miércoles diciembre 2 de 2020

Selección Colombia entrenó junto a la hinchada

10 junio, 2014 Fútbol

Selección Colombia. Foto: EFE

La FIFA ordena a los seleccionados un entrenamiento abierto al público

La Selección Colombia realizó este lunes un entrenamiento abierto al público y la prensa de cara al partido contra Grecia, por la primera fecha del Grupo C del Mundial Brasil-2014, el próximo sábado en Belo Horizonte (centro).

El combinado cafetero, a órdenes del DT argentino José Pekerman -entrenador de la albiceleste en el Mundial Alemania 2006-, practicó en la cancha principal del centro de formación de atletas Laudo Natel, del Sao Paulo FC, en el municipio de Cotia (34 km al sureste de Sao Paulo).

Ante casi 1.500 aficionados colombianos y en una tarde fría con amenaza de lluvia, Pekerman dispuso dos equipos en el campo para realizar trabajos físicos y luego fútbol en espacio reducido.

El mediocampista Carlos Carbonero (River Plate, Argentina), de 23 años y llamado de urgencia a la selección el domingo por la baja del lesionado Aldo Leao Ramírez (Monarcas Morelia, México), realizó trabajos físicos específicos en un sector del campo, mientras que el resto del plantel participó en varias sesiones de fútbol recreativo.

Un millar de seguidores acudieron a presenciar el primer entrenamiento a puerta abierta de la Selección de Colombia, en el campo principal del Centro de Entrenamiento del Sao Paulo, en Cotía.

La Federación Colombiana de Fútbol repartió mil entradas entre los seguidores que quisieron alentar a sus jugadores. Fue la segunda sesión del equipo de Jose Pekerman en Cotía. Aunque la primera de cara al público después de la del domingo, a puerta cerrada, sin testigos.

El amarillo inundó las gradas, prácticamente cubiertas por aficionados cafeteros. En la grada del terreno de juego de la sede mundialista de Colombia hay un aforo de 1.500 espectadores. La sensación de lleno animó el entrenamiento.

Y es que los numerosos seguidores mostraron su apoyo a la Selección de Colombia desde muchos minutos antes del inicio de la sesión fijada por Pekerman.

Los accesos al Centro de Entrenamiento, situado en las afueras de Cotía, estaban prácticamente colapsados. La policía se vio obligada a ordenar la circulación e impedir la entrada de vehículos privados a las proximidades del recinto.

Los seguidores de Colombia proporcionaron un gran color a la práctica del equipo. No dejaron de animar ni de corear a cada jugador a pesar de que la lluvia amenazó al plantel durante la hora y media que duró el entrenamiento.

«Es una emoción estar en Brasil viendo a la selección en un Mundial. Valió la pena haber ahorrado tanto», dijo Camilo Mantilla, un ingeniero electrónico de 27 años, oriundo de Manizales (centro-oeste), que está en Brasil acompañado por su padre, Luis Eusebio Mantilla, de 63 años, y su hermano Manuel, un estudiante de periodismo de 22 años.

Share Button