jueves enero 20 de 2022

Propuestas de los precandidatos sobre el salario mínimo

04 diciembre, 2021 Económicas, Política

BOGOTA, 04 diciembre,2021_ RAM_ Como todos los años, por esta época se inician las negociaciones para discutir el incremento del salario mínimo entre empresarios, Gobierno y sindicatos. En esta ocasión está de por medio la campaña para las presidenciales de mayo próximo, y los aspirantes están haciendo propuestas sobre este tema.

El candidato del Partido Conservador, el senador David Barguil, dijo que el salario mínimo “debe ser el máximo posible, pero que no deteriore los empleos formales en Colombia, y para lograr eso es (necesario) sentar en una mesa a trabajadores, a empresarios, el Gobierno tiene que ser el facilitador. Todo ello para lograr el máximo posible, pero que no supere unos valores que terminen deteriorando el empleo, porque lo que se tiene que lograr es más empleo formal, que le mejore las condiciones de vida a los colombianos”.

Mientras que el precandidato y exministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, en un video publicado en sus redes argumentó que el incremento del salario mínimo debe contemplar que los precios de los alimentos están creciendo al 12%. “El gas licuado está disparado, los huevos, el arroz, los servicios públicos. Los paros que hubo en abril, mayo, junio, llevaron los precios a subir, pero estos no bajaron. De manera que la gente en todo el país está enfrentando unos salarios estancados y unos precios de alimentos muy caros”.

Agregó que “yo creo que el salario mínimo debe subir un 11% y que es el momento de la generosidad de los empresarios. Acabamos de salir de una pandemia donde la gente ha aguantado hambre en la costa Caribe, en el litoral Pacífico, en el centro del país, en el sur. De manera que 11% con una inflación de 5% o 6% en general, pero 12% en alimentos y un aumento en la productividad que va a ser muy grande, porque a las empresas formales les ha ido muy bien”.

Otro de los candidatos que se animó a dar un porcentaje para el incremento fue Óscar Iván Zuluaga, del Centro Democrático. “Un crecimiento superior al 9% donde se ve una recuperación en la mayoría de los sectores, me parece que están las condiciones dadas para tener un gesto con los trabajadores de solidaridad y aceptar un aumento que sea del 10%”, enfatizó.

“Eso sería un esfuerzo muy valioso por parte de los empresarios, ayudaría mucho a mejorar las perspectivas de consumo y de producción y reivindicaría mucho ese sacrificio que han hecho muchos trabajadores, que en un número importante no han podido recuperar su empleo”, dijo.

Concluyó Zuluaga que “hay que hacer una consideración por un año que luce bastante bueno en materia de crecimiento y que se compartan los beneficios de esa reactivación con un incremento del salario mínimo del 10%”.

Por su parte, el precandidato y exalcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, a través de Twitter propuso que “nuestra clase trabajadora es el motor de la economía. Madres y padres cabeza de familia se esfuerzan todos los días para brindarles un mejor futuro a sus hijo(a)s. Propongo $1 millón de salario mínimo. Crece el país, todos ganamos. Una sociedad con grandeza impulsa a todos”.

Es decir, que para llegar a la meta propuesta por Gutiérrez se debería incrementar el actual salario mínimo en un 12%, pues en la actualidad está en $908.526.

Otro precandidato de la Coalición Equipo por Colombia, Enrique Peñalosa, dijo que se debe recordar que hoy más de la mitad de los trabajadores colombianos ganan menos del salario mínimo. “Lo único que va a hacer que suban los salarios es que haya más inversión. México, por ejemplo, tiene un salario mínimo que es la mitad del colombiano, y sin embargo los salarios en México son mucho más altos que en Colombia porque hay más inversión. Entonces las empresas compitiendo por empleados cuando hay más máquinas por persona se puede pagar más. Entonces eso es lo que sube de verdad los salarios, la inversión en empresas”.

Más propuestas

Curiosamente otro precandidato, Gustavo Petro, en un debate reciente en el Senado, también tomó como ejemplo a ese país para hablar del salario mínimo. “México propone que haciendo crecer el salario real aumenta la demanda interna y, por tanto, el sector productivo. Los industriales y los agricultores venden más. El empresariado colombiano no ha tenido voceros que le indiquen que si bien crece el salario real y podría ser visto como un mayor gasto en el corto plazo para su empresa, en el mediano plazo esa fuerza colectiva sumada en todo el país con más ingresos, le van a comprar más productos. Subiendo el salario real hay más inversión”.

De la misma Coalición del Pacto Histórico, el senador Roy Barreras dijo que el desempleo aún mantiene una cifra alta, más en los jóvenes y las mujeres, por lo que expresó que se debe separar la seguridad social del salario, especialmente en el empleo rural.

En tanto que el senador Rodrigo Lara, precandidato en el Nuevo Liberalismo, dijo a EL NUEVO SIGLO que el salario mínimo tiene que subir de manera generosa, “los trabajadores han sufrido mucho en estos tiempos. Colombia y el mundo están enfrentando brotes de inflación por el alza de los precios de los combustibles, de las materias primas y en particular por el alza de la comida. El año entrante en todo el mundo será un año inflacionario, por consiguiente no solo debe tenerse en cuenta la inflación de este año sino una proyección mayor para el año siguiente, y ese aumento generoso del salario mínimo, que debe ser por lo menos de nueve puntos, debe tener en cuenta que eso generará más consumo, más demanda y más prosperidad en la economía”.

Durante el debate de Fenalco, el exgobernador y precandidato Sergio Fajardo habló sobre el salario mínimo diferencial, “que antes de arrancar sugiriendo que tengamos un salario mínimo diferencial, arranquemos trabajando en cada región y entendamos qué condiciones tiene cada una de estas y ahí sí empezamos a discutir si esta medida tiene sentido o no”.

En el mismo evento, el exministro y precandidato Alejandro Gaviria opinó sobre el salario por horas. “Por eso yo no creo que hoy en día, un ministro de Hacienda y un Gobierno tenga legitimidad, porque en el fondo está diciendo que ese mínimo vital, esas condiciones de dignidad en cada región, son diferentes y no lo son. Lo importante es que ese salario por hora se fije bien”.

Share Button