viernes enero 22 de 2021

Nicolás Gaviria pagaría hasta 5 años de prisión por agresión a servidor público

04 marzo, 2015 Bogotá, Generales, Judiciales

Nicolas Gaviria y Santos

 Por haber golpeado a tres uniformados de la Policía, Nicolás Gaviria podría afrontar más de cinco años de prisión. Así se pudo establecer tras la denuncia que fue interpuesta en su contra por agresión a servidor público. Además, deberá responder por tráfico de influencias y amenazas de muerte.

El caso está en poder de la Fiscalía, que asumió la investigación, luego de que la Policía Metropolitana de Bogotá estableciera la denuncia formal ante los hechos.

La denuncia en su contra ha sido establecida por los policías que atendieron el caso y por el departamento jurídico de la institución.

El coronel Marlon Díaz, jefe administrativo de la Policía Metropolitana, fue llamado por general Humberto Guatibonza a rendir una explicación de lo sucedido, que, además, será entrevistado en las próximas horas por el fiscal del caso, tras ser señalado de ser la persona a quien Gaviria llamó para que mediara a su favor.

Sin embargo, el coronel Díaz aseguró no tener ningún tipo de vínculos con esta persona y dijo que “nunca tuvo ningún tipo de contactos previos con él”.

Los enredos con la justicia de Nicolás Gaviria, quien tiene 29 años, se dieron desde el momento en que se hizo público un video que lo muestra insultado y agrediendo verbal y físicamente a dos patrulleros y a un teniente de la Policía.

Nicolás Gaviria reconoce su error y presenta disculpas por lo acontecido en incidente con la Policía

Nicolás Gaviria

BOGOTA, 04 de Marzo_ RAM_ A través de una carta abierta dirigida el día de hoy a la Opinión Pública y a los Medios de Comunicación, Nicolás Gaviria señaló que “Molesto, y bajo el influjo del alcohol, pero consciente de que no había cometido falta alguna, agredí verbalmente a la autoridad, usé un vocabulario inapropiado y acudí a mecanismos indebidos en procura de mi propia defensa. Mi intención nunca fue la de dañar o irrespetar a persona alguna, la de desconocer la labor de la Policía, desafiar a la autoridad o la de involucrar a personas influyentes de la vida pública”.

Nicolás Gaviria ofreció excusas reconociendo su condición humana frente al miedo diciendo “Entiendo, sin embargo, que cometí un error; ante el temor por el enfrentamiento con el grupo de taxistas, no supe afrontar de manera adecuada la situación y a pesar de no tener la intención de dañar, he causado inconvenientes, molestias y problemas a muchas instituciones y personas ante quienes deseo excusarme, siendo la principal la Policía Nacional de Colombia, institución muy cercana a mi corazón”.

Gaviria reconoció su error y agregó que “No puedo hacer otra cosa que enfrentar las consecuencias de mis actos; entiendo además que una conducta como la mía dé lugar a un debate público sobre el comportamiento social frente a las autoridades y celebro y convoco a que esta discusión se dé de manera edificante frente a la sociedad”.

Bogotá D.C., 04 de marzo de 2015

Carta abierta a la opinión pública y a los medios de comunicación

Como es conocido por la opinión pública, el sábado pasado protagonicé un desafortunado incidente en el que después de considerar que un taxista que me prestó sus servicios, abusó de la tarifa, se presentaron varios de ellos en apoyo al primero, generando una discusión acalorada, intimidante y desigual que terminó finalmente con la intervención de la Policía.

Molesto, y bajo el influjo del alcohol, pero consciente de que no había cometido falta alguna, agredí verbalmente a la autoridad, usé un vocabulario inapropiado y acudí a mecanismos indebidos en procura de mi propia defensa. Mi intención nunca fue la de dañar o irrespetar a persona alguna, la de desconocer la labor de la Policía, desafiar a la autoridad o la de involucrar a personas influyentes de la vida pública.

Entiendo, sin embargo, que cometí un error; ante el temor por el enfrentamiento con el grupo de taxistas, no supe afrontar de manera adecuada la situación y a pesar de no tener la intención de dañar, he causado inconvenientes, molestias y problemas a muchas instituciones y personas ante quienes deseo excusarme, siendo la principal la Policía Nacional de Colombia, institución muy cercana a mi corazón.

No puedo hacer otra cosa que enfrentar las consecuencias de mis actos; entiendo además que una conducta como la mía dé lugar a un debate público sobre el comportamiento social frente a las autoridades y celebro y convoco a que esta discusión se dé de manera edificante frente a la sociedad.

Esposa de policía agredido envió una carta a Nicolás Gaviria

BOGOTA, 04 de Marzo_ RAM_ Se trata de Claudia Carolina Correa Atehortúa, esposa de uno de los policías agredidos por Nicolás Gaviria, quien protagonizo borracho un bochornoso espectáculo en la zona rosa al norte de Bogotá. En la carta, expresa el dolor y la impotencia que sintió por la humillación que tuvo que soportar su esposo esa noche.

Esta la carta Claudia Carolina Correa:

“Usted no sabe quién soy yo…. Eso le pregunto a usted señor Gaviria, que afirmando el maltrato sufrido por parte de los uniformados justifica su actuar… pero en realidad usted si sabe quién soy yo… soy la esposa de un policía que día a día sale a trabajar, a encontrarse gente como usted en la calle, gente humillativa y sin valores, gente que maltrata e insulta subestimando a los demás por su condición de trabajadores y empleados estatales, una esposa que siente el dolor de un marido abrumado por los problemas en la calle, por las amenazas de muerte muy parecida a la suya que día a día se gana y por el mal trato que muchas veces recibe en cumplimiento de su deber.

Usted no sabe con quién se metió…. Se metió con una mujer que le ha dolido en el alma ver las injusticias que a diario pasan con los policías, ver como los asesinan y como los condenan sin razón, ver como los padres tienen que sepultar a sus hijos y como quedan más viudas y huérfanos sin razón. Se metió con una mujer que tiene que ver a su hijo despedirse de su papá con el dolor de no saber si volverá con vida o acostado en cuatro tablas y arropado con la bandera de Colombia, que tengo que pasar noches enteras de soledad y días festivos sin su compañía, que celebro navidad, año nuevo, el día del padre, el de la madre y muchos más sin su compañía, mientras que usted si goza de compartir con su familia, amigos y gente que lo rodea.

Ahora, yo no tengo a quien llamar para que le protejan la vida a mi marido, en cambio usted pudo haber llamado a su tío o directamente al General Palomino para que lo defiendan y manden a los uniformados para el Chocó o una parte peor como amenazó en medio de la trifulca…. Yo solo podré recurrir a mi fe y a mi Dios para que siempre proteja a mi esposo de personas como usted que libremente andan alardeando de lo mucho que tienen pero de lo vacío que está su corazón…

Entonces, amigo Nicolás Gaviria usted tampoco sabe con quién se metió, porque si usted se cree muy importante e intocable le digo para mí, mi esposo es muy valioso, nadie me lo ofende y mucho menos me lo toca y no va a venir usted un niñito inmaduro que no sabe que es trabajar y que no le cuesta nada pedir para tener lo que desea a tratar mal a mi marido aun sabiendo que él está para servirle a usted”.

 

Claudia Carolina Correa Atehortúa.

Comunicadora Social y periodista

Esposa de un policía de Colombia.

Share Button