jueves junio 24 de 2021

Pioneros del Rock Colombiano: Guillermo Acevedo   

11 octubre, 2014 Música Por Edgard Hozzman

El percusionista con carita de niño bueno

acevedo guillermo uno

Por Edgard Hozzman 

Londonderry New Hampshire   , 11 de octubre_ RAM_ El gran reto de este percusionista fue remplazar a Edgard Dueñas en Los Flippers, quien era la estrella del cuarteto por su figura, talento y escena.

Guillermo, con su personalidad, carita de niño bueno y vocación musical, le dio identidad al momento estelar de esta agrupación, cuando compitió de tú a tú con Los Speakers y Los Ampex, en los escenarios de las Discotecas capitalinas.

Acevedo, a finales de los años sesenta fue considerado la revelación como baterista. Su afán de superación lo separó de Los Flippers, para unirse con Yamel Uribe, Ramiro Lozano a músicos de la Sinfónica para experimentar  géneros más exigentes. Este nexo lo llevó a integrar “La Cuarta Dimensión”, Brando Ortiz, Guitarra – Rodrigo García, Piano – Yamel Uribe, bajo y Guillermo Acevedo, batería. Con este cuarteto ingresó al mundo del Jazz, el Bosa nova y el folclore colombiano.

Con “La Cuarta Dimensión”, viajó a España donde por sugerencia de Oscar Lasprilla, pianista y guitarrista de “Los Brincos”, estudió música con el maestro, Enrique Ilierte, una de los más grandes docentes de Europa.

acevedo guillermo dos

En España fue músico de estudio, grabó para los grandes artistas de comienzos de los setenta como Mocedades, Formula V, Raphael, Roció Ducal, entre muchos más. Integró al lado de Yamel Uribe, “El Primer Wagon” y ”Los Pequenikes”, donde se volvió a encontrar con Rodrigo García, con esta banda pionera del Rock español grabó el mejor álbum de la producción de la historia de “Los Pekenikes”, “SS. SS. SS. Q.E.S.M”. Sus segures servidores que estrechan su mano.

Aceptando una oferta a este lado del Atlántico, se radicó en México, de  donde fue llamado al Canadá, donde se proyectó como director de orquesta, y conductor de la Orquesta de la OTI en 1987 en Portugal.

Hoy está radicado en New York, dedicado a la docencia, al Jazz y a la difusión del sonido latino. En New York ha trabajado al lado de grandes maestros, Tito Puente, Las estrellas de Fania, entre muchos más.

Guillermo Acevedo, al lado de Álvaro “Chévere” Galvis, son los dos más destacados percusionistas colombianos en el exterior.

-¿Cómo descubrió su vocación musical?

–Mi hermano mayor, Manuel fue quien me motivo a experimentar interpretando algunos instrumentos. Él fue quien me oriento, gracias a  él descubrí  mi inclinación musical.

–¿Recuerda cuál fue su primera agrupación, como estaba conformada?

–«Los Lasers», cuarteto con el que hice   mi  debut en los escenarios del el Teatro de la Comedia.

–¿Quién lo llevó a «Los Flippers», en qué año?

–Carlos Martínez bajista y Arturo Guitarra líder de Los Flippers, estaban necesitaban urgentemente un baterista por el retiro de Edgar Dueñas. Alguien les comentó de mi existencia y vocación musical, para mi grata sorpresa un día aparecieron en mi casa, para invitarme a que me integrara a «Los Flippers», esto fue en 1965

–¿Cómo recuerda la Flippers Discoteca?

–Con nostalgia y satisfacción, era una Discoteca chévere, cálida con una excelente acústica y un público inmejorable, dentro del que se contaban miembros de mi familia.

–¿Cuántos álbumes grabo con «Los Flippers»?

–Dos, «Fippers Discotheque» y «Psycodelicias»

–¿Cuál fue su primer ídolo musical?

La gran estrella del Swing, Gene Krupa. Gene  baterista del Rey del Swing, Benny Goodman. Quien de los amantes de este género no recuerda lo que hizo Krupa, en el tema, «Sing, sing, sing » un solo de batería de antología. Krupa, fue mi inspiración, mi motivación para elegir la percusión como mi futuro. Recordemos que Benny Goodman fue el ídolo del Maestro Lucho Bermúdez.

–¿A qué pioneros del Rock Colombiano recuerda?

–A Harold, Oscar Golden, «Los Speakers»  «Los Flippers», y “Los Ampex”, los escuchaba en radio y los veía en televisión.

–¿Cómo hubiera conformado su cuarteto o quinteto en los años sesenta?

–«Los Flippers» reforzados con el saxofonista, Ramiro Lozano, quien desafortunadamente murió muy joven. Con «Los Flippers», viví momentos inolvidables

–¿Por qué nunca fue melenudo?

–¿Es verdad no lo había pensado? Sin embargo como un homenaje a Jimmy Hendrix y su baterista Mitch Mictchell, en España lucí un afro.

–¿Por qué dejo a «Los Flippers”?

–En mi afán de buscar nuevos horizontes musicales, aclaro no fue nada personal.

–¿Qué recuerda de su paso por España?

–Crecimiento musical, necesidades, inspiración, sacrificio, shock cultural y el éxito

–¿Cómo llegó a «Los Pekenikes”?

–Álvaro Serrano, trompetista de «Los Pekenikes”, quien llegó a Madrid como integrante de «Los Be Bops» en España «Los Bibos». Serrano, me invitó a grabar un tema cuando me escuchó el productor de Hispavox, Rafael Trabucchelli me contratara como baterista del grupo.guillermo acevedo

–¿Para quiénes grabó en España?

–«El primer Wagon”, «Los Pekenikes», «Formula V», además grabé para un buen número de grupos de Pop, Rock y los solistas que producían en Hispavox, Columbia, Polygram, Polydor entre otras compañías discográficas.

–¿Por qué dejó a España?

–Necesitaba un cambio y este se dio con una buena oferta en México

–¿Cuál fue su experiencia en México?

–Positiva, allí continúe creciendo musicalmente. Fue un lapso en el que la música brasileña y el Jazz tuvieron una gran influencia en mi investigación musical. En México, me rencontré con, Jorge Murgia ex integrante de «Los 4 Crickets» con quienes había compartido escenario en Colombia. Hoy Jorge es mi mejor amigo.

–¿Dónde estudió orquestación y dirección?

–Estudié música, solfeo y notación en Madrid con uno de los mejores maestros de música de Europa,  Enrique Ulierte. Amigo de Oscar Lasprilla quien me recomendó con él.

–¿Cómo director de orquesta cuál fue ha sido su gran satisfacción?

–Son muchas pero la sensación de escuchar y dirigir mi orquesta en vivo es una de mis grandes satisfacciones. Otra inolvidable experiencia fue haber dirigido la Orquesta del Festival OTI en Lisboa en 1987.

–¿Cómo llegó al Canadá?

–Siguiendo el derrotero de mi existencia en pro de mi crecimiento musical. En México se dio la oportunidad de ir a  trabajar al Canadá.

–¿Los Crickets tuvieron alguna influencia en su carrera musical?

–No, sin embargo los admiré por su calidad musical, vocal y profesionalismo.

–¿Un amigo?

–Jorge Murguia, ex baterista de «Los 4 Crickets»

–¿Un error?

–Muchos esa es la cuota humana, sin embargo el que más me ha dolido,  no haber aceptado la beca que me otorgo el gobierno colombiano para estudiar en Berklee College of Music en Boston.

–¿Un artista?

–Andrae Crouch, cantante y compositor de música Gospel 

–¿Un grupo?

–«Los Beatles»

–¿Cuál ha sido el mejor percusionista para usted?

–Serían muchos, dado la riqueza rítmica con maestros en cada género, sin embargo hay dos grandes para mí, Gene Krupa, quien le dio estatus a la batería, y Tito Puente, el nexo del Jazz con el sonido latino.

–¿Cuál ha sido su experiencia como docente?

–Ha sido una experiencia edificadora, positiva, el poder compartir mis investigaciones con las nuevas generaciones. Ya son treinta años de ejercer esta noble labor.

–¿Cómo se interesó por la Salsa?

–Por Carlos Santana, luego llego el sonido de La Fania All Stars y sus estrellas, las canciones sociales de Rubén Blades.

–¿A qué músicos de este género ha conocido?

–He trabajado y grabado con, Tito Puente, Larry Harlow, Rubén Blades, Israel «Cachao» López, entre otros.

–¿Por qué se radicó en New York?

–Es la capital del mundo, la meca de la música y el arte.

–¿Volvería a Colombia?

–Estoy abierto a los cambios, sin embargo la respuesta la tiene el destino. Recuerda, que siempre estoy detrás del crecimiento musical y espiritual.

–¿Cómo se informa de lo que pasa en Colombia?

–Por Eje 21 – Edgard Hozzman y mi familia

–¿Recuerda qué emisora escuchaba en los años sesenta?

–Caracol, RCN, Todelar y Radio 15

–¿Cómo recuerda a Carlos Pinzón?

–Con cariño y gratitud, fue el mecenas del Rock colombiano

–¿La Bomba Discoteca o El Diábolo?

–La Bomba fue el bombazo del Rock colombiano, la meca del Pop. El Diábolo, fue un goce de las tardes dominicales.

[email protected][email protected]

Share Button