miércoles febrero 24 de 2021

El arte de desconfiar en la obra del colombiano Luis Noriega, ganador del Premio Hispanoamericano de Cuento GGM

luis-noriega-1

El escritor colombiano Luis Noriega se alzó con los 100.000 dólares que otorga el Premio Hispanoamericano de Cuento ‘Gabriel García Márquez’ por su libro ‘Razones para desconfiar de sus vecinos’. Foto: La Pluma & La Herida 

Por: Ricardo Rondón Ch.

La Pluma & La Herida 

 Dos días antes de conocerse el fallo del III Premio Hispanoamericano de Cuento Gabriel García Márquez, el escritor colombiano Luis Noriega, radicado hace quince años en Barcelona, España, ya se sentía ganador.

“Estar entre los cinco finalistas de un premio tan importante, entre 161 postulaciones de 16 países, ya es un honor”, dijo el escritor, un caleño en apariencia tímido que a temprana edad encontró en la Literatura el bote de los naufragios para catalizar sus incertidumbres y temores.

Con más aires de biólogo o de matemático que de literato, Noriega (44 años), reveló a La Pluma & La Herida que el acto de escribir era lo único que no le permitía ser tímido: “Es la verdadera liberación, donde me siento a gusto y puedo despojarme de mis miedos y mis conflictos”.

Su libro ganador, Razones para desconfiar de sus vecinos, publicado en 2015 por Penguin Random House, fue destacado en el acta del jurado, en la gala de premiación celebrada el miércoles 2 de noviembre de 2016 en el Teatro Colón de Bogotá, como “una realidad versátil y sorprendente contada con humor agudo y original.

Un mundo cotidiano y familiar, narrado con inteligencia literaria, que se mueve hábilmente entre la alta cultura y la cultura popular, sin perder frescura. En los cuentos de Noriega conviven el cine de Hollywood, el género policíaco, los cómics, la Biblia, el erotismo y la violencia.

A través de personajes que son víctimas del azar, Noriega construye sus cuentos con recursos formales, a veces tradicionales, a veces inusitados, para armar una suerte de caleidoscopio verbal en donde se entrecruzan la ironía, la parodia y la crítica a la cultura de nuestro tiempo».

Firmaron el veredicto, el escritor y periodista colombiano Héctor Abad Faciolince; el escritor y actual Director de la Biblioteca Nacional de Argentina, el argentino-canadiense, Alberto Manguel; la escritora argentina, Hebe Uhart; el periodista español Javier Rodríguez Marcos, y la escritora chilena Carla Guelfenbein.

El acto de premiación contó con la presencia de la Ministra de Cultura, Mariana Garcés Córdoba, y de Consuelo Gaitán, Directora de La Biblioteca Nacional de Colombia.

Los otros finalistas fueron: Eduardo Halfon (Guatemala), por el libro Signor Hoffman; Gonzalo Caicedo (España), por Las Inglesas; Tomás Downey (Argentina) por Acá el tiempo es otra cosa; y Samanta Schweblin (Argentina), por Siete casas vacías.

Con este preciado galardón que rinde homenaje a la memoria del Premio Nobel de Literatura colombiano fallecido en Ciudad de México en 2014, Luis Noriega se hizo acreedor a una bolsa de 100.000 dólares, además de la compra de 1.424 ejemplares de su libro Razones para desconfiar de sus vecinos, para la Red Nacional de Bibliotecas Públicas de Colombia.

Por su parte, cada uno de los finalistas recibió como estímulo dos mil dólares, y sus libros de cuentos harán parte también de las colecciones de las bibliotecas públicas del país.

«Estoy muy agradecido. Muy contento y sorprendido. García Márquez me ha cambiado la vida dos veces. Es una gran ayuda que este libro circule por la Red Nacional de Bibliotecas Públicas y llegue a sus usuarios, porque leer amplia horizontes», señaló el laureado narrador colombiano, minutos después de conocerse el fallo.

‘Razones para desconfiar de sus vecinos’

luis-noriega-3

El libro reúne nueve cuentos escritos por Noriega en los últimos veinte años, muy diferentes entre sí, pero emparentados por una serie de temas y obsesiones comunes: la violencia cotidiana, la identidad del otro y la propia, el autoengaño, los márgenes de la vida literaria…

Un rasgo particular de la colección es el humor que permea todas las piezas y que adopta diversas formas: cínico y descarnado en el Tríptico del Mata y Paga, ligero y desenfadado en Las doce leyes del éxito.

Razones para desconfiar de sus vecinos, título del cuento que da nombre al libro, deriva de un impresionante grito –guiño literario al célebre óleo del pintor noruego Edvar Munch- que se oye en la noche en un edificio habitacional de clase media colombiana, y que desencadena una paranoia entre unos y otros.

Así, un profesor que vive en el cuarto piso, sospecha de la mujer que reside en el tercero, que a su vez presume del segundo, y este de los ancianos que habitan el tercero.

Curiosamente, entre los ocupantes de la edificación, un escritor en ciernes que se obsesiona por investigar hasta las últimas consecuencias el jurado que lo privó de ganarse el primer puesto en un concurso de cuento.

El relato, escrito con el desparpajo y la ironía que ha caracterizado la obra del autor, se remite a esa desconfianza permanente del cotidiano vivir, en un  país donde sus habitantes se acostumbraron a caminar entre el humor, la agresión y la sospecha que a diario generan cuadros sociales y situaciones al límite, según Noriega, “que si alguien se nos acerca en una calle de una ciudad cualquiera para preguntarnos por la hora o por una dirección, sentimos inmediatamente el impulso de preventivo”.

La sospecha también está impresa en otros relatos del libro, que se interelacionan como en una novela breve, y que aunque menos jocosos y más inmersos entre lo bizarro y siniestro, transpiran una atmósfera de crisis emocional frecuente, que es el común denominador del país que nos tocó en suerte.

luis-noriega-1

Noriega, minutos después de haberse conocido el fallo que lo dio ganador, en ceremonia celebrada en el Teatro Colón de Bogotá. Foto: Duvan Barrera/ Biblioteca Nacional

Lector de Borges, en lo perceptible; de García Márquez, en el deslumbramiento; pero con más aprehensión de los grandes referentes de la literatura de terror, fantástica y policíaca, entre sus preferidos, los norteamericanos Edgar Alan Poe, Raymond Chandler y Dashiell Hammett, Noriega ve en el cuento un género privilegiado, tanto en el ejercicio literario, las exigencias que impone, su estructura y sus libertades imaginativas, como en esa practicidad económica desde todo punto de vista que significa concentrar todas sus energías, con la absoluta convicción de sacar adelante un proyecto, de una forma sensata y segura.

«Fue por el cuento que comencé a escribir. Inicialmente fue una elección no tanto de género. Hacer este tipo de historias con una extensión determinada me resultaba muchísimo más fácil», concluyó.

Nacido en Cali, en 1972, Noriega estudió Literatura en la Universidad Nacional de Colombia y desde finales de los noventa reside en España. Ha publicado tres novelas: Iménez (Rocca, 2011), ganadora del Premio UPC de ciencia ficción; Donde mueren los payasos (Blackie Books, 2013); y Mediocristán es un país tranquilo (Random, 2014), finalista del Premio Nacional de Novela 2016. La colección Razones para desconfiar de sus vecinos, es su libro más reciente.

La Importancia de la Lectura

consuelo-gaitan

Consuelo Gaitán, directora de la Biblioteca Nacional de Colombia. Foto: Archivo particular

Consuelo Gaitán, Directora de la Biblioteca Nacional de Colombia, luego de destacar la calidad del Jurado del Premio, agregó que los cinco finalistas presentaron, cada uno a su manera «libros diversos y complejos, seductores y radicales, que van a hacer volver la mirada de los lectores de todas las latitudes de Hispanoamérica sobre ellos, sobre estas cinco formas de comprender el mundo, de habitar la escritura, de hacer literatura, gracias precisamente al oficio, al trabajo, a esa entrega que va puliendo su propio espejo, teniendo a Gabriel García Márquez como garante y a nosotros por sus testigos».

Para esta edición del Premio, el Ministerio de Cultura y la Biblioteca Nacional de Colombia, recibieron un total de 161 postulaciones de 16 países. Entre estos se destacaron escritores de Argentina, con 26 autores; Colombia, con 25; España, con 18 escritores, y México, con 16. Además se recibieron obras de Perú, Venezuela, Estados Unidos, Chile, Ecuador, Puerto Rico, Francia, Costa Rica, Cuba, Guatemala, Panamá y Uruguay.

En la primera versión, celebrada en 2014, participaron 123 libros de cuentos. El ganador fue el escritor argentino Guillermo Martínez, con su libro de cuentos Una felicidad repulsiva. En 2015 el premio se lo llevó La composición de la sal, de la escritora boliviano-venezolana Magela Baudoin. Esta obra fue seleccionada entre 136 libros de cuento de toda Hispanoamérica.

El Premio Hispanoamericano de Cuento es una de las apuestas del Plan Nacional de Lectura y Escritura Leer es mi cuento, que promueve el Gobierno Nacional de Colombia y que busca aumentar los índices de lectura en el país, pasando de 1.9 libros leídos por habitante, a 3.2 en el año 2018.

El galardón, con una vigencia de 20 años, se otorgará a un libro de cuentos de un escritor, con la condición de que su obra haya sido originalmente escrita y publicada en español, editada por primera vez el año anterior al de la convocatoria, y en la que el 50% de su contenido no haya sido publicado previamente en revistas, blogs, antologías, etcétera.

Share Button