miércoles abril 1 de 2020

Uribe pide revisar condena de 8 años a Mancuso; jura que nunca se reunió con el cabecilla paramilitar

02 noviembre, 2014 Judiciales, Política

El expresidente y senador Álvaro Uribe Vélez anunció hoy que pedirá a la Procuraduría General de la Nación que apele la pena de 8 años de cárcel que le impuso un juez colombiano al máximo cabecilla del paramilitarismo, Salvatore Mancuso. Al mismo tiempo, Uribe Vélez afirmó que jura nuevamente que nunca se reunió y que jamás habló con Mancuso.

Independientemente, el expresidente y senador se refirió a las declaraciones del presidente Juan Manuel Santos al diario ABC de España en las cuales aseguró que “es el peor enemigo de las Farc” y señaló que “solamente fue el hábil aprovechado de la seguridad democrática”.

“Santos dice que es el mayor enemigo de Farc, por eso sería que este grupo terrorista lo apoyó para la reelección, fusil en mano!”, complementó.

“El Presidente Santos no ha sido el gran enemigo de las Farc, sino el gran aprovechado de la Seguridad Democrática”, agregó.

Además de dos trinos que escribió en su cuenta Twitter, referentes a Mancuso, Uribe Vélez incluyó un comunicado en el cual anuncia su petición a la Procuraduría para que se revise la pena de 8 años.

-1 Terrorista Mancuso no merece sentencia con beneficios. Miente y no entrega bienes. Juro nuevamente que no es cierta reunión que me atribuye”, reseñó el exmandatario y complementó:

– 2 Terrorista Mancuso miente.Pediré al Procurador que apele sentencia que injustamente le da beneficios. Juro que miente sobre reunión conmigo”

El comunicado sobre la solicitud al Procurador General para que presente recurso contra sentencia a Salvatore Mancuso, dice:

El abogado Jaime Granados, en nombre de Álvaro Uribe Vélez, pedirá al Procurador General de la Nación que presente recurso contra la sentencia a Salvatore Mancuso que lo condena a ocho años porque ese beneficio jurídico no lo merece, ya que ha mentido.

En el caso concreto de Álvaro Uribe Vélez, el señor Mancuso está denunciado hace tiempo por injuria y calumnia, denuncia que no ha avanzado. Y, además, Álvaro Uribe repite bajo la gravedad de juramento que no se reunió con el señor Mancuso y jamás habló con él, menos de los temas que refieren al programa de Gobierno.

De otro lado, el expresidente Uribe escribe estos trinos:

-El País de Madrid, Santos les dice que es el peor enemigo de Farc, solamente fue el hábil aprovechado de la seguridad democrática

-Santos ministro no manejó la seguridad pero de Presidente maneja el avance del terrorismo

“Comandante Gonzalo del ELN” hoy escritor de Semana, tiene razón, yo defiendo a los empresarios del campo que él secuestraba

“Comandante Gonzalo,ELN”, publica en Semana, está en lo cierto, yo defiendo a agricultores y ganaderos que él secuestraba

“Anoche guerrilla voló camión militar entre Pasto y Tumaco,un soldado muerto, otro gravemente herido”. Paz sobre el cadáver de los soldados!

Por otra parte, Uribe Vélez concedió un amplio reportaje al diario El Heraldo de Barranquilla en el cual vuelve a cuestionar el proceso de paz que adelanta Santos con las Farc en Cuba y afirma: “Nosotros aceptamos la elegibilidad del guerrillero raso, no de los ‘Romaña’, ni de los responsables de crímenes atroces”.

Aseguró que “el Gobierno no le ha exigido a las Farc que entreguen sus dineros para reparar víctimas, ni devolver el millón de hectáreas que le usurparon a los campesinos”

El periodista le puso de presente que mucho se ha dicho en el último mes sobre sus acercamientos con las Farc para buscar una salida negociada al conflicto y que esto no tiene coherencia con las críticas que hace su partido Centro Democrático.

“Lo que se ha dicho no ha sido en las últimas semanas–respondió–, se dijo en todo el Gobierno. Todo lo nuestro fue público. Nosotros hicimos, más o menos, 26 intentos para la liberación de los secuestrados. Siempre hubo unos inamovibles: que los guerrilleros que llegaran a salir de la cárcel tenían que retirarse de las Farc e irse de Francia, por ejemplo, o quedarse en Colombia en el programa de reinserción bajo la vigilancia de la Iglesia Católica. Siempre, para iniciar un diálogo, se exigió que tenía que haber cese de actividades criminales. En el tema de 2003, el doctor Fernando Londoño ha dicho claramente que él como ministro de nuestro Gobierno ofreció curules bajo estas condiciones. Y en 2006 hicimos un debate público sobre las reformas que habrían que hacerle a la Constitución ante un eventual diálogos con las Farc. Ese fue un debate público, pero nunca con el terrorismo. Fueron reformas que se examinaron y que el Gobierno nunca puso en marcha.

Seguimos hablando de intentos para finalizar la guerra por la vía negociada. ¿Qué diferencias hay entre los intentos de su mandato y la negociación que hoy se adelanta?

“En todo esto hay una gran diferencia entre lo que se hizo en mi gobierno y lo de hoy. La primera diferencia es que el país estaba en paz en muchas regiones gracias a la seguridad, hoy está con una creciente violencia con subregistros porque se ha perdido la capacidad de denuncia. La segunda diferencia es que las condiciones de seguridad de nuestro Gobierno todos los días mejoraban y ahora el presidente Santos las ha eliminado. Las Fuerzas Armadas están desmotivadas, porque en el discurso político se les iguala con el terrorismo y además la comunidad está temerosa y ya no denuncia, sino que prefiere pagar extorsiones”.

Se le preguntó sobre la invitación que Santos le hizo para hablar de paz, que no ha respondido, y evadió una respuesta directiva: No. Nosotros hemos venido exponiendo nuestras preocupaciones por el tema de la seguridad y por la impunidad. Por ejemplo, el Gobierno dice que las zonas de reserva campesinas están contempladas en la Ley y eso es verdad, pero como probaron ser perversas, el Gobierno nuestro no quiso aprobar más porque una zona de reserva campesina, como ahora se permite, parte de la base de mantener unos cultivos de coca que este Gobierno volvió a autorizar. Esas zonas frenan toda la comercialización de la tierra porque la vuelve automáticamente sujeto de expropiación, frena los proyectos empresariales y no reivindica los campesinos. Además, nosotros citamos documentos en los que las Farc dicen que requieren esas zonas para expandir su poderío militar, es decir que son para el crecimiento impune del terrorismo

¿Entonces por ahora no hay respuesta a la invitación del presidente?, le insistió el periodista y al efecto señaló:

“Lo que estamos haciendo es refiriéndonos a todos estos temas, porque esta no es una discusión frívola, es la expresión de las preocupaciones por el devenir de la Nación”.

Share Button