sábado noviembre 28 de 2020

Según la Armada, las acciones de las Farc afectan en mayor medida a Buenaventura

31 mayo, 2015 Pacífico

torre-luz

La Armada Nacional confirmó que en zona rural de Buenaventura, en el sector conocido como Agua Clara, dos fuertes explosiones destruyeron una torre de energía. Autoridades atribuyen el hecho a integrantes del frente 30 de las Farc que opera en la zona.

La destrucción de la estructura metálica afectó a unas 400 mil personas que se quedaron sin el servicio eléctrico desde la mañana de este domingo.

La Fuerza Aérea y aeronaves de la Fuerza Naval realizaron un sobrevuelo en la zona, que les permitió comprobar que la torre 17, que se encuentra ubicada a 27 kilómetros del casco urbano de Buenaventura está en el suelo.

La alerta se generó a partir del momento en que la empresa de energía EPSA, que surte de energía a 39 municipios de ese departamento y a San José del Palmar (Chocó), informara a las 9:45 de la mañana que el apagón se había generado por la falta de continuidad de la transmisión desde esa torre, ubicada en zona boscosa.

En principio, las autoridades estimaron que se había tratado de fallas técnicas las que habían originado la falta de fluido.

“En este momento la Armada Nacional se encuentra transportando personal militar de un Grupo Antiexplosivo que adelanta labores en otra zona rural álgida de Buenaventura, hacia la zona del derribamiento de la torre, para que inspeccione el terreno y los funcionarios de la EPSA puedan ingresar a realizar las respectivas labores de reparación”, afirma el comunicado de la Armada.

El pasado 17 de diciembre este municipio portuario también fue dejado sin el fluido eléctrico, luego de que guerrilleros de las Farc derribaran una torre de energía en zona de Anchicayá, muy cerca de la cabecera municipal. En esa ocasión fueron millonarias las pérdidas por el apagón que tardó una semana.

Este atentado contra la infraestructura eléctrica del país se da luego de que las Farc anunciara la reactivación de sus acciones, tras la ruptura del cese unilateral del fuego.

La suspensión de la tregua se produce luego de que las Fuerzas Militares bombardearan un campamento de este grupo guerrillero en Guapi (Cauca) en el que murieron 27 de sus hombres, entre ellos Pedro Nel Daza Martínez, alias Jairo Martínez, quien había estado en la mesa de negociaciones en la Habana en febrero del año pasado.

El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, rechazó el atentado que dejó a oscuras a toda una población al occidente colombiano. Escribió en su cuenta oficial de twitter: «No hay manera de justificar el atentar contra los colombianos y su seguridad. Dejar sin luz a Barrancabermeja es terrorismo rampante».

Agregó Pinzón, que las Fuerzas Armadas harán lo necesario para reestablecer el servicio de energía eléctrica en esta parte del país.

 

Share Button