jueves junio 17 de 2021

Álvaro Gómez

27 octubre, 2014 Opinión

«Ser abatido por ráfagas de ametralladora, como parecía ser mi suerte, no debía considerarse como un infortunio singular, quizás no era ‘un bel morir’, como lo reclamaba Segismundo Malatesta; pero en las actuales circunstancias del país y del mundo, una muerte así podía no ser un sacrificio inútil, sino la creación de un símbolo que convocara un movimiento de restauración».Álvaro Gómez

lorena rubianoPor: Lorena Rubiano Fajardo

 Amado u odiado, de pensamientos y reflexiones profundas, que obligaban a doble lectura para asimilarlas, recordamos al que debió ser presidente de los colombianos Álvaro Gómez Hurtado.

En sus editoriales en el diario El Siglo, dejo plasmada su gran preocupación por las graves falencias de la Justicia en nuestro país y de la cual es víctima después de su vil asesinato, porque casi 20 años después, la paquidérmica investigación no avanza, muy a pesar de que fue uno de los creadores de la Fiscalía General.

En 1995, el régimen como él lo denominaba, lo convirtió en mártir. Y por la Fiscalía han desfilado, sin pena ni gloria, en cuanto a la investigación por este magnicidio Alfonso Valdivieso, Alfonso Gómez, Luis Camilo Osorio, Mario Iguarán, Guillermo Mendoza y ahora Eduardo Montealegre, y los asesinos, materiales e intelectuales que ejecutaron tan siniestro plan, siguen disfrutando tranquilos de las mieles de la vida. La conclusión más contundente a la que han llegado es  que el atroz crimen fue perpetrado por: “Fuerzas Oscuras”. Tan oscuras que amenazan a diario a familiares y testigos.

Pero valerosos familiares, amigos y dirigentes encabezados por Enrique, su hermano, sus sobrinos y por el abogado Ciro Galvis Muñoz, día tras día, corriendo los riesgos que sean necesarios, vienen clamando ante el país y la comunidad internacional que este crimen no quede impune.

Partes del expediente siguen desaparecidos, cambio de fiscales e investigadores demuestran que no existe la voluntad y la obligación de escalecer su muerte, los motivos que indujeron a pagar su asesinato, a quienes beneficio, que resultados esperaban, porque lo escogieron a   él, quien planeo el crimen, quien lo ejecuto y quienes han sido los encargados de tapar y bloquear la investigación.

El Presidente del Directorio Nacional Conservador, David Barguil Assis, los ex presidentes Andrés Pastrana, Belisario Betancur, Cesar Gaviria y Álvaro Uribe,  las ex candidatas presidenciales Marta Lucía Ramírez y  Noemí Sanín, se unieron a la  solicitud de  declarar el magnicidio de Álvaro Gómez como de lesa humanidad. Mientras que su sobrino Enrique Gómez Martínez, está recurriendo a la C.I.D.H. para buscar que la impunidad no impere sobre la Justicia.

[email protected]

Share Button