miércoles noviembre 25 de 2020

Resultados de la Encuesta de Calidad de Vida 2013

02 mayo, 2014 Antioquia

El proyecto es un esfuerzo de la Comisión Tripartita que realizan las entidades, con el fin de obtener información confiable sobre los hogares de todo el Departamento. Los resultados de la Encuesta de Calidad de Vida permiten conocer las características sociales, económicas, educativas, laborales, de vivienda y servicios públicos de la población, para generar planes de mejoramiento, estrategias de desarrollo y efectuar seguimiento a programas y proyectos. 

Con base en esta Encuesta se calculan dos indicadores: el de Condiciones de Vida –ICV- y el Indicador Multidimensional de Condiciones de Vida –IMCV–. Este último incorpora dimensiones y variables adicionales que permiten explicar con mayor amplitud la calidad de vida de los habitantes del Departamento de Antioquia.

La Gobernación de Antioquia, la Alcaldía de Medellín y el Área Metropolitana del Valle de Aburrá presentaron los resultados de la Encuesta de Calidad de Vida 2013, cuya muestra recogió información de 52.008 hogares de todo el territorio antioqueño. 

A continuación presentamos un aparte de los resultados por cada una de las tres entidades participantes:

Gobernación de Antioquia

Para el año 2013, de acuerdo a los datos expandidos de la ECV, la región del Vallé de Aburrá concentraba el 59.8% de los hogares del Departamento, seguido por la región oriente con el 10.3%, Urabá con el 7.5%, Suroeste 6.2%, Norte 4%, Occidente 3.7%, Bajo Cauca 3.6%, Nordeste 3.2 % y por último Magdalena Medio con el 1.8%. 

El  valor  del Índice de Condiciones de Vida ICV  total  incorpora  los  resultados  urbanos  y  rurales.  En Antioquia,  el máximo  valor  obtenido por el  indicador  se  dio  en  el  año  2007  (68.38  puntos), mientras que en el  2009  disminuyó a 66.05  puntos, lo cual coincide con la crisis económica y fenómenos climáticos, entre otros. En los años 2011 y 2013 se da una tendencia hacia la recuperación, reportando valores de 66.76 y 67.27, respectivamente.  

La calidad de vida urbana a nivel departamental, calculada con el ICV, supera los valores obtenidos a nivel total. En 2013 fue de 71.55 puntos, superior a las cifras de los años anteriores, cuyos resultados fueron (69.13) en 2009 y (70.42) en 2011.  Incluso supera el valor obtenido en 2007 cuya medición fue de 70.96 puntos.  

En contraste, las condiciones  de  vida  en  las  zonas  rurales medidas  con  el ICV, presentan una tendencia negativa, situación que no es ajena a otros departamentos del país.  Cabe anotar que el paro agrario se presentó en el momento en el que se aplicaba la Encuesta de Calidad de Vida 2013, lo cual puede explicar la caída de los valores del indicador.  La serie de valores del ICV rural son: 2007 (60.39), 2009 (56.90), 2011 (55.78) y 2013 (55.76), sin embargo se logró mantener casi igual al valor del 2011. 

La  calidad  de  vida  de  los  hogares  antioqueños, medida globalmente con  el Índice de Condiciones de Vida Multidimensional ICV-MD  tuvo  un incremento  al pasar  de  (40.3) en el 2011  a  (41.54) en el 2013.  Este  indicador,  que incluye  mayor  cantidad  de  dimensiones  y  variables,  refleja  resultados  positivos  a  nivel (total, urbano y rural) para Antioquia.  El IVC-MD urbano en el 2011 fue de 43.44 y en el 2013 de 45.14.  Finalmente el ICV-MD rural pasó de (30.72) en 2011 a (31.76) en 2013. 

El  promedio  de  calidad  de  vida  total  medido  con  el  ICV-MD avanzó con respecto al 2011 en la mayoría de las regiones de Antioquia a excepción del Bajo Cauca, Oriente reportó un incremento significativo.  Analizando la variación porcentual relativa del ICV-MD 2013 con respecto a 2011, se destaca que 7 de las 9 regiones del departamento, incrementaron su calidad de vida, 1 de ellas se mantuvo casi constante y sólo el Bajo Cauca presentó disminución. 

Clasificando las  regiones del departamento de  1 a 9, siendo la 1, la  región con el valor del ICV-MD  promedio más  alto  y  la  9  la  región  con  el  valor  del ICV-MD promedio más bajo a nivel global para el año 2013, la región del Valle de Aburrá ocupa el primer lugar,  seguida  por  Oriente,  Suroeste,  Norte,  Occidente,  Nordeste,  Magdalena  Medio, Urabá  y  Bajo Cauca. 

El impacto logrado por una acción, proyecto, programa o plan de un gobierno, no se produce de manera inmediata.  Los avances en la calidad de vida se perciben con el tiempo, la Calidad de Vida se impacta por las acciones de entes públicos, privados e individuales, y por decisiones adoptadas en el pasado, las acciones del presente e incluso la percepción de futuro.  Por tanto las acciones que se ejecutan en Urabá y otras regiones que actualmente reportan bajos niveles, configuran la apuesta directa de Antioquia la más educada para mejorar el bienestar de los habitantes, en el mediano y largo plazo.

Alcaldía de Medellín

Con respecto a los resultados para Medellín, la encuesta señala que en el Indicador de Calidad de Vida global presentó un incremento de 0,41 puntos, al pasar de 83,48 en el 2011 a 83,89 en el 2013. Asimismo, se observa una recuperación continua en el Indicador de Calidad de Vida urbano de la ciudad durante los últimos años. 

En el 2013, las comunas con mayor Indicador de Calidad de Vida son El Poblado, Laureles-Estadio y La América. Las comunas con menor Indicador de Calidad de Vida son Popular, Manrique y Santa Cruz. El año pasado el corregimiento con el mayor Indicador de Calidad de Vida fue el de San Antonio de Prado y el de menor fue San Sebastián de Palmitas. 

A partir del 2010, la Alcaldía de Medellín inició la medición del Indicador Multidimensional de Condiciones de Vida – IMCV– con 15 dimensiones como entorno y calidad de vida, acceso a servicios públicos, medio ambiente, escolaridad, movilidad, participación salud, trabajo, entre otros. 

El IMCV para la ciudad en el 2013 fue de 47,59, con un incremento de 0,57 puntos con respecto al año 2011 que fue de 47,02. El IMCV para las comunas de Medellín en el 2013 fue de 48,25, mientras que en el 2011 era de 47,62, lo que representa un incremento de 0,63 puntos. 

Las comunas con mayor IMCV en el 2013 son El Poblado con 75,73 puntos, Laureles con 69,19 puntos y La América con 62,14 puntos. Las comunas con menor IMCV son Popular con 33,27 puntos, Santa Cruz con 36,06 puntos y Manrique con 36,49 puntos. 

Las comunas que más aumentaron su IMCV son San Javier con 1,42 puntos y Villa Hermosa con 1,37 puntos. Con excepción del corregimiento de Santa Elena, que disminuye su IMCV en 2,22 puntos, los demás corregimientos presentan aumentos en su calidad de vida.

Área Metropolitana del Valle de Aburrá

A diferencia de Antioquia y Medellín, que tienen la responsabilidad de realizar inversiones hacia la totalidad de variables, el Área Metropolitana del Valle de Aburrá debe orientarlas por Ley específicamente en temas de medio ambiente, movilidad, desarrollo equilibrado en materia de infraestructura del territorio,  fenómenos metropolitanos como la salud, educación, vivienda y servicios públicos. 

Es importante resaltar que el multidimensional se diseñó de esta forma con el objetivo de que sirviera como reto para que las administraciones públicas tuviesen parámetros para orientar la estrategia. Es por eso que para mover un variable, dimensión e incluso del índice, en necesario realizar cuantiosas inversiones y que no obstante esto, la población no percibe los mejoramientos reales que se vienen dando. Sin embargo toda la información es útil para identificar cómo y dónde se están dando determinados resultados para mejorar y socializar los programas y proyectos que se ejecutan día a día. 

En promedio la calidad de vida para los hogares del Área Metropolitana mejoró en 1.64 puntos, que en los temas de nuestra responsabilidad, unos mejoraron, otros permanecieron constantes como era de suponerse. Tuvieron crecimientos entre el 2011 y 2013 los factores de entorno de vivienda, escolaridad, movilidad, trabajo e ingreso per cápita, mientras que el medio ambiente bajó la percepción en las variables de contaminación en 0.11 puntos, la calidad del aire, el manejo de basuras, la arborización y el ruido permanecieron casi constantes, mientras que la percepción sobre la contaminación de las quebradas disminuyó.

Share Button