viernes diciembre 4 de 2020

Las plagas que no dejan exportar más

16 febrero, 2014 Opinión

No podemos vivir de los buenos anuncios ni de los bombos y platillos cada vez que se alcanza una meta macroeconómica. Dicen por allí coloquialmente que presupuesto que se cumpla o meta que se alcance, es porque quedó mal elaborada. Hablamos de que el Gobierno cumplió la meta estipulada para las ventas al exterior para el año pasado, y que la caída de US$1.845 millones con respecto a 2012, se explicaría por la baja demanda del oro no monetario. La cifra total de ventas a los mercados externos se ubicó en US$58.821 millones, con una disminución de 2,2% con respecto a 2012, cuando ascendieron a US$60.125 millones.

Otro hallazgo elocuente es que Estados Unidos sigue siendo el principal destino de las exportaciones colombianas, con una participación de 31,4% en el valor total exportado. Siguen China (8,7%), Panamá (5,7%), India (5,1%), España (4,9%) y Países Bajos (3,9%). Pero ese ‘cuasi monomercado’ estadounidense es, así mismo, lo que más explica la caída en las ventas. Los empresarios nacionales vendieron un 15,5% menos en 2013 al país del norte, lo que significó -5,6% en la caída de 2,2% del total. El único tratado de libre comercio que empieza a consolidarse es justamente el de EE.UU. que sigue siendo el motor de la economía, pero la diversificación de exportaciones a dicho mercado es mínima y siguen reinando los commodities tradicionales, como el petróleo, el carbón y el níquel.

El país exportador debe emprender un trabajo serio para aprovechar los otros tratados de libre comercio, por ejemplo el de Canadá y la Unión Europea. Si bien hay que continuar explotando las ventas al motor de la economía mundial, hay TLC que están casi vírgenes. Pero es en la diversificación en donde está la fórmula para crecer a niveles que superen los US$70.000 millones anuales en ventas. Chile es uno de los mejores ejemplos de variedad en mercados y productos; un país que poco a poco ha logrado poder sobrevivir a las exportaciones de cobre, y llevar a todo el mundo vinos, uvas, manzanas y un gran portafolio de servicios.

Lo que sucedió en diciembre pasado puede representar una verdadera esperanza de lo que puede pasar este 2014. Las exportaciones en el último mes del año registraron un alza de 6,5% frente al mismo mes del 2012, al pasar de US$4.951 millones a US$5.272 millones. Esto se debió al aumento de 9,8% en el grupo de combustibles y productos de las industrias extractivas, y de 22% en el grupo de productos agropecuarios. La nueva tasa de cambio, que ha sufrido una devaluación importante, puede convertirse en el incentivo que estaban pidiendo los exportadores para que las cifras de ventas empiecen a enderezar, de manera que aquí se puedan generar nuevos empleos.

EDITORIAL-.larepublica.co

Share Button