jueves mayo 6 de 2021

Mujica conmovió a Medellín

expresidente de Uruguay, José Mujica,

 Por Anderson Montoya 

MEDELLIN, 12 de Noviembre_ RAM_ Agencia de Noticias IPC_  Con sombrillas las personas se protegían del sol de mediodía mientras cogían lugar en la fila.

Desde el mediodía de este 11 de noviembre de 2015, más de 5.000 personas esperaban con ansías la conferencia del expresidente de Uruguay, José Mujica, en el segundo día de la VII Conferencia Latinoamericana y Caribeña de Ciencias Sociales (Clacso) que se llevó a cabo en el Pabellón Amarillo de Plaza Mayor.

Para ellos no importaba ni las inclemencias del clima, ni el hambre, con tal de presenciar un acto histórico para Medellín y el país. Sentados con sombrillas, con libros en las manos y tertulias académicas les pasaban las horas.

Al mejor estilo de un súper concierto juvenil, poco a poco se sumaban más jóvenes a la fila, y la escena era cada vez más amplia. Un cordón humano se postraba sobre la pared externa del centro de convenciones.

Paciencia, ese fue el valor que predominó hasta las 5 y 30 de la tarde cuando las puertas del Pabellón Amarillo se abrieron. En ese momento hubo un éxtasis de emoción porque la larga espera había terminado. Ahora lo importante era escoger un buen lugar.

Por fin a las 8 de la noche, tras las palabras inaugurales de Pablo Gentili, Secretario Ejecutivo de Clacso, Mujica habló por más de una hora sobre el proceso de paz en Colombia, la democracia, los negativos efectos del mercado sobre los Estados y la política en el mundo globalizado, y los desafíos de integración de los países latinoamericanos.

Además planteó que el mundo actual necesita tres tipos de medidas internacionales: 1. medidas contra la desigualdad 2. Medidas contra la pobreza 3. Medidas por el medio ambiente.

Al finalizar, ‘Pepe’ invitó a los jóvenes a participar de la lucha política para intentar cambiar el mundo.

“Soñar y pelear por un mundo mejor pero organizadamente, la lucha es colectiva o no es. Urge un organismo que asegure la lucha intergeneracionalmente, que contenga disciplina y empeño colectivo para avanzar en un propósito, la lucha por la organización humana”, resaltó Mujica.

Agregó que la humanidad tiene que salir de la tontería individualista, obstáculo de la integración, “y si no hay integración no habrá nada que nos proyecte como potencia a futuro”.

Junto al exmandatario estaban su esposa, Lucia Topolansky, y el Alcalde de Medellín, Aníbal Gaviria Correa. En su discurso Mujica dio incluso lecciones de vida sobre asuntos humanos como la felicidad, la vida en pareja, la solidaridad y la libertad.

Reflexiones como: “La libertad necesita tiempo para vivir” “La libertad es tener un cacho de tiempo para hacer lo que te dé la gana” y “La felicidad está en las cosas más simples”, conmovieron al público. “Dicen por ahí que soy un viejo pobre. Pobres son ellos pagando cuotas toda una vida”, concluyó Mujica.

Tras las palabras de Mujica todas las personas aplaudieron de pie durante varios minutos y corearon su nombre en repetidas ocasiones.

Discurso de José Mujica en Clacso 2015

Mujica cautivo

Con un pasado guerrillero, fue elegido diputado y senador, para posteriormente ocupar el cargo de ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca entre 2005 y 2008. Luego fue presidente.

Un discurso humanista de paz, democracia y vida. Así se pueden catalogar las palabras del expresidente de Uruguay, José Mujica, durante su intervención de este miércoles 11 de noviembre en la VII Conferencia de Clacso realizada de Medellín.

Pausado, tranquilo y sereno inició expresando que más que una manifestación académica, la suya “es una manifestación de masas que sueñan y piensan”.

Ante un silencio ritual, con frases poéticas y filosóficas que dan cuenta de la gran intelectualidad que posee, señaló que aunque ve una enorme falta de liderazgo en el mundo, al mismo tiempo observa una fuerza juvenil con aliento.

“Algo está pasando en esta sociedad conectada: hay una germinación de gente inquieta que está buscando su rumbo y su lugar en la construcción de la historia venidera”, afirmó.

Asimismo, refirió que en el auditorio no estaban todos, pues faltaban los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos en México. “Con vida se los llevaron y con vida los queremos”, dijo.

También reflexionó acerca de la existencia humana al expresar que el estar vivo es un milagro y que ningún bien es más importante que la vida. “Pero el ser humano, que es complejo, conspira contra ella. Lo hacemos individualmente, sabemos que el cigarro mata, pero lo fumamos, y así sucesivamente”.

Según Mujica, la humanidad debe entender que la vida no se puede comprar, como cuando se va a un concesionario a adquirir un carro, sino que hay que pelear para tener una cuota de felicidad porque esta vida es intangible.

Democracia

Mujica también aprovechó para dar a conocer su visión sobre la democracia no solo de América Latina sino del planeta entero. Manifestó que “la democracia no es una forma de gobierno sino una filosofía de vida, no solo es institución sino manera de pararse en las relaciones humanas.  Es una manera de levantar la convivencia en los seres humanos”.

Para él, la democracia aún no está terminada, le falta mucho, vive cojeando por todos lados; debido a las inequidades y desiguales, a la falta de oportunidades, a la injusticia, y a las enormes carencias de la humanidad.

“Hay que pelear por mejorarla, sostenerla y luchar con el conformismo. Esa es la solución política, acá es cuando hay que rescatar el valor de la Política, se sale así o no se sale”, puntualizó.

Por esa razón es que es necesaria una orientación política, movimientos, partidos, que generen la voluntad de cambio, un largo desafío para una lenta reconstrucción de la sociedad.

A los jóvenes ‘Pepe’ Mujica les dejo la siguiente reflexión: “Si quieren un mundo mejor, no traicionen sus sueño, tienen que luchar. Eso te hace querer doblemente la vida”.

Añadió que la voluntad humana no lo puede todo, se necesita la inteligencia y no confundir la realidad con los sueños, “soñar bien alto pero con las patas bien puestas, porque infortunadamente hemos estados de espaldas entre nosotros mismo, y eso que hemos vividos más de 200 años juntos”.

El Dios mercado

Mujica criticó al mundo debido a que en la actualidad lo gobierna el mercado, no los propios gobernantes. Por ejemplo, según él, más de 2 millones de dólares por segundo se gastan en presupuesto militar en el planeta y con la mitad de ese dinero se puede barrer la pobreza.

“Entre los países vecinos solo intercambiamos el 13 por ciento de nuestros productos, aunque es evidente que estamos en una era industrial y de consumismo. Hay una lucha de poder en el mundo, y no podemos permitir que  Estados Unidos consuma el 32 por ciento de los recursos del mundo, teniendo en cuenta que los latinoamericanos no consumimos ni el 8 por ciento. Ese es el reto con el que tienen que lidiar los jóvenes”, planteó.

Por lo tanto el uruguayo invitó al público a reflexionar cuando estuvieran con su almohada sobre la felicidad y las banalidades materiales, “Vivo muy sencillo para no tener ataduras materiales, mi definición de pobreza es: pobre es aquel que por tener mucho no le alcanza para nada”, finalizó.

Share Button