sábado octubre 20 de 2018

PEPE O PIPE

Gustavo Álvarez Gardeazábal

La elección de Contralor General de la República presenta ,en esta oportunidad, a más de nuevos ingredientes en su proceso de selección,la posibilidad del primer enfrentamiento entre los sectores en que ha ido precipitadamente delimitándose  el uribismo y, a su vez, la opción de saber qué tan fuerte o débil es la coalición que apoya al presidente Duque en el Congreso. El hecho de que el Contralor sea elegido en sesión conjunta de ambas cámaras y de una lista preseleccionada por la UIS y sobre la cual elegirán en la primera ronda de votación los finalistas, pone el proceso en lugar de especial atención.

Para la dignidad del expresidente Uribe el hecho de que el Contralor sea elegido de entre sus huestes puede resultar incomodo y desacreditante ya que ,más de una vez, se la ha escuchado que quien controle los actos del gobernante no puede ser del mismo partido del presidente. Sin embargo para la necesidad de todos los congresistas que de una u otra manera gozaron de la mermelada en los últimos 8 años, quien ocupe ese cargo debe surgir de sus entrañas y así garantizarles que no se revuelque con investigaciones y afirmaciones el inmediato pasado, mucho más ahora que la línea vengativa del presidente del Senado tuvo balcón para pregonar y pedir castigo para las exageraciones del gobierno anterior.

Por el lado de las fuerzas fraccionadas del Centro Democrático existe la posibilidad de unificarse  respaldando a Pepe Lafaurie y por la de los derrotados en la contienda presidencial ( pero mayoritarios en el Congreso) la de irse con Pipe Córdoba .Ambos fueron vicecontralores. Ambos generaron opinión y controversia en sus actuaciones anteriores, el uno de presidente de los ganaderos y el otro como Auditor General de la Nación. Unos dicen que quien define es el guiño de Duque,otros que el dedo de Uribe y algunos mal pensados, que la mano del hijo de Fabio Echeverri.

@eljodario

[email protected]

Publicado en Diario ADN,agosto 10 2018

 

Share Button