jueves diciembre 3 de 2020

Contraplano

Aprenderlo todo sobre Pékerman

orlando cadavid

Por Orlando Cadavid Correa

  El muy aplaudido señor y maestro José Néstor Pékerman –el imperturbable técnico argentino que ha unido a millones de colombianos alrededor de la Selección que nos ha puesto a soñar a todos— fue taxista en Buenos Aires, la capital de su país, en una época de vacas flacas en el fútbol, para poder sostener a su familia, de la que hacen parte dos paisas: su esposa y Vanessa, una de sus hijas, ambas nacidas en Medellín.

Krimen, el segundo apellido del pacífico y sereno profesor, nos parece bien extraño a quienes nos hemos dedicado por estas calendas a tratar de aprenderlo todo sobre la vida, pasión, músculo y palmarés de este personaje gaucho, tan querido, respetado y admirado por las enormes legiones de seguidores de su combinado que brilla con luz propia en los estadios brasileros.

Nacido en el seno de una familia judía, en Villa Domínguez, Entre Ríos, Argentina, el 3 de septiembre de 1949  (En 73 días cumplirá 65 años). Sus padres se mudaron a Buenos Aires cuando él tenía 12 años.

La crónica deportiva gaucha le acomodó cuatro apodos, a lo largo de su carrera como técnico: Súper Pékerman, Don José, El Profe y  El Ángel.

Su palmarés es impresionante: tres Campeonatos Mundiales de la categoría Sub-20;  dos Campeonatos Sudamericanos Sub 20 y un Torneo Esperanzas de Toulon Sub-21.

Debutó como jugador en la posición de volante de contención, en 1966,  en Argentinos Juniors, el club en el que se inició Maradona. 

En 1977 se incorporó en Colombia al Deportivo Independiente Medellín, club en el que permaneció tres años, hasta su retiro, por una lesión de rodilla, cuando llevaba apenas 8 años como jugador activo. En la capital antioqueña de casó con una paisa. Vanessa, una de sus hijas, influyó para que su padre aceptara dirigir a la selección de su país natal.  

Antes, Pékerman había dirigido a la Selección de fútbol de la Argentina entre el periodo 2004-2006 en el mundial de Alemania 2006.  También entre el 2007-2008 dirigió al Deportivo Toluca en México.

Don Google recuerda que su resurgir empezó a verse rápidamente, al asumir la dirección técnica de la selección del país de su mujer y de su hija mayor. Los laureles comenzaron a llegar cuando fue proclamado como el mejor director técnico de América, según la encuesta del diario uruguayo El País, gracias a los destacados resultados de la selección colombiana en el año 2012. El 3 de enero de 2013 la IFFHS lo ubicó como octavo mejor director técnico del mundo en cuanto a selecciones nacionales, dirigiendo a Colombia.

Y le hace, a renglón seguido, el siguiente balance: Colombia en la era Pékerman se ha convertido en una de las mejores selecciones del mundo. Con un total de 16 partidos disputados oficialmente, con un saldo de 11 victorias, 2 empates y 3 derrotas. Resultados que le han dado un rendimiento de 72,92 % y un promedio de 1.5 goles por partido. El 11 de septiembre la FIFA ubicó a Colombia en el quinto puesto tras la doble jornada contra Ecuador y Uruguay en la que ganó contra el primero y perdió contra el segundo. 

El 11 de octubre de 2013, Colombia clasificó anticipadamente al mundial Brasil de 2014, en su penúltimo partido en la eliminatoria, tras empatar con la selección de Chile en el estadio Metropolitano de Barranquilla, en un partido apretado y disputado en el cual el seleccionado chileno comenzó ganando en la primera parte con un marcador de 3-0, pero de manera sorprendente y demostrando la capacidad técnica de Pékerman, logró conseguir el empate igualando el resultado 3 por 3 en el segundo tiempo y logró así, después de 16 años, volver a una copa mundial. Como culminación de la eliminatoria sudamericana venció por marcador 2 – 1 al seleccionado paraguayo, obteniendo con este, 30 puntos con +13, ubicándola en la segunda posición de la tabla de eliminatorias y consagrando su liderazgo como cabeza de grupo en el Mundial Brasil 2014 que está jugándose.

La apostilla: Querido por el 99 por ciento de los colombianos, el profesor Pékerman puede roncar tranquilo, pues es perseguido por una minúscula e insignificante minoría que encabeza el solitario periodista manizaleño Carlos Antonio Vélez.

[email protected]

Share Button