miércoles noviembre 25 de 2020

Columna de opinión para seguidores del Once Caldas

esteban-jaramillo2

Por Esteban Jaramillo Osorio

El Once busca un entrenador asociado a las ideas administrativas, financieras y deportivas del club.
El indicado debe ser líder de un proyecto sólido, de cualidades reconocidas y valoradas, experto en gestión de equipos con nómina de rango medio, que defina un plan de juego a través de futbolistas jóvenes, con ética a prueba a balas.
El nuevo entrenador debe definir tareas, límites y lealtades, sin subordinarse a caprichos de amigos, o asesores interesados.
La elección, además de serenidad, requiere de análisis. No puede ser un burdo reality como el que monto el América, ni al cargo se llega de taquito, recomendado por periodistas o empresarios, que deambulan con hojas de vida engañosas, exageradas, relucientes, e irresistibles.
El Once no requiere hoy un técnico de alto costo, pero si un guía con ambiciones honestas, que esté preparado para levantar el vuelo propio y el del equipo. Un hombre con métodos de entrenamiento adquiridos en la academia, con gestión de grupo garantizada, que en cada juego tenga un plan de acción definido y a cada problema le aporte soluciones, extraídas de su experiencia.

Share Button