jueves enero 21 de 2021

En Chile la tierra sigue temblando y se espera un nuevo y más violento terremoto

02 abril, 2014 Internacionales

Once réplicas de una magnitud superior a los 5 grados y otras 55 por debajo de este nivel, se han registrado a lo largo del día en el extremo norte del territorio chileno, hecho que los científicos atribuyen a que la placa continental no se ha acomodado completamenta, por lo cual, además, prevén un nuevo y más violento terremoto o varios de igual magnitud.

Según el reporte del Centro Sismológico de la Univeridad de Chile, la réplica más fuerte fue grado 5,7 en la escala de Richter, y su epicentro se ubicó a 74 kilómetros al oeste de la región de Alto Hospicio.

El director de Sismología, Sergio Barrientos, indicó que tras el sismo de gran magnitud “había varios escenarios posibles y todavía los hay. Uno de los escenarios que se manejaba era que toda la zona que está catalogada como de una brecha sísmica se activase en un solo terremoto. Esto ya no ha ocurrido”.

“No sabemos cuándo, pero el escenario de un gran terremoto ahora ya ha quedado probablemente distribuido en tres terremotos de menor magnitud”, aseguró.

Los sismólogos han calificado gran parte del norte de Chile como una “zona caliente” para un gran terremoto, ya que desde 1878 no se registraba un temblor de gran magnitud en esa zona.

El geógrafo chileno Marcelo Lagos dijo que aunque el terremoto de ayer fue de gran magnitud, 8,2, podría no ser el gran movimiento que tanto se anuncia.

“Esta zona tiene características que podrían incurrir en uno más grande”, precisó el científico en declaraciones a la televisión estatal TVN.

Es de esperar que luego de un acontecimiento telúrico de estas características vengan réplicas considerables, incluso con grados superiores al evento ya ocurrido. “Hay que estar alerta”, advirtió Lagos.

Similares precisiones hizo Arturo Belmonte, geofísico de la Universidad de Concepción.

“Lagos está en lo correcto y la explicación es una cuenta simple. Desde el año 1877 hasta ahora el desplazamiento acumulado en la zona de Iquique es de 9 metros y este terremoto equivale a 5, o sea que faltan otros 4, haciendo un cálculo bien al ojo”, señaló al diario pop.

“Este no es el gran evento esperado (…) quedan 4 metros de desplazamiento que en términos estrictos, y en una forma muy bruta de decirlo, equivale a un terremoto de la misma magnitud”, dijo Belmonte, teniendo como base los últimos acontecimientos: El 21 de mayo de 1960 hubo un terremoto en Valdivia de 8,3 grados y al otro día ocurrió el de 9,5. Además, en 1922 en Atacama hubo una seguidilla de sismos sobre 8 el 9,10 y 11 de noviembre.

Al respecto, el geógrafo de la Universidad Católica Pablo Osses, afirmó que en sismo de la víspera no se liberó la suficiente energía en el terremoto y podría ocurrir otro movimiento.

“Se esperaba (un terremoto) 8,5. Entre un 8,2 y un 8,5 hay un volumen importante de movimiento de tierra, no es lineal como se ha señalado en varias oportunidades. En ese sentido todavía hay un margen de ruptura, de desplazamiento por ocurrir”.

“La historia –continuó diciendo –también dice que son dos terremotos. En 1866 ocurrió uno y en 1877 ocurrió otro, en 1604 ocurrió uno y diez años después ocurrió otro de las mismas características (…) Es factible decir que aún queda un volumen importante de energía acumulada y por otro lado la historia nos dice que han ocurrido dos eventos con una cierta distancia de tiempo acotada”.

Mientras tanto, tras las primeras horas del día se comenzaron a visualizar los daños materiales ocasionados por el terremoto de magnitud 8,2 ocurrido la víspera, mientras el gobierno confirmaba 6 muertos.

Las calles del centro de Iquique, a mil 857 kilómetros al norte de Santiago (capital), están llenas de vidrios debido al estallido de ventanales. También las emisoras han informado de la destrucción de algunas viviendas de adobe, caminos cortados, otros con grietas y de algunos derrumbes que han obstruido algunas autopistas.

Uno de los derrumbes sepultó a un automóvil, aunque sus ocupantes lograron escapar a tiempo, según el testimonio de la persona que los rescató.

Por otra parte, las redes sociales han informado del extravío de varios niños durante el proceso de evacuación. Las fotos de varios de ellos han sido publicadas en la red con el fin de que cuando sean ubicados se les traslade hasta las comisarías o se les entregue a los miembros del Ejército, que ya patrullan las calles de Iquique.

Las diferencias en el manejo del terremoto

Al comparar la forma en que el gobierno y las autoridades políticas han manejado este segundo terremoto, se perciben, entre otras:

1.  Primer despliegue de Bachelet

La madrugada del 27/F, la mandararia se apersonó en las oficinas de la Onemi, junto a asesores de su gobierno.

En esta oportunidad, Bachelet optó por coordinar desde la sede de gobierno la puesta en escena para ayudar a las personas afectadas, mientras que el ministro del Interior, Rodrigo Peñaililo, y el subsecretario Mahmud Aleuy, estuvieron en la Onemi.

2. Coordinación con organismos especializados

Para el 27/F , la información sobre las características del movimiento telúrico y las repercusiones en el psoterior tsunami, fue uno de los problemas que la propia Bachelet ha enfatizado, años después de la tragedia.

La mandataria ha recalcado que, esa noche, los organismos discrepaban en sus evaluaciones, y que se tomaron las decisiones con los datos disponibles, entre Onemi y Shoa.

En esta oportunidad, ambas instituciones, junto con el respaldo de otras entidades internacionales, – como Pacific Tsunami Warning Center de Hawai (PTWC)- las cuales siguieron, minuto a minuto, el avance de las olas y los nuevos sismos que se producían.

3. Categoría de zona y despliegue de FFAA en las calles

La presidenta Michelle Bachellet declara Estado Constitucional de Catástrofe a  la zona afectada por el terremoto. Este estado de excepción constitucional, restringe a los poderes civiles y posiciona a las Fuerzas Armadas como encargado del orden público.

Uno de los factores que la Alianza más crítico tras el 27/F fue la dilatación en las horas que el gobierno tuvo entre la decisión de sacar a los militares a las calles, para reforzar la seguridad y mantener el orden.

4. Diferencia en las alertas a la ciudadanía y mecanismos tecnológicos

La madrugada del 27 de febrero de 2010, la ciudadanía contó, preeminentemente, con la información que entregan medios de comunicación.

En el evento de anoche, además del trabajo de las distintas plataformas comunicacionales, también se activó el aviso vía mensajería de texto para quienes viven en las cercanías del borde costero, junto con las sirenas de alarma.

Cabe precisar que en el mandato de Sebastián Piñera, la Onemi reformuló sus mecanismo de emergencia, y actualizó sus protocolos, equipos y financiamiento de la red nacional. 

Share Button