jueves diciembre 3 de 2020

Visita del papa a Colombia sería en el 2017

25 mayo, 2015 Generales

cardenal Rubén Salazar

  El cardenal Rubén Salazar estima que la visita del papa Francisco a Colombia se dará en el 2017.

Los compromisos del papa Francisco para el 2016, entre los que está el jubileo de la Misericordia que lo obligaría a permanecer un buen periodo en Roma, impedirían su visita a Colombia. Pese a que no se confirmaron fechas una vez se hizo público el anuncio de su paso por el país, se estimaba que podría ser el próximo año, pero este lunes el cardenal Rubén Salazar dijo que solo se daría en el 2017.

“No hay preparativos de la visita del papa porque todavía no sabemos exactamente cuándo será. Él nos prometió que vendría, pero sabemos que su agenda es sumamente complicada (…) No es una venida inminente. Estamos tratando de comprender cómo se debe hacer que esa visita contribuya a sanar la heridas del país y que llegue a ser el hospital de campo que todos necesitamos para sanarnos”, señaló Salazar tras una rueda de prensa en la que entregó detalles de la visita de la reliquia de San Juan Pablo II a Colombia, que estará entre el 2 y el 5 de junio próximos.

El propósito de esta iniciativa es unir la sangre derramada en Colombia a la de San Juan Pablo II, como ofrenda de reparación espiritual por la reconciliación entre víctimas y victimarios.

“Invito a participar en la peregrinación de las reliquias de San Juan Pablo II, que en Bogotá van a estar en la parroquia de Santa Beatriz y en Fontibón, en las instalaciones de Cristovisión. También vamos a ir a Marinilla (Antioquia), donde se reunirán más de 15.000 personas víctimas de la violencia y ahí vamos a hacer ese gran acto de entregarle al Señor todo el sufrimiento de los colombianos para que lo transforme en fuente de vida y paz para el país”, añadió.

‘Que no se levanten de la mesa’

El cardenal Salazar, arzobispo de Bogotá, también se refirió a los diálogos de paz, que pasan por un momento tenso tras el anuncio de las Farc del rompimiento de su cese al fuego. “Insto a negociadores del Gobierno y Farc a que no se levanten de la mesa. Sé que las circunstancias que se viven en el país son difíciles, pero pueden ser una llamada de atención muy fuerte que el Señor nos quiere dar para que comprendamos de nuevo el horror de la guerra, todo lo que ha sucedido en estos días nos hace tomar conciencia de que es una guerra de muerte”, dijo.

Pidió a la sociedad a que se una para pedir que no haya un muerto más. “Lo que ha sucedido es un campanazo de alerta para que los negociadores tomen conciencia de que no pueden seguir indefinidamente resolviendo las pequeñas o enormes diferencias que tengan en la mesa de La Habana”, insistió.

Por último, dijo que espera que las partes, atendiendo el clamor de Colombia entera, sean capaces de llegar ponto al fin del conflicto armado.

Share Button