martes enero 26 de 2021

Día Mundial del Agua: Más de 1.100 millones de personas no tienen acceso al agua potable

22 marzo, 2015 Planeta Tierra

agua3

Naciones Unidas , 22 de Marzo_ RAM_ Tal como van las cosas, las guerras del futuro no serán por el petroleo y sus derivados–como lo han detallado algunas películas–, sino por el agua, pues según la Organización de Naciones Unidas, ONU, el planeta se enfrenta a un déficit de 40% en el suministro de agua para el año 2030, a menos que mejore dramáticamente la gestión de este precioso recurso.

Según el Programa Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), más de 1.100 millones de personas en el mundo, distribuidas en 31 países, no tienen acceso a agua potable.

Solo el 2,5% del agua del mundo es consumible. Esta se encuentra en ríos, lagunas, nevados, entre otros. A medida que crece la demanda de agua, las ciudades se ven obligadas a depender de las fuentes que se encuentran más lejos de la ciudad y que son más caras de aprovechar.

Además, mucha se pierde debido a tuberías viejas, robos o fraudes. El agua cada vez es más cara y su precio seguirá subiendo.

La agricultura usa aproximadamente el 70% del agua consumible a nivel mundial. Si para 2050 llegamos a ser 9.000 millones de habitantes, necesitaremos alimentos para todos nosotros y tendremos que usar una parte aún más grande para cubrir esta demanda, reseña el PNUD.

Aprender a reutilizar el agua, en especial para el sector agrícola, es una de las soluciones clave para enfrentar la crisis. Lamentablemente, precisa, hasta un 90% de las aguas residuales en los países en desarrollo fluye sin tratamiento hacia ríos, lagos y zonas costeras.

Según expertos del Banco Mundial, en Latinoamérica, tres cuartas partes de las aguas fecales o residuales vuelven a los ríos y a otras fuentes hídricas, creando un serio problema de salud pública y para el medio ambiente. La solución son las plantas de tratamiento.

Además, alertan que los glaciares andinos, que son fuente de abastecimiento de agua, están amenazados amenazados debido al derretimiento producido por el calentamiento global.

Estas y otras advertencias las lanzó la ONU en el marco de un plan denominado “Agua para un mundo sostenible”, puesto en marcha en Nueva Delhi la India de hoy con motivo de “Día Mundial del Agua”.

“Ya existe un consenso internacional de que el agua y el saneamiento son esenciales para el logro de muchos objetivos de desarrollo sostenible. Están inextricablemente vinculados al cambio climático, la agricultura, la seguridad alimentaria, la salud, la energía, la igualdad, género y educación. Ahora, tenemos que mirar hacia adelante a la medición, la vigilancia y la aplicación “, dijo Michel Jarraud, Presidente de ONU-Agua y Secretario General de la Organización Meteorológica Mundial.

El agua –advierte la ONU– está en el centro del desarrollo sostenible. Los recursos hídricos, y la gama de servicios que prestan, apuntalan reducción de la pobreza, el crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental. De la seguridad alimentaria y energética para la salud humana y del medio ambiente, el agua contribuye a mejoras en el bienestar social y el crecimiento inclusivo, que afecta a los medios de vida de miles de millones.

En un mundo sostenible que se puede lograr en un futuro próximo, los recursos hídricos y relacionados se gestionan en apoyo del bienestar humano y la integridad del ecosistema en una economía robusta, subraya el informe, que complementa:

Agua suficiente y segura está disponible para satisfacer las necesidades básicas de cada persona, con estilos de vida y comportamientos fácilmente defendidos a través de los servicios de abastecimiento de agua y saneamiento confiables y saludables y asequibles, a su vez apoyado por equitativamente ampliado y una gestión eficaz de la infraestructura. Gestión de recursos hídricos, la infraestructura y la prestación de servicios se financian de forma sostenible.

El agua está debidamente valorado en todas sus formas, con agua residual tratada como un recurso que aprovecha la energía, nutrientes y agua dulce para su reutilización. Los asentamientos humanos se desarrollan en armonía con el ciclo natural del agua y los ecosistemas que la sustentan, con medidas establecidas para reducir la vulnerabilidad y mejorar la capacidad de resistencia a los desastres relacionados con el agua. Enfoques integrados para el desarrollo de los recursos hídricos, la gestión y el uso – y con los derechos humanos – son la norma.

El agua se regirá de manera participativa, que se basa en el potencial de las mujeres y los hombres como profesionales y ciudadanos, guiados por una serie de organizaciones capaces y bien informados, dentro de un marco institucional justo y transparente.

Aunque Colombia figura como el segundo país del mundo con más agua, después de Brasil, con el tercer lugar de Perú, la ONU llama la atención de que el territorio colombiano aún no logra, como los otros dos paises mencionados, un suministro adecuado de este recurso a la población.

¿Si viviera en un lugar árido, qué considera que sería lo más apreciado y lo más caro?, pregunta el organismo y responde:

Ya sea que viva o no en un desierto, el agua es uno de los elementos más valiosos para la humanidad. Sin embargo, según datos del Banco Mundial, para 2050, más de mil millones de personas vivirán en ciudades sin suficiente agua. A medida que se incrementa la población, también crece la necesidad de abastecimiento. El principal problema radica en que la cantidad de agua que hay en el mundo no aumenta.

El informe subraya que en este escenario, Latinoamérica juega un papel clave, pues cuenta con la mayor cantidad de agua dulce en el mundo. Según la GWP(Global Water Partnership), casi un tercio de los recursos hídricos renovables están en Sudamérica.

En el listado de los países que cuentan con la mayor cantidad de agua, tres países latinoamericanos están entre los 10 primeros: Brasil (primer sitio), Colombia (tercero) y Perú (octavo).

Pero esta abundancia de agua no llega a todos. En ciudades como Lima, Sao Paulo y la Ciudad de México, donde la demanda de este recurso es muy elevada, gran parte del agua potable es desperdiciada debido al uso ineficiente y a las malas instalaciones, agravando así la futura crisis. Son los barrios de mayores ingresos quienes más malgastan el agua frente a los barrios pobres cuyos habitantes sufren de escasez diaria del recurso.

CAMPAÑA DE LA ONU

Una gota de agua es flexible. Una gota de agua es poderosa. Una gota de agua es más necesaria que nunca. Estas son las proclamas de la ONU, que también destaca:

El agua es un elemento esencial del desarrollo sostenible. Los recursos hídricos, y la gama de servicios que prestan, juegan un papel clave en la reducción de la pobreza, el crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental. El agua propicia el bienestar de la población y el crecimiento inclusivo, y tiene un impacto positivo en la vida de miles de millones de personas, al incidir en cuestiones que afectan a la seguridad alimentaria y energética, la salud humana y al medio ambiente.

La ONU invita a unirse a la campaña de 2015 para crear conciencia sobre el agua y el saneamiento.

El Día Mundial del Agua se celebra el 22 de marzo de cada año. Es un día para destacar la función esencial del agua y propiciar mejoras para la población mundial que sufre de problemas relacionados con el agua. Es un día para debatir cómo debemos gestionar los recursos hídricos en el futuro. En 1993, la Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 22 de marzo como el primer Día Mundial del Agua. Han pasado 22 años y el Día Mundial del Agua se sigue celebrando en todo el mundo y cada año destaca una cuestión diferente.

Share Button