viernes noviembre 22 de 2019

¡Gracias maestro!

Me sale del alma…

Esteban Jaramillo Osorio

Javier Giraldo Neira es leyenda. Cabalgó en sus palabras, sus sinónimos, su ritmo vital , sus análisis punzantes y su rígida defensa de la moral y la verdad, durante mas de 50 años en su fecunda vida como periodista deportivo.

Con energía planteaba sus pensamientos, con argumentos los defendía, en noches inolvidables de polémicas encendidas, de mentes calientes que alteraban la cotidianidad de la vida futbolera con otros maestros, algunos fallecidos.

Javier cambió el periodismo de su época. Era sereno, sin brillo, sin alma, pero su irrupción le dio contundencia a las frases; con pasión informativa tomo distancia de el poder, e impulso la critica directa, sin compromiso.

Cuantos panegíricos, cuantas denuncias documentadas, cuantas arengas de castigo. Era un deleite escucharlo en su “Estadio y multitudes”. Una academia rodante que marcó  una época para la nueva generación del periodismo deportivo. De esa fuente del saber bebimos muchos. En mi caso, cambió el destino de mi vida. Por ello, se arruga mi alma con su muerte pero se fortalecen los sentimientos en mi memoria, de alumno agradecido. Seguí sus pasos, tome su estilo, me inspire en su trabajo, aprendí de cada palabra, de cada transmisión, de cada tarde futbolera, de cada editorial por combustible que fuera.

La última vez nos cruzamos note que su pasión por el periodismo había desaparecido. Que esa llama murió lentamente, como lentamente se apago su vida. Javier, incansable conversador, cansado ya, solitario en su finca, al final de sus días.

¡Gracias maestro! Honro su memoria, con la felicidad de ser parte de su legado. Como no recordar aquella vez, cuando adolescente y asustado, llegue a La Patria y a Todelar, a dar los primeros pasos a su lado, en mi vida como informador deportivo.

Foto: Deportes RCN

Esteban Jaramillo Osorio

Twitter: @estejaramillo

 

Share Button