sábado noviembre 28 de 2020

Afrocolombianidad, Libertad y Respeto

26 mayo, 2015 Generales, Opinión

Carlos Alberto Baena López 08_14

Por Carlos Alberto Baena López

El pasado jueves 21 de mayo, tuvo lugar el día Nacional de la Afrocolombianidad. En el origen de esa conmemoración, está la abolición de la esclavitud en Colombia, cuando en el año de 1851, ejercía la presidencia José Hilario López. Han pasado más de 160 años. Cabe entonces la pregunta sobre ¿cuál es la realidad que viven los millones de colombianos Afros en el país? La cifra supera los 4 millones de personas.

En Colombia, según estudios del Departamento Administrativo Nacional de Estadística DANE, y la Organización de las Naciones Unidas ONU, más del 61% de la población Afrodescendiente vive en la pobreza y el 24,1% vive en la miseria.

Solo uno de cada cinco Afrodescendientes, puede ingresar a la universidad, y únicamente dos personas por cada centenar, consigue acceder a empleos de alta calificación, recibiendo económicamente, en promedio, sólo el 72% de lo que gana la población mestiza. Todo esto, en un país que se precia de ser pluralista, garantista y diverso, resulta preocupante.

¿Qué se ha hecho en el pasado reciente a favor de la Población Afrocolombiana? Desde hace poco más de 3 años el Congreso de la República aprobó la ley 1482, que penaliza todo acto de discriminación en el país. Esta ley marcó un hito tanto en Colombia como en el escenario internacional, pues es una norma de avanzada, que aborda un tema recurrente de nuestra sociedad. Sin embargo, hay mucho por hacer.

Por ejemplo, socialización y divulgación en todos los rincones del país; o pedagogía a jueces y fiscales sobre su aplicación. En Colombia, no puede desconocerse que se han logrado avances en cuanto a las oportunidades y la inclusión de la población afro en varias esferas, pero al mismo tiempo, mal haríamos en ignorar que respecto del compromiso del Gobierno Nacional, e incluso el de la Ciudadanía, aún quedan tareas pendientes.

Es pertinente entonces recordar a Nelson Mandela cuando decía: «para ser libre no se necesita sólo despojarse de las propias cadenas, sino vivir de una manera que respete y potencie la libertad de otros». Esta frase merece mucha atención, y recuerda por sí misma, la importancia de trabajar por una comunidad que, a veces olvidada o marginada, siempre lucha y nunca se rinde.

La ley ya está presente. Ahora, hay que seguir profundizando en que el compromiso sea de todos, a favor de la Convivencia con Respeto

Share Button