miércoles febrero 24 de 2021

El Ojo del Halkón Poniendo la casa en orden

Por: Rubén Darío Mejía Sánchez

Bogotá, 23 enero de 2021 RAM_ Difícil tarea la que tiene el nuevo presidente de los Estados Unidos Joe Biden al posesionarse en momentos tan difíciles, cuando le dejaron la casa como decimos nosotros coloquialmente patas arriba, con problemas en todos los campos y saliendo a arreglar lo que no es tan fácil y que los críticos y la opinión general esperan lo haga ya.

La rebeldía del saliente presidente norteamericano Donald Trump es especial y es especial porque se ha portado como un niño malcriado a quién le han acabado de quitar un caramelo, dijéramos en Colombia y quería que las cosas se hicieran cómo él lo decía y se consideró como muchos mandatarios de América Latina irreemplazable y qué Estados Unidos se podía terminar si no estaba él ahí y por eso cayó en la trampa de creer que tenía todos los poderes para no respetar la voluntad del pueblo en las elecciones del mes de noviembre.

Decía que las cosas no son fáciles, porque ha dejado un país totalmente polarizado y cómo cosa rara así está la mayoría de países en América y en el mundo en donde unos grupos se consideran dueños de los mandatarios y no quieren dejarlos gobernar a pesar de haber dejado de tener la investidura para tal. Pero lo de Trump es patético, no respetó las tradiciones y hasta último momento hizo lo que se le dio la gana.

Ahora el presidente Biden está en la encrucijada para arreglar asuntos tan delicados como los económicos, sociales, la salud y principalmente las relaciones internacionales que quedaron resquebrajadas y rotas con muchos en muchos sectores, dando a entender que la Diplomacia no fue tratada o manejada como debía de ser.

La persecución a los emigrantes y a las negritudes fue un punto que al pasado gobernante, a quién se le olvidó de dónde venía y cuáles eran sus raíces, asunto que no es raro porque muchas veces a nosotros se nos olvida de dónde venimos y cuáles son nuestras verdaderas raíces, se quedó solo en eso, en la persecución y no en la ayuda a quienes han hecho grande al país del norte.

Le ha tocado firmar al nuevo gobernante una serie de decretos para poder corregir todos los errores de su antecesor.

Las relaciones con los demás países, el nuevo mandatario las va a manejar con guantes de seda y analizando muy bien lo que ha sucedido y cuáles son las relaciones con cada uno de los países.

Se cree que va a tener en cuenta a quienes apoyaron y quiénes no su aspiración presidencial; aunque en Colombia se sigue creyendo que el comportamiento del partido de gobierno en contra de la campaña del nuevo gobernante se va a pasar por alto, asunto que vemos bastante complicado a pesar de ser uno de los países amigos que tienen los norteamericanos y eso no quiere decir que uno a todos los amigos les tiene que perdonar los errores que cometa. Hay que tener esperanzas, lo importante es ver cómo se corrige esa clase de errores por parte de algunos dirigentes políticos de nuestro país que creen que pueden intervenir los asuntos de otros países y luego decir que no han hecho nada.

Las relaciones de Colombia con Estados Unidos han sido muy buenas, Estados Unidos siempre ha respondido a ayudar a Colombia, pero no debemos de estar tan seguros y a pesar que luchamos conjuntamente contra ese gran flagelo que es el narcotráfico, que las cosas vayan a ser tan faciles, simplemente porque los errores se pagan y hacemos votos para que eso no sea grave y tengamos que arrepentirnos en el día de mañana, aunque como dice el dicho “lo hecho, hecho está”.

El mundo entero sigue con los ojos puestos en Estados Unidos, en lo que van a ser las relaciones internacionales y en donde se espera que con una buena diplomacia tengan más amigos que enemigos, cómo son los deseos del nuevo mandatario, quién quiere unir a los norteamericanos primero y luego a los norteamericanos con el mundo.

Mostrando seriedad y qué va a cumplir lo prometido en campaña, tuvo en cuenta lo relacionado con los emigrantes, en especial con los hijos de estos y con el trato qué se debe de dar a una pandemia tan grave como es el Covid-19 para que ayudando a los estadounidenses, se pueda ayudar al resto del mundo a derrotar este flagelo, aunque leyendo algunos periódicos ultraconservadores, ponían en duda que Biden fuera a poder cumplir lo prometido.

El mundo está pasando por un momento bastante difícil, la pandemia nos ha puesto en jaque a todos y no es solamente el asunto de la salud sino en la parte económica, la crisis que se ha tratado de tapar con el dedo como quien cree que con un dedo se pueda tapar el sol. Este asunto económico se ha manejado muy regular, porque algunos empresarios han considerado que es más importante el asunto económico que la misma salud y en ocasiones han demostrado que no les importa que se sigan perdiendo vidas, y evitar que sus bolsillos no se sigan viendo afectados.

Decían en mi casa que desde el desayuno se sabía que iba a ser el almuerzo y si nos vamos a ese sabio dicho, estamos al frente del final de una negra noche y el comienzo de una bella mañana y futuro no sólo para el pueblo norteamericano sino para el mundo, porque a pesar de todo Norteamérica sigue siendo una potencia mundial que queramos o no sigue marcando los lineamientos a nivel mundial.

Uno de los tantos comentaristas y analistas sensatos decía en la posesión de Biden, qué es necesario esperar, aunque sea los 100 días que siempre se le da a todo mandatario después de su posesión, porque parece que es el verdadero punto de partida de todo gobierno y de toda administración.

No vamos a entrar a analizar lo que hace el nuevo jefe de estado ni lo que hará, simplemente nos toca esperar, tener paciencia y mirar con ojos muy abiertos lo que está sucediendo en el mundo y desearle al nuevo habitante de La Casa Blanca que todo le salga bien para el bien de todos.

Creo que no es el momento de desesperarse, esperando cuándo será que el presidente norteamericano tome su teléfono y llame al presidente de Colombia. Sabemos que eso va a suceder tarde que temprano y esperamos que sea más temprano que tarde para el bien de una relación con uno de los países que han sido amigos y aliados por muchos años.

Se especula que Biden sacará partido o castigará a Colombia pidiendo al Congreso de la República Norteamericano que se recorten los beneficios que tiene Colombia por parte de ese país por no haber apoyado el partido de gobierno su candidatura, pero no creemos que él sea tan mezquino, porque es un hombre de bien y no creemos que sea un hombre de rencores y puede extenderle la mano hasta a sus propios enemigos, que es una actitud muy cristiana de quien como él lo es.

El embajador norteamericano en Colombia, Philip Goldberg, dijo este jueves para los medios de comunicación locales que no había de qué preocuparse, porque creía que las relaciones con el nuevo mandatario seguirían tan amables como siempre y que Estados Unidos siempre ha estado dispuesto a ayudar a Colombia no sólo en la lucha con el narcotráfico y el terrorismo sino en todo lo que ha necesitado, que eso se puede ver en el transcurrir de la historia.

Fueron muy alentadoras las declaraciones del diplomático norteamericano, que ha demostrado ser un gran amigo de Colombia, un gran colaborador, un hombre serio y sensato que a pesar de la diplomacia en sus declaraciones dejó entrever era necesario tener paciencia y esperar esa anhelada llamada desde la Casa Blanca.

La historia ha demostrado que a pesar de los altibajos en las relaciones entre los dos países siempre tienden a estar bien y qué han sabido sobrepasar momentos difíciles cómo se puede ver en la historia diplomática de los dos países, en donde el país norteamericano no ha dejado solo nunca a Colombia, y ha estado dispuesto para ayudar en todo lo que ha necesitado.

Vale decir como habitantes del mundo bienvenido señor Biden, esperamos lo mejor y que logre dar ejemplo de cómo es que se erradica la polarización y el odio entre los pueblos para que las cosas funcionen bien y que no sigamos matándonos y odiándonos hermanos con hermanos.

Bienvenidos presidente Biden y señora Vicepresidenta Kamala Harris

Welcome President Biden and Ms Vice President Kamala Harris

[email protected]

Share Button