lunes marzo 1 de 2021

«Confiando en Dios»: Compradores navideños abarrotan tiendas en Colombia pese a advertencias

La gente camina por el sector comercial de San Victorino durante la temporada de ventas navideñas mientras el brote de coronavirus continúa en Bogotá. REUTERS/Luisa González

Por Herbert Villarraga y Camilo Cohecha 

BOGOTÁ, 9 diciembre (Reuters) – El Gobierno de Colombia está instando a los ciudadanos a evitar las multitudes y celebrar la Navidad solo con su núcleo familiar para evitar la propagación del coronavirus, a medida que hordas de compradores congestionan las zonas comerciales más populares.

El país andino, que al parecer llegará a 1,5 millones de casos confirmados de COVID-19 antes de Navidad, mantuvo más de cinco meses de cuarentena estricta hasta agosto para frenar la propagación.

Las medidas de confinamiento provocaron el cierre de negocios y dispararon el desempleo.

El Gobierno ha permitido que la mayoría de las empresas retomen actividades con requisitos de seguridad como máscaras faciales, la toma de temperatura y la desinfección de manos.

Pero las advertencias oficiales han crecido a medida que multitudes apiñadas hacen compras navideñas en tradicionales zonas comerciales como el barrio San Victorino, en Bogotá, donde los vendedores ambulantes extienden sus productos en las aceras o en pequeños locales se hacen largas filas.

«Preocupa diciembre como preocupa año nuevo, sobre todo por las aglomeraciones», dijo el médico y epidemiólogo Luis Jorge Hernández, asesor de la alcaldía de Bogotá. «El mayor riesgo en este momento son las reuniones familiares, el mejor regalo de familia es no reunirse físicamente».

El ministro de Salud, Fernando Ruiz, pidió a los colombianos que celebren las fiestas solo con su núcleo familiar.

La gente camina por el sector comercial de San Victorino durante la temporada de ventas navideñas mientras el brote de coronavirus continúa en Bogotá, REUTERS/Luisa González

«Solamente quienes están viviendo en el mismo hogar, que comparten un riesgo similar», dijo Ruiz esta semana. «No nos debemos confiar que quien nos llegue, así sea de nuestra familia no tiene riesgo, probablemente tiene un riesgo igual al de cualquier extraño».

Los compradores de San Victorino, sin embargo, se mostraron optimistas.

«Realmente no me preocupo, nosotros salimos confiados, manejamos la bioseguridad desde casa y aquí mismo sabemos dónde comprar, entonces no hay problema por eso», dijo Víctor García con su rostro cubierto por su mascarilla, mientras se encontraba entre otros compradores en un pasillo estrecho rodeado por percheros de ropa.

Mary Baron vino a comprar al por mayor para su negocio.

«Mientras tengamos el cuidado que nos exigen yo creo que podemos pasar diciembre full, si no nos cuidamos con el tapabocas ni los protocolos del distanciamiento y el lavado de manos, pues sí pueden pasar diferentes cosas, pero confiando en Dios ahí vamos bien», concluyó.

Share Button