lunes agosto 13 de 2018

Esteban Chaves perdió más de 25 minutos en el Giro de Italia

15 mayo, 2018 Ciclismo

El ciclista esloveno Matej Mohoric (Bahrain-Merida) ganó este martes la décima etapa del Giro de Italia, disputada entre Penne y Gualdo Tadino sobre 244 kilómetros, en un mano a mano con Nico Denz (AG2R) y evitando ser engullidos por un pelotón de favoritos con el líder Simon Yates y sin su compañero Esteban Chaves (Mitchelton-Scott).

A la llegada del grupo de favoritos se empezó a poner un cronometro letal para el gran damnificado de la etapa, el hasta ahora segundo clasificado de la general Esteban Chaves. El colombiano perdió toda opción de triunfo final al quedarse en el puerto inicial de la jornada y perder más de un cuarto de hora.

Chaves, aquejado de problemas de alergia según comentó un miembro del equipo durante la etapa, perdió el contacto y se quedó en el ‘grupeto’ de algunos sprinters como Elia Viviani (QuickStep) viendo cómo se escapaban todas sus opciones.

En caso de poder continuar en carrera, y de recuperar las buenas sensaciones que tenía hasta el momento, será todo un primer espada a las órdenes de su líder y ‘maglia rosa’, Simon Yates, estando además liberado de cualquier tipo de vigilancia por el resto de equipos pensando en algún triunfo de etapa. Chaves, hasta ahora segundo en la general, cede su puesto a Tom Dumoulin (Sunweb).

No hubo más cambios en la clasificación general salvo el propiciado por el de Chaves, haciendo mejorar una posición a cada uno de sus rivales, pero sí hubo otros sustos como el del mismo Dumoulin, que se fue al suelo en una curva bajando el Annifo, último puerto del día, obligándose a un calentón para reengancharse al grupo, igual que le sucedió a Richard Carapaz (Movistar), quinto.

De cara a este miércoles, la undécima etapa partirá de Assisi y llegará a Osimo tras 156 kilómetros de un recorrido similar al de este martes pero no tan exigente, con un ligero descenso pero salvando dos puertos de tercera categoría (Passo Cornello y Valico di Pietra Rossa) antes de la subida final a Osimo, un puerto corto de 4ª categoría, pero con una rampa del 16% muy exigente a 1,5 kilómetros de la meta.

El colombiano quedó cortado después del primer premio de montaña, aquejando problemas de salud, y se alejó en la clasificación general al llegar en el puesto 135 a 25:25 del ganador del día, el esloveno Matej Mohoric.

Primero se especuló con una caída. Después una cámara lo tomó rodando con una aparente tranquilidad, sin muestras de haberse golpeado, y esa versión se esfumó. Después de los cuestionamientos empezó a rondar el rumor de un malestar, de no sentir bien las piernas, hasta que el director del Mitchelton Scott se adentró a decir que se trataba de una alergia al polen, que la cantidad exagerada por esta época en Italia lo afectó, lo debilitó, no le permitió seguir con el grupo principal en el ascenso al Fonte Della Creta, la primera subida del día, de segunda categoría, algo que no ameritaba mayor problema.

El ciclismo resulta ser siempre un espectáculo bello, pero caótico, injusto en algunos casos. Y este martes le tocó a Esteban Chaves ser el protagonista, no por la manera de sobrepasar a los demás en la montaña, sino por la fragilidad que también está implícita en un deporte que mantiene a sus atletas en estado de alerta perpetua.

Y como era de esperarse, conocida la noticia en la punta de carrera, el pelotón, como el más vil de los verdugos jugando con su víctima, aceleró el paso, empezó a tirar más y a de poco fue sacando de combate a uno de los favoritos al título. Primero fue el Sky, luego el Astana y así de manera sucesiva se fueron turnando los principales rivales del colombiano. Porque cuando uno de los grandes está en aprietos nacen alianzas momentáneas. Así es la manera de correr, así se aprovecha la desgracia del otro.

Por más que algunos gregarios se quedaron para ponerle la rueda, para tratar de ayudarlo a cazar el grupo, las piernas no dieron y Esteban tuvo que ver cómo el lote se alejaba más y más, y las diferencias aumentaban y el tiempo, imperfecto, se puso en su contra, también su cuerpo. Al final fueron 25 minutos y 24 segundos los que cedió el ciclista del Mitchelton Scott, un umbral que da por terminada su pelea por la Maglia Rosa, que le demuestra al mundo la dureza intrínseca del ciclismo y la delicadeza de quienes optaron por este deporte.

Chaves pagó el desgaste de la primera semana y de qué manera. Ahora, si no decide poner pie en tierra, será un gregario de primera para su compañero Simon Yates, quien conservó el liderato de esta competencia en un día en el que el esloveno Matej Mohoric fue el mejor luego de los 244 kilómetros (la etapa más larga de esta edición). El mejor colombiano fue Jarlinson Pantano en el octavo puesto con el mismo tiempo del vencedor, mientras que Sergio Luis Henao, que tuvo opciones de pelear por la victoria, arribó en el puesto 34.

Este miércoles será la etapa 11 con un trayecto de 156 kilómetros entre las poblaciones de Assisi y Osimo con un final en premio de montaña de cuarta categoría.

Así van los colombianos en la general:

  1. Simon Yates 43:42:38
  1. Miguel Ángel López a 2:37
  1. Carlos Betancur a 2:49
  1. Sergio Luis Henao a 3:17
  1. Esteban Chaves a 25:26
  1. Jarlinson Pantano a 30:55
  1. Rodolfo Torres a 42:29
  1. Darwin Atapuma a 58:41
  1. Dáyer Quintana a 1:17:59
Share Button