viernes noviembre 27 de 2020

La jugada perfecta

30 junio, 2014 Opinión

http://eje21.com.co/images/secciones/Columnistas/estebanjaramillo.jpg

 Controló el balón con serenidad, pecho acolchado, lo orientó y lo cazó en el aire, sin que tocara tierra. Dos tiempos, gesto técnico con mirada fija en la pelota, mandíbula baja, cuerpo levemente inclinado hacia adelante, para el impulso infinito. El golpe eterno que lo inmortaliza, con el antepié, cerca de los dedos, con un guante, con la suavidad de quien ama el balón, para el rumbo soñado. Viajó alto el cuero, para tocar rebelde el palo y entrar rotundo al gol. La jugada la tiene en su memoria porque la trae desde el potrero; es parte de su repertorio. Crack con brillo, contra Uruguay y ante todos. Señalado por el fútbol, James Rodríguez, el líder autentico de esta revolución que le da protagonismo mundial a nuestra selección, con respeto y admiración desde todos los lugares del alborotado y sorprendido planeta fútbol.

Es la jugada perfecta, exquisita, el punto de partida para un torrente emocional incontenible de un país encandilado por el arte de su juego y el del combinado que le secunda.

Cuanto poderío hay en Colombia en el control de la pelota. James sabe que la mejor gambeta es el pase y Cuadrado, su socio, que el desequilibrio de su juego, es el baile hecho fútbol. Entienden todos del clímax que, en este caso, es el gol.

James, tiene los guiños de Dios. Parece perfecto. Se le ve triunfante, como a Colombia, dominador, construyendo contra pronósticos este sueño que es de todos, con juego práctico, conducciones impecables, conexiones demoledoras y definiciones explosivas.

La Colombia actual, tiene atrevimiento, solidaridad, buen futbol y calidad suficiente para ganar respeto y reforzar favoritismos. Son futbolistas de verdad, no chicos plásticos, como aquellos, estrellas fugaces, que se fueron, tras derrochar su talento, su dinero y la confianza del pueblo. James Rodríguez no tiene posturas individualistas, siempre enfatiza en el grupo como soporte anímico con liderazgo definido. Deja huella con márgenes de crecimiento incalculable. Posee calidad y calidez, golea con clase y es artista en todos los sectores del campo. Su fútbol es de película. James es de película, Colombia también.

Share Button