miércoles octubre 27 de 2021

Contraplano La baraja incompleta

11 octubre, 2015 Opinión Orlando Cadavid Correa

Orlando Cadavid Correa

Por Orlando Cadavid Correa

El título de este ejercicio dedicado a la futurología política salió hace muchos años del magín del académico, escritor y periodista sincelejano Ramiro de La Espriella. Uno de sus libros se llama La baraja incompleta. Con el mismo nombre identificó su columna semanal, en El Espectador, silenciada en forma injusta cuando el diario de los Cano pasó a ser propiedad del Grupo Santo Domingo, el 12 de noviembre de 1997.

Este y otros despidos ameritaron una erguida protesta del maestro Héctor Osuna, en un artículo publicado en la revista Semana, del que rescatamos un par de apartes:

“No ha sido un caso rutinario ni una mera defensa de los fueros de un director acosado. El retiro abrupto de los escritores Fabio Castillo, Ramiro de la Espriella y Darío Bautista del diario El Espectador (en poder de la cervecería) es una primera nota desafinada que ha dado el piano de don Rodrigo Pardo García Peña, ex canciller y ex embajador del presidente Samper… El “lamentable retiro”, como tituló irónicamente el nuevo director de ese diario, mando medio del Grupo, de estas tres personalidades de la prensa nacional… Castillo con el alcance internacional de sus libros de investigación y denuncia_ se suma a la ya larga lista de cuantos en los últimos meses hemos debido abandonar el “barco de papel”, del que hablara Lino Gil Jaramillo, refiriéndose a El Espectador, una vez que hasta el puente de mando se fuera a pique, por el tropezón que nos dimos con un témpano de cerveza helada”.

Aunque está bien distante todavía el debate para la sucesión del presidente Juan Manuel Santos, quien dejará la Casa de Nariño el 7 de agosto de 2018, resulta entretenido echarle un vistazo a la bola de cristal a ver cómo están a largo plazo las cábalas en materia electoral de cara a esos comicios.

Con la venia de los politólogos, empezamos por los cuatro colombianos que a la hora del té tendrán el carácter de ex vicepresidentes de la república: Germán Vargas, Humberto De la Calle, Francisco Santos y Angelino Garzón.

¿Qué pasará si Santos vuelve a las veleidades del pasado, dándole el “esquinazo” a Vargas, su segundo de a bordo, y prefiere hacerle el guiño, como candidato de Palacio, a su embajador en Washington, Juan Carlos Pinzón, o a su ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas? Pase lo que pase, el nieto del ex presidente Carlos Lleras irá hasta el final con su candidatura. El jefe de la mano incompleta ya se acostumbró a tener nicho propio en el tarjetón.

Si el proceso de paz de La Habana tiene un desenlace feliz, ¿no estará en su pleno derecho de recoger sus robustos réditos, como cabeza visible de la comisión negociadora, Humberto De la Calle?

Pacho y Angelino, portadores de los “farolitos” en las encuestas de cara a las elecciones del próximo domingo, 25 de octubre, de alcaldes para Bogotá y Cali, posiblemente quedarán sin chance de entrar en la disputa presidencial que ha sido su sueño desde cuando fueron segundos, en su orden, de Uribe y de Santos.

¿Repetirá candidatura en representación de la oposición el ex ministro Oscar Iván Zuluaga, si consigue desenvainarse de su lío con la Fiscalía por haber conspirado en la abortada red de espionaje urdida contra la reelección de Santos y el proceso de paz en Cuba?

¿El candidato presidencial del uribismo será, finalmente, el procurador Alejandro Ordóñez? El controvertido aspirante santandereano lleva largo tiempo en campaña, parapetado en su poderoso cargo, como lo está, asimismo, el ministro Vargas, quien con su casco de operario hace ver a la ministra de Transporte, Natalia Abello, como una simple viceministra o una modesta “carga-ladrillos” de su cartera. ¿Anhelará Luis Alfonso Hoyos regresar a su patria, sin exponerse a un “canazo”, para servirle a Ordóñez como “director espiritual” de su campaña? ¿El candidato presidencial de las “Farc” estará entre alias “Timochenko” y Alvaro Leyva? ¿Dónde se acomodarán, en materia de candidaturas, los demás ex presidentes? ¿Considerará César Gaviria que le ha llegado la hora a su hijo Simón de ir en busca del solio bolivariano? ¿El Polo podría alcanzar la presidencia con Jorge Enrique Robledo o con Gustavo Petro?

Otros interrogantes: ¿Volverán a ser candidatas presidenciales Clara López y Marta Lucía Ramírez? En la clandestinidad gringa, Andrés Felipe Arias, “Uribito”, acariciará el sueño de poder regresar, sin peligro de ir a la cárcel de La Picota, porque “las multitudes lo reclaman como presidente”? ¿Cristalizará su empeño presidencial el saliente gobernador paisa Serio Fajardo? ¿Será cierto que Aurelio Iragorri, el ministro de Agricultura, oculta  en su corazón caucano una utópica candidatura en esta baraja incompleta? ¿Reincidirá Antanas Mockus en su aspiración a la Casa de Nariño? ¿Serán sorprendidos los electores colombianos, en el 2018, con algún “gallo tapa’o”?

La apostilla. Oscar Alarcón Núñez –el famoso micro-lingotero samario— cree que los pocos simpatizantes del llamado “canciller” de las “Farc” lo recibirán con esta pancarta,  si algún día llega al Capitolio Nacional: “Bienvenido, Granda”!

[email protected]

Share Button