República; sino también para ser Presidente de la misma.

Vargas Lleras tiene como todos los demás candidatos, sus enemigos; pero durante la campaña ha querido complementar el trabajo adelantado en el Gobierno, en donde trabajó en los asuntos habitacionales y de vías públicas, siendo quizá su plataforma de lanzamiento a la gran contienda electoral del 2018.

El ser organizado y presentar sus programas de Gobierno hacen pensar que está entre los favoritos para pelear por la primera magistratura en una de las elecciones mas extrañas y complicadas que se hayan vivido en Colombia durante los últimos años; puesto que no hay nadie con nada asegurado para obtener el triunfo.

Gustavo Petro por su parte, presentó a Angela Robledo, quien puede sumar atrayendo a la gente de la Alianza Verde y del Polo Democrático. Petro en este momento tiene mucha resistencia, porque se ha presentado por parte de sus contendores la fórmula del temor haciendo creer que el ex alcalde de Bogotá pueda llevar al país, como dice Alvaro Uribe, al Castro-Chavismo y a la quiebra que vive el hermano país de Venezuela. Gustavo Petro espera que su Colombia Humana pueda alcanzar alianzas y acercamientos con otros partidos, gracias a la llegada a su equipo de la Representante a la Cámara Angela Robledo.

En una intervención informal a la entrada de la Registraduría, Gustavo Petro llamó a la unidad y a trabajar unidos para derrotar la ultraderecha colombiana.

Hoy la noticia es que están definidas las siete duplas de candidato a la presidencia y vicepresidencia que buscarán que el 27 de mayo próximo dé los resultados, los que se cree pueden llevar a una segunda vuelta y que definirán quien es el sucesor de Juan Manuel Santos; quien ha tenido que enfrentar, no a los enemigos de la paz, sino a los inconformes por no haber formado parte del grupo de firmantes de los Acuerdos de La Habana.

Ya hablamos de Germán Vargas Lleras y su fórmula Juan Carlos Pinzón Bueno, y de Gustavo Petro y Angela María Robledo y quiero completar hablando del resto de duplas y empecemos por Sergio Fajardo y Claudia López, una pareja sui generis de un profesor universitario y de una congresista rebelde que quiere tragarse el mundo de la política imponiendo sus ideas.

El lema de Fajardo es importante y vale destacar cuando dice “se necesita la ternura, pero también a veces el carácter”. De esta dupla se habla mucho y es cuando se trata de tender puentes de unidad con Humberto de la Calle y hasta con el mismo Petro, aunque vale mucho lo que opine al respecto el reencauchado y victorioso profesor Antanas Mockus, quien fuera el gran triunfador después de Álvaro Uribe en las elecciones parlamentarias del 11 de marzo.

Iván Duque y Martha Lucia Ramírez están juntos gracias a un acuerdo de los dos y el ex procurador Alejandro Ordoñez, quienes midieron sus fuerzas en la consulta en la que el Uribismo salió ganador y como se había acordado, quien fuera segundo iba a la vicepresidencia y parece que van a trabajar muy bien, porque entre su plan de gobierno concuerdan en que hay que hacerle cambios al proceso de paz y para ello cuentan con el respaldo de su jefe y gran triunfador de los comicios electorales pasados, Avaro Uribe Vélez. Una de las metas principales de esta dupla es no dejar llegar por nada del mundo a la presidencia el Castro-Chavismo, representado en la persona de Gustavo Petro.

Humberto de la Calle y Clara López, están en medio de una encrucijada, el primero por la división de su partido, el Liberal, puesto que se nota de lejos el rompimiento total entre el presidente de la colectividad, el ex presidente Cesar Gaviria y el ex presidente del Congreso Juan Fernando Cristo.

Clara López dejó al Polo Democrático y está cerca del partido de su familia, el liberalismo, y lo que mas los acerca es la simpatía y la defensa que tienen de los acuerdos de paz de La Habana en donde De la Calle fue su jefe negociador y Clara López una defensora de todos los quilates.

Entre las anteriores duplas estará el forcejeo de las elecciones del mes de mayo y sea en primera o segunda vuelta de una de estas duplas saldrá el nuevo inquilino de la Casa de Nariño.

No podemos dejar por fuera a Viviane Morales y Jorge Leyva Durán quienes llegan con el lema “Llegó la hora de la fe”, la candidata por Somos basa sus principios en la defensa de la religión cristiana mientras que Leyva es católico y profesor de teología de gran trayectoria y creen que en estos dos campos pueden conseguir los votos que necesitan para alcanzar el triunfo. Vale decir que Viviane Morales dejó al partido Liberal por no estar de acuerdo con muchos asuntos en el seno de esa colectividad y terminamos este recorrido con Poder Ciudadano y la dupla conformada por Piedad Córdoba y Jaime Araujo, un hombre de grandes conocimientos jurídicos  y experto en ciencias administrativas, por lo que se cree que jugará un papel importantísimo en la lucha contra la corrupción al lado de Piedad Córdoba, de quien se habla de los grandes acercamientos hacia las FARC y amiga de los procesos de paz con cualquiera que sea el movimiento alzado en armas.

Como podemos ver, el panorama político está bastante caliente y enredado, a esta altura del partido no hay nada ganado y como se dice en cualquier competencia deportiva, el partido no termina sino cuando termina el partido y son muchas las cosas que pueden suceder.

Además del as promesas de cada uno de los candidatos, lo importante es que se respete a los contrincantes y se haga un alto en el camino para evitar la polarización y la guerra sucia que se ha venido manejando por algunos sectores durante la contienda electoral.

Colombia elegirá y se cumplirá aquello, que los pueblos tienen los gobernantes que se merecen y en mayo o junio sabremos de verdad cual será el Gobierno que nos merecemos.

[email protected]

Share Button