sábado octubre 19 de 2019

Condenan a 60 años de cárcel a responsable del crimen de dos indígenas en Cauca

09 noviembre, 2014 Generales, Judiciales

Condenados asesinos de Indigenas

La asamblea general de la Guardia Indígena condenó a 60 años de prisión a Carlos Iván Silva Yatacué, alias ‘Fercho’ tras determinar su responsabilidad y participación directa en el asesinato de dos guardias indígenas en zona rural del municipio de Toribío, Norte del Cauca en hechos registrados el pasado miércoles.

En calidad de ‘guardados’, la Asamblea Indígena reunida en el resguardo de San Francisco, en Toribío (Cauca) durante el juicio a siete presuntos integrantes de las Farc por el asesinato de dos miembros de la guardia indígena, decidió enviar a prisión a cinco adultos y latigazos y un centro de rehabilitación a dos menores.

La asamblea duró seis horas y al final se determinaron 60 años de prisión para Carlos Iván Silva Yatacué, alias ‘Fercho’, miembro del sexto frente de la las Farc, quien de acuerdo con las pesquisas realizadas por la autoridad nativa, es el directo responsable de disparar contra Manuel Antonio Tumiñá y Daniel Coicué, el pasado miércoles, cuando un grupo de comuneros le solicitaron retirar vallas alusivas al tercer aniversario de la muerte de alias ‘Alfonso Cano’, máximo cabecilla de las Farc, abatido por el Ejército

En el juicio –en el cual participaron los representantes de 19 resguardos indígenas- se emitió condena de 40 años de prisión a otros tres guerrilleros de las Farc quienes también participaron en el asesinato de Daniel Coicué y Manuel Antonio Tumiñá, quienes se negaron a montar unas vallas alusivas al abatido máximo comandante del grupo guerrillero, alias ‘Alfonso Cano’.

Mientras que los dos menores de edad fueron condenados a 20 fuetazos, y su traslado a un centro de resocialización que será determinado en los próximos días.

Cuando cumplan la mayoría de edad se adelantará una nueva asamblea individual con el fin de determinar si son sentenciados a prisión. Los condenados podrían ser trasladado a la cárcel San Isidro en la ciudad de Popayán, la cual es manejada por el Inpec, y existe un pabellón especial para la custodia y vigilancia por parte de los indígenas.

Igualmente se determinó que las armas incautadas a los siete guerrilleros, quienes fueron capturados el pasado jueves por la propia guardia indígena, serán destruidas. Entre el armamento se encuentran fusiles, un revolver, una pistola, cuatro uniformes de camuflado y tres chalecos.

La asamblea general se adelantó en el Centro de Educación Capacitación e Investigación para el Desarrollo Integral de la Comunidad (Cecidic), resguardo indígena San Francisco, y contó con el apoyo de representantes y legales de los Gobernadores de los Cabildos, la Defensoría del Pueblo y las Naciones Unidas.

Share Button