martes diciembre 1 de 2020

Los inesperados respaldos del Polo a Petro

20 enero, 2014 Generales

La salida de Gustavo Petro del Polo Democrático para irse a armar tolda aparte en su movimiento Progresistas, hacia finales de 2010, significó en ese momento un duro remezón en la izquierda colombiana. «Estoy dando un paso al frente, que significa salir para construir un plan más amplio con diferentes partidos y fuerzas sociales de lucha por la democracia, dado que el Polo no se convirtió en lo que queríamos, que era un Polo de atracción democrática sino que excluye ahora la democracia», dijo en su momento el hoy alcalde de Bogotá.

Y desde entonces, Petro fue visto como un rival por los militantes del Polo, hasta el punto de que el senador Jorge Robledo, llegó a hablar de una supuesta «conspiración» para acabar el partido, en la que estaría el ahora destituido mandatario: «En general, el Polo venía en una situación de tranquilidad y de unidad. El asunto hace crisis porque en algún momento Gustavo Petro le pide al Polo, al Comité Ejecutivo, que entremos en acuerdos, en alianzas con Juan Manuel Santos. Pero además nos pidió la presidencia del Polo para él», aseguró el congresista.

Diferencias que se fueron ahondando con el tiempo. De hecho, bien podría decirse que Petro se convirtió en un duro crítico del Polo, sobre todo en el tema de la Alcaldía de Samuel Moreno. «Nosotros estamos convencidos que hay corrupción en la administración distrital (…) y los de la izquierda tradicional creen que cuando hacemos nuevas propuestas nos volvemos de derecha, de la CIA y del uribismo», enfatizó en su momento, refiriéndose al llamado carrusel de la contratación, que terminó tumbando a Moreno.

Sin embargo, en la actual coyuntura y a la hora de que los líderes del Polo Democrático tienen que definir sus posturas en el choque entre el alcalde capitalino y el procurador Alejandro Ordóñez, todo indica que están de lado del burgomaestre. En un comunicado público, el senador Alexánder López y los representantes a la Cámara Iván Cepeda y Wilson Arias, reconocieron sus «diferencias políticas» con la administración de Gustavo Petro, pero al mismo tiempo expresaron su rechazo a lo que consideran ha sido una decisión «arbitraria y desmedida» del jefe del Ministerio Público, quien lo destituyó e inhabilitó por 15 años para ocupar cargos públicos «por el solo hecho de haber tomado la valiente decisión de desarrollar un esquema público para el tratamiento de las basuras representando en el Programa Basura Cero».

Según los legisladores, dicha determinación «responde a un claro cálculo político que pretende favorecer los intereses privados y está dirigido a obstaculizar el proceso de paz que se viene adelantando en el país. Igualmente, rechazamos la apresurada y mal intencionada ratificación de dicha decisión, que demuestra el desespero del Procurador por sacar del Palacio Liévano al actual alcalde del Distrito Capital y se convierte en una prueba clara y contundente de la violación de sus derechos políticos, sus derechos a la defensa y al debido proceso».

López, Cepeda y Arias instaron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a solicitarle formalmente al Estado colombiano la suspensión de la destitución der Petro, «como justo reconocimiento que violenta varios artículos de la Convención Americana de Derechos Humanos, especialmente en cuanto a los derechos políticos y al debido proceso». Asimismo, le hacen un llamado al presidente Juan Manuel Santos para que «acate sin ningún condicionamiento la eventual solicitud de la CIDH».

En su concepto, el Estado colombiano está en la obligación de cumplir sus compromisos internacionales de derechos humanos, así como de la jurisprudencia de la Corte Constitucional colombiana, que ha señalado la obligatoriedad de las medidas cautelares y en aplicación del bloque de constitucionalidad del artículo 93 de la Constitución de 1991. Y van aún más allá: le hacen un llamado a los y las ciudadanas en todo el país a movilizarse pública y pacíficamente por la defensa de la paz y la democracia, «ante los evidentes efectos negativos que esta decisión va a tener contra los derechos ciudadanos y la sociedad colombiana».

Eso sí, hay que aclarar, los tres congresistas que firman el comunicado lo hacen a título personal y no a nombre del Polo Democrático. Lo cierto es que la «cadena de afectos» que ha despertado el alcalde Gustavo Petro tras su destitución por parte de la Procuraduría ha llegado también a algunos sectores del partido, y que a la hora de escoger o inclinarse para algún lado, prefieren estar del lado del mandatario que de Ordóñez, que para la izquierda representa la extrema derecha.

Share Button