lunes octubre 18 de 2021

Selección Colombia: sudor, lágrimas y heroísmo

06 julio, 2014 Generales

El gesto paternal del profesor José Pékerman con el ‘hijo’ inconsolable en la derrota, James Rodríguez, orgullo de Colombia. El camino del crack, apenas comienza

Por: Ricardo Rondón Ch.

La despedida en el campo de juego no podía ser otra, conmovedora hasta las lágrimas, lágrimas de un joven guerrero, de un héroe como James Rodríguez, que enjuagaba con su llanto la derrota inmerecida, pero a la vez el pundonor y la nobleza de un equipo que sentó precedente en la historia del fútbol colombiano por su digna y aplaudida representación en un campeonato del mundo, el de Brasil 2014.

Un conjunto que desplegó sobre el césped, en todas y cada una de sus actuaciones, una tocata nunca antes vista: alegre, sincronizada, vital, como apuntó el crítico ibérico Ramón Besa en su columna de El País de España, cuando el seleccionado criollo eliminó a Uruguay de la justa mundialista:

“Hay en Brasil una selección llamada Colombia que juega como los ángeles, fresca, divertida y armónica, dulce y empalagosa, venenosa cuando ataca, tensa cuando defiende, deliciosa con la pelota, nueva reina de Maracaná”.

José Néstor Pékerman orquestó durante veinte días en Brasil esta cumbia genuina que hizo eco en el mundo, que registraron con generosos titulares los diarios del mundo, y que puso en jaque a sumos sacerdotes del balompié, técnicos como el dueño de casa Luiz Felipe Scolari, a quien se le vio el desespero durante el partido con Colombia, peor aún, acosando el reloj del árbitro en los minutos finales, ¡Brasil pidiendo tiempo, já!, como nunca se había visto.

Esa música del decoroso fútbol quedará en la memoria de los colombianos, y cronistas de futuras épocas la refrescarán a nuevas generaciones, porque lo que vimos, porque lo que oímos, porque lo que sentimos, jamás lo habíamos experimentado con una selección de fútbol, la de la era Pékerman, capaz de provocar el sortilegio de unir a un pueblo, uniformarlo de rojo y amarillo, al rico y al pobre, al sátrapa y al de la calle, a la mujer, al niño y al abuelo, coreando al unísono en campos, veredas y ciudades ‘¡Colombia, Colombia, Colombia!’.

De crack a crack, David Luiz y su solidaridad con el gran James

Por eso, las lágrimas de James también fueron las nuestras, las de millones de colombianos unidos y agradecidos por el brillante desempeño de la Selección. No se podía pedir más. Antes del encuentro con Brasil, la historia ya estaba escrita y firmada, orgullosamente rubricada. Un ingenioso comentarista la sintetizó en una frase: “Colombia no fue eliminada del Mundial. El Mundial se quedó sin Colombia”. Muy cierto.

Por esa “Colombia divertida y armónica, deliciosa con la pelota” que citó Ramón Besa, todos lloramos en el adiós del Arena Castelao de Fortaleza, ante un Brasil desbarajustado y agresivo que empujó y pateó, que no fue a la esférica sino a la canilla, que mandó como le dio la gana -estaba en su casa- y que indiscutiblemente estuvo protegido por el árbitro español Carlos Velasco, quien apenas sacó dos amarillas de las treinta y un faltas de los locales, y que anuló un gol limpio de Mario Alberto Yepes, entre otras evidentes irregularidades. Como si fuéramos caídos del zarzo.

Claro, FIFA puso a Velasco para esa crucial contienda, porque buena fama tiene el chapetón de resolver ese libreto: el de parcializarse y acomodar el resultado de acuerdo a los dictámenes de sus patrones. De ahí que la rectora, al final del partido, lo felicitó por su desempeño. Y no a puerta cerrada.

Que Colombia merecía ganar, esa verdad la admitieron hasta los mismos hinchas brasileños, conscientes de la batalla de los nuestros, del fervoroso amor por la camiseta, del sudor y las lágrimas derramadas, del clamor de un país embrujado por sus goles, pero también por el coraje y la nobleza de sus protagonistas, de ese caro y dilecto señor que es José Pékerman, a quien tributamos el aplauso y el agradecimiento sinceros.

Qué gesto más profundo en el colegaje y la amistad el que tuvieron Dani Alves y David Luiz con el inconsolable James. El de rizos dorados, que vapuleó la red de David Ospina con el soberbio golazo en el vértice del ángulo izquierdo, señalaba la cabeza de nuestro crack para que fuera despedido como los grandes, como el inmenso que es James, como el joven guerrero que entregó el alma por un país, que le dio a este país un regocijo colectivo que jamás había sentido, que puso a los escépticos y a los no entendidos a hablar de fútbol , y hasta las señoras de costurero y peluquería, que no escaparon de la fiebre hipnótica.

Una escena que jamás podremos olvidar: hombro a hombro, conmovidos, Farid Mondragón y David Ospina, unidos en el triunfo, pero también en la derrota. Como debe ser.

Rodríguez, Ospina, Cuadrado, Yepes, Zúñiga, Ibarbo, Armero, Gutiérrez, Zapata, Arias, Quintero, Álvarez, Ramírez, Aguilar, Mejía, Sánchez, Bacca, Ramos, Martínez, Mondragón, Vargas, todos los veintitrés valientes que se embarcaron en esta aventura homérica, con su egregio capitán al mando de la tripulación, José Néstor Pékerman, ¡gracias!, infinitas gracias por la misión cumplida, por la enorme satisfacción que han dejado en nuestros corazones; por haberle dado la vuelta a una nación, de la noche a la mañana, con el claro ejemplo de la unidad, de la hermandad.

Ustedes hicieron posible ese “¡Sí se pude!” que remarcó emocionado e interminable el narrador Gustavo ‘El Tato’ Sanín en cada una de las gloriosas anotaciones de la Selección. Ese ‘¡Sí se puede!’ que deberán tomar como ejemplo gobernantes, congresistas, empresarios, industriales, empleadores, actores directos en los diálogos de paz, líderes en todos los conciertos y gestiones del desarrollo y la pujanza de un país que merece un aire nuevo, una música diferente a la fúnebre y luctuosa que nos hemos venido acostumbrando durante muchos años, la de la zozobra, el miedo, las bombardas de la guerra, la extorsión y el secuestro.

Que esa música armoniosa, fresca y divertida que fue la partitura oficial de la Selección Colombia durante su permanencia en la Copa Mundo de Brasil, siga sonando y perdure como un mantra en el día a día de los colombianos; que las lágrimas de James Rodríguez purifiquen y rediman los odios y los rencores de nuestra atribulada nación; y que el abrazo paternal de Pékerman a su hijo más querido en la soledad de su derrota, sea también el abrazo del perdón y la reconciliación, sin distingos de ideologías, colores, estratos y razas.

Sonará cursi y melodramático, pero estas líneas que escribo fluyen con lágrimas, las de un colombiano del común, orgulloso padre que, como Pékerman, siendo este extranjero, desea lo mejor para su país, para las generaciones venideras; un país amable y generoso en la paz y en el progreso. No es mucho pedir. Y que el esperanzador “¡Sí se puede!” de la alocución del ‘Tato’ Sanín , no sólo se aplique a las gestas olímpicas del balompié sino a todas las actividades humanas, ojalá y así sea, a la paz y a la concordia que hace tiempo anhelamos (Presidente Santos, con la camiseta puesta, afane usted esa misión).

¡Gracias!, profesor Pékerman; ¡gracias!, muchachos, ustedes, con su hazaña, con esfuerzo latente y heroísmo, sentaron cátedra, hicieron posible que este país tomara un nuevo rumbo, que el negro y el blanco, el rico y el pobre, el ateo y el cristiano, el guardián y el reo, se tomaran de la mano por un mismo objetivo, la realización de un sueño. El milagro está hecho. El “¡Sí se puede!” no es una utopía, no es un espejismo. Pongámoslo en práctica y sigamos el ejemplo.

 Y que Dios nos asista.

Share Button