domingo octubre 25 de 2020

Opinando ando…Pobre Fútbol

Por Faiver Hoyos Hernández

Neiva, 13 de julio_ RAM_ Que mal momento atraviesa nuestro querido y amado fútbol. Quienes han sido declarados Dioses por sus posturas, les llegó la hora mala. Aplaudo la posición del Superintendente Andrés Barreto González. Por fin alguien le puso coto a esta situación que reclama cambios extremos.

Para ser dirigente especialmente del fútbol, tiempo atrás, había que llenar unos requisitos, entre ellos ser prepotente, maltratar a la prensa, mantener contactos con el mundo extraterrestre y saber afirmar que ellos eran inmunes a las investigaciones. “El fútbol es privado y a nosotros no pueden intervenirnos”, fue de lo último que señaló el señor González cuando le dijeron que iba ser investigado.

Advertía él y Ramón, por demás, que la plata del Pobre Fútbol venía de afuera y que el Estado y sus instituciones no tenían competencias para inmiscuirse. Da pesar con el manejo que se le ha dado al balompié en las últimas décadas. El resultado no podía ser más nefasto: directivos detenidos, cuestionados y envueltos en escándalos.

De ser la súper Federación se transformó en la pobre viejecita, que en meses pasados a través de Dimayor, tuvo que pedir cacao al Gobierno porque en sus finanzas no había como asumir los costos que demanda la reactivación del fútbol tras el coronavirus.

La apretada de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) al deporte de la pecosa, lo agradecerá el país entero y el periodismo independiente. No es admisible creer y jurar que en este horizonte no habría justicia. Todo tiene un principio y un final. Siempre hay extremos.

El aprovechamiento hacia el fútbol ha sido brutal, razón aún mayor para que las cabezas de quienes intelectual y materialmente protagonizan este sonado y bochornoso escándalo salgan y se defiendan desde afuera, para que la investigación no vaya a infectarse con personas allí adentro.

Bien recomendó el señor ministro del Deporte Ernesto Lucena, que lo ideal era que ellos se marginasen. Son ellos ahora quienes están en la obligación de retirarse de manera voluntaria, antes que las cosas se agraven, porque lo que se advierte es la intervención disciplinaria que terminaría por sacarles de tajo del mundo futbolístico.

La actuación de los directivos del fútbol salpicados en esta investigación perjudicó de manera directa el bolsillo de los aficionados, acción aún más deplorable, por cuanto es el hincha quien con esfuerzo ahorra para acompañar su selección.

Vendrán de seguro nuevas noticias, porque la SIC enviará informe a la Fiscalía General de la Nación y a la Justicia de los Estados Unidos, lo que significa que la película apenas está comenzando y su final podría ser más dramático.

Aunque el huilense Jorge Perdomo también inmerso en la investigación, al lado de Bedoya, Ramón y González; además de otros dirigentes, anunció que habrá reclamaciones de rigor; está claro que primero deben pagar las multas y no hacerlo traerá consecuencias entre ellas: registros negativos, procesos coactivos y no contratación.

Nota: Señor presidente de Dimayor Jorge Enrique Vélez, no olvide dar respuesta al Derecho de Petición de ACORD COLOMBIA, sobre el tratamiento a los medios de comunicación independiente al regreso del fútbol por Covid-19. El tiempo se agota.

Share Button