Jueves Marzo 30 de 2017
Reportero: Jorge Consuegra

La leucemia y yo

Cuando le entregué los resultados, la hematóloga Iris Córdoba frunció el ceño y me dijo casi en forma incomprensible: “Acá hay algo que no me gusta”; luego digitó un par de frases en el computador, imprimió una orden, me la entregó y me dijo perentoriamente: “Cruce inmediatamente la calle y se va para urgencias de la clínica Santa Fe para que lo hospitalicen”…Obviamente no podía ser una buena noticia, pero jamás me imaginé que cuando el médico de turno vio