martes enero 19 de 2021

La venta fantasma II

 Por Esteban Jaramillo o.

Los supuestos compradores del Once Caldas, después de muchas dilaciones, se silenciaron. Tras meses de espera, su oferta final fue por el diez por ciento del club. Conclusión: Preferible seguir como hasta ahora, antes de negociar entre tinieblas con potenciales socios con propósitos desconocidos.

Complicado el panorama para el presidente Castrillón, conductor desde su poltrona de una campaña con bajos estándares de rendimiento, por su indecisión para relevar al entrenador y sus improductivas incorporaciones.

Con quebrantos de salud, tras salir del Covid-19, enfrenta ahora la renovación de contratos, la continuidad o no del entrenador, y los efectos presentes y futuros que en la economía del club tiene la pandemia. No hay dinero, no hay transferencias al exterior, no hay público, se espantan los patrocinadores y no se mueve el mercado de uniformes en las tiendas.

A la ya conocida salida de Dayro, quien explora posibilidades en el extranjero, se suma la de varios futbolistas con buen rendimiento a lo largo del año, que no ven con simpatía la continuidad de Bodhert.

Ovelar expresó hace poco su interés por marcharse.

El técnico en sala de espera. Si va a la calle, lo insultan. Con vínculo contractual vigente hasta diciembre de 2021, no desea marcharse, a no ser que le fructifique alguna de las tantas ofertas que tiene, según sus perifoneadores. Con él, el Once Caldas tiene una  extraña y provocadora tolerancia.

Su ciclo desgastado por la falta de sutileza en la relación con los medios, los malos resultados y los reproches de la afición, son un polvorín a punto de explotar. Hermética es la dirigencia, vacía de información, lo que profundiza la división con el público. Cada vez es mayor la indiferencia.

*EJO*–

Esteban Jaramillo Osorio

Twitter: @estejaramillo

Share Button