lunes agosto 13 de 2018

El Ojo del Halkón Comienza la era de Iván Duque

Por: Rubén Darío Mejía Sánchez

Este 7 de agosto de 2018 será recordado por los colombianos por el comienzo de la era Iván Duque, uno de los presidentes mas jóvenes que haya tenido el país y que estará bajo la batuta del ex presidente Álvaro Uribe Vélez; quien ha estado al frente de la gran campaña política donde mas de diez millones de colombianos votaron en las elecciones presidenciales y en las elecciones legislativas fue el dueño de la mayor parte de cupos en el Senado y el segundo lugar en la Cámara de Representantes.

A partir de las 4 de la tarde comienza esa nueva era y se escribe parte de la historia cuando se le recibe el mandato a Juan Manuel Santos Calderón, quien pasara a la historia como el muchacho desobediente de Álvaro Uribe o traidor del mismo por haberse retirado de sus lineamientos en el campo político.

No se sabe como pasará a la historia Juan Manuel Santos, para algunos como para el mismo ex presidente Uribe será el fracasado que entrega el país totalmente destrozado y acabado, lo que yo no me atrevo a calificar y que sea la historia y el tiempo el que diga la gran verdad, porque según los entendidos no solo Santos logró los acuerdos de paz con las FARC, sino adelantar al país en materia vial, de educación, comercio y relaciones internacionales, porque en este último punto lo que recibe el presidente Duque está muy bien fundamentado y debe de continuar para sostener esa imagen internacional que había sido nefasta en años anteriores.

Comienza una nueva era y como es común, los gobiernos que llegan quienes hacer las cosas mejor que sus antecesores, por lo general se critica que no se hizo lo que se debía de hacer y por eso es que en los países desarrollados se sostiene la figura de la reelección; porque es difícil que cuatro años alcancen para poner en práctica y desarrollar un programa de gobierno.

Se va Juan Manuel Santos, quizá el presidente con mas oposición en los últimos años en el país, una oposición cruel y desalmada, en donde el odio y la polarización fueron los que reinaron durante estos ocho años; porque el presidente había desobedecido a quien lo eligió, o mejor a quien puso los votos para que lo eligieran y eso le costó su caudal político. Hoy se va Juan Manuel Santos con el porcentaje de aceptación mas bajo de lo que haya tenido cualquier gobernante colombiano y esto se puede decir y calificar como un buen trabajo de la oposición que lo desacreditó, ahí si sin equivocarme, de principio a fin, porque desde que se salió del redil de Uribe Vélez recibió reproches y ataques y hoy el propio Uribe Vélez lo despide con una de sus columnas que titula “Comentarios sobre el país que recibe el presidente Duque, la herencia de Santos: Uribe” y va acompañado de sus videos hechos desde El Ubérrimo.

Solo la historia, repito, dirá si el proceso de paz logrado por Santos y su gobierno valieron la pena o el expresidente y su séquito tienen razón.

Cuarenta y dos años son los que tiene el presidente de Colombia número 60, Iván Duque Márquez, hijo de político de gran trayectoria, Iván Duque Escobar, quien pasó por todas las dignidades del gobierno colombiano y dejó un gran nombre, por su honestidad y por su trabajo.

Iván, hijo de Iván Duque Escobar y Juliana Márquez, casado con la politóloga María Juliana Ruiz y padre de Luciana, Matías y Eloísa, con una gran formación académica y abogado de profesión, pone su vida a partir de este 7 de agosto al servicio de los colombianos desde la Casa de Nariño o como se decía antes, llega al Solio de Bolívar.

Cuando conoció su victoria en la segunda vuelta al derrotar a Gustavo Petro en unas elecciones de extremos, de derecha y de izquierda se comprometió a unir al país totalmente polarizado por el trabajo del presidente Santos y de su partido, el de Iván Duque, que bajo la batuta de Álvaro Uribe Vélez hizo una de las grandes oposiciones que se hayan hecho a un gobernante colombiano.

Entra Iván Duque en medio de especulaciones y de promesas, promete unir a los colombianos en lo que se refiere a la política y hay temores en lo que pueda hacer con referencia a la paz y a los Acuerdos de La Habana; pues durante la campaña política se habló en varias oportunidades de hacer trizas los Acuerdos de La Habana, luego se corrigió el rumbo y se habló de hacer los cambios necesarios en esos acuerdos; hoy los colombianos esperan sensatez por parte de Duque, quien ha conformado uno de los gabinetes ministeriales de mayor lujo en toda la historia, por la capacidad intelectual, social y económica de sus integrantes.

Se habla de grandes reformas en el campo de la salud y de la economía, lo mismo de la educación; porque según se dijo en la campaña política, el país está totalmente acabado, cosa que no es cierta y quizá el palo en la rueda va a ser el interés de enviar a la cárcel a los integrantes de las FARC por sus delitos cometidos y que no se les perdona de ninguna manera a pesar de haber dejado las armas y de estar ahora en el Congreso de la República.

Se habla de las grandes reformas que serán presentadas ante el Congreso de la República a partir de este 7 de agosto y de lo que sí estamos seguros es que lo grave que tiene el país es la polarización, no entre los enemigos de la paz, porque creo que no hay enemigos de la paz, sino entre los que creen que se hicieron las cosas sin tenerlos en cuenta o como ellos querían.

La tarea para el Gobierno de Iván Duque Márquez es bastante delicada y no va a ser, como decían en nuestra tierra, “como peluquiando bobos”, porque habrá una gran oposición y a pesar de contar con las mayorías en el Congreso, no hay nada ganado y hay que trabajar bien, claro y sincero ante el pueblo, pues esos mismos electores les van a reclamar cuando las cosas no estén funcionando.

Hay campos en el que el país camina sobre ruedas y sería bueno que el presidente Duque, que es gran respetuoso de la democracia y de las instituciones, no entre en conflicto con las Altas Cortes al tratar de reformarlas para beneficios de quienes tienen algunos procesos pendientes ante la justicia.

Lo que esperan 48 millones de colombianos es que el que gobierne a partir del 7 de agosto a las 4 de la tarde sea Iván Duque Márquez y no quien reciba ordenes, como se ha especulado, por parte del expresidente Álvaro Uribe Vélez.

Duque es joven, lo que no es impedimento para ser un gran gobernante, está muy bien preparado intelectualmente y es como decía mi mamá, un muchacho que nació y se preparó para ser presidente de Colombia.

Solo nos queda mirar lo que suceda, esperar lo mejor, desearle lo mejor al nuevo mandatario y a sus colaboradores, porque los grandes logros no serán solo logros de él sino de todo un país que trabaja por el bien y por el progreso del mismo.

[email protected]

Share Button