lunes junio 1 de 2020

Liberación de dos soldados en Arauca  está en marcha

24 noviembre, 2014 Judiciales

Paulo César Rivera Capela (izq) y Jhonatan Andrés Diaz Franco (der).

_ En un comunicado, confirmaron que desde este lunes comenzaron los operativos humanitarios.

La guerrilla de las Farc dijo este lunes que en la madrugada de este lunes fue activado el procedimiento para liberar «desde un lugar de las sabanas del Arauca» a los soldados profesionales Paulo César Rivera y Jonathan Andrés Díaz, secuestrados el pasado 9 de noviembre.

Mediante un comunicado, el grupo ilegal criticó las operaciones de las Fuerzas Militares en Chocó.

«Esperamos que esta acción humanitaria que adelantan los países garantes del proceso de paz, Cuba y Noruega, y el CICR, se realice sin sobresaltos y exitosamente», señalaron las Farc.

Ayer domingo, el Ministerio de Defensa confirmó este domingo que fueron suspendidas las operaciones de la Fuerza Pública en Arauca y que hasta el momento solo se han recibido las coordenadas del área geográfica en la cual se efectuará la liberación de los dos soldados.

Esa cartera anunció además que en Chocó, donde fueron secuestrados el general Rubén Darío Alzate, el cabo Jorge Rodríguez y la abogada Gloria Urrego, únicamente se realiza control militar de área para la protección de los ciudadanos. «En este momento no se desarrolla ninguna operación de rescate», dice el comunicado.

El Comunicado

En la madrugada de hoy ha sido activado el Acuerdo Humanitario Especial que retornará mañana martes a la libertad a los soldados profesionales Paulo César Rivera y Jonathan Andrés Díaz, desde un lugar de las sabanas del Arauca. Los militares que pertenecían a la Fuerza de Tarea Quirón, fueron capturados en combate el 9 de noviembre y han permanecido desde entonces en poder de las FARC en condición de prisioneros de guerra.

Esperamos que esta acción humanitaria que adelantan los países garantes del proceso de paz, Cuba y Noruega, y el CICR, se realice sin sobresaltos y exitosamente.

Por otra parte, el ruidoso operativo desplegado por el ejército en el Río Atrato, en el olvidado y saqueado departamento del Chocó, presentado por el ministerio de Defensa como un despliegue para proteger a la población, no es otra cosa que una aventurera y arriesgada pretensión de rescate del general y sus acompañantes. Además de bombardeos, desembarcos y sobrevuelos de inteligencia técnica, se han presentado choques terrestres con la guerrilla.

El sitio que las Fuerzas Militares mantienen sobre la población civil del Atrato y sus afluentes, agudiza cada día más el desabastecimiento alimentario por las fuertes restricciones al derecho a la movilidad. Esto ha impedido que los pobladores realicen sus habituales tareas de pesca y agricultura.

Esperamos que el ministerio de Defensa, actúe con prudencia y sindéresis para no obstruir la liberación del general Rubén Darío Alzáte, el suboficial José Rodríguez Contreras y Gloria Urrego.

Share Button