sábado noviembre 28 de 2020

Falleció el comentarista taurino Ramón Ospina Marulanda

06 enero, 2014 Generales

El narrador taurino Ramón Ospina Marulanda murió el sábado a los 83 años de edad tras dos semanas hospitalizado en la Clínica Las Vegas de Medellín.

A la edad de 83 años, falleció en una clínica en Medellín el prestigioso narrador y comentarista taurino antioqueño Ramón Ospina Marulanda, quien permaneció 54 años en el oficio radial en la cadena Caracol.

Rodeado de sus hijos y su señora esposa, doña Eufemia Macías, con quien estuvo casado durante 61 años, don Ramón murió en una habitación de la Clínica Las Vegas, en el sur de Medellín tras soportar una prolongada enfermedad.

Don Ramón Ospina Marulanda, el Insobornable, como se le conocía en el periodismo taurino, y entre los aficionados a la tauromaquia, había nacido el primero de abril de 1928 en el corregimiento Versalles, del municipio de Santa Bárbara, en el suroeste de Antioquia, y desde muy joven se dedicó al mundo de la publicidad, de la radio y de los toros, como narrador y comentarista, durante 62 años.

Cuando sus padres y familia trasladaron su residencia a Medellín, de inmediato observó la ocasión de fortalecer y proseguir por su afición a los toros, a los que jugaba en su natal Versalles, pese a que jamás había visto una corrida.

Fue la figura de la narración taurina en Antioquia, especialmente a través de la Cadena Radial Caracol en donde permaneció 54 años haciendo programas periodísticos y musicales como el recordado «El relojito Campesino», y en la tauromaquia hacía el espacio «Tendido Siete», en el que fue acompañado por otras figuras del comentario taurino como Guillermo Rodríguez Muñoz y el español Manolo Molés.

Siempre confesaba que sus tres amores en la vida fueron su familia (esposa y ocho hijos), la ciudad de Manizales y la empresa Caracol Radio.

También admitía que siempre quiso ser torero y como novillero actuó en varias plazas, y llegó a torear al lado del desaparecido Pepe Cáceres, cuando este también comenzaba su carrera.

Pero abandonó la idea del toreo profesional cuando ya tenía dos pequeñas hijas, y desde entonces se dedicó al periodismo taurino, el mismo que le dio grandes satisfacciones, y se consagró como el único colombiano en ganar el prestigioso Premio Mundial al Periodismo Taurino Mariano Zumel.

Se dedicó también a la Publicidad, en cuyas actividades fue el fundador del Departamento de Publicidad de Fabricato, fue director de publicidad de la empresa Sonolux, de Publicidad Toro y en PAR Publicidad, como también creador de su propiedad firma ROM Publicidad.

Don Ramón Ospina se despidió del periodismo el 24 de febrero de 2007 en la plaza La Macarena de Medellín, ciudad en la que también fue gran promotor de la fiesta brava, mediante la fundación de clubes de aficionados y en la formación de nuevas generaciones de narradores y comentaristas taurinos, entre ellos su propio hijo el comunicador social y profesor universitario Carlos Alberto Ospina Macías.

Siempre decía que aunque el capote es rojo, era hincha furibundo del Atlético Nacional de Medellín, y con tributo por su inmenso afecto por a Manizales y a su Feria, allí recibió los más importantes homenajes, como también recibió los tributos de la Asociación Peñas Taurinas del país.

“Hace algún tiempo dijo que quería que sus cenizas descansaran en esa ciudad”, recordaron sus hijos.

No existen hoy cuentas de las miles de corridas que transmitió en su vida, y de las giras en el país y el exterior para llevar a los oyentes sus conocimientos sobre la fiesta brava, sobre los protagonistas de este espectáculo, sus crónicas taurinas.

Durante su carrera también coleccionó afiches y carteles de las ferias donde estuvo, especialmente las de Colombia, Venezuela, Ecuador y España.

Share Button