miércoles mayo 12 de 2021

Colombia recibe su primera Cámara de Oro en Cannes

01 junio, 2015 Cine

primera Cámara de Oro en Cannes

En la edición 68 del Festival de Cannes, aparte de recibir la Cámara de Oro, La tierra y la sombra se llevó otros tres premios: el SACD (Sociedad de Autores), France 4 Visionary Award (Premio Revelación) y Le Grand Rail D’Or (Premio del Público) en la Semana de la Crítica. Sumado a estos cuatro premios recibidos por la ópera prima de Acevedo, también se suma el premio Art Cinema en la Quincena de Realizadores que obtuvo El abrazo de la serpiente de Ciro Guerra (ver PANTALLA COLOMBIA 722). Una cosecha histórica para el cine colombiano, en el año donde además tuvo la mayor presencia latinoamericana con la participación de las dos películas premiadas, junto a Alias María de José Luis Rugeles en la sección Una Cierta Mirada y El concursante de Carlos Osuna en L’Atelier de la Cinéfondation

El premio Caméra d’Or (Cámara de Oro) es entregado a la Mejor Película de un director debutante (o primera película), presentada ya sea en la Selección Oficial, la Quince de Realizadores (Quinzaine des Réalisateurs) o la Semana de la Crítica (Semaine de la Critique). En ésta última fue donde participó La tierra y la sombra de César Acevedo, que resultó ganadora entre las 26 películas que optaban por este premio en la edición 68 del Festival de Cannes.

La Cámara de Oro fue un premio creado en 1978 por Gilles Jacob quien ha estado vinculado al Festival de Cannes desde 1977 y fue designado presidente en 2001. También fue Jacob el encargado de introducir en el festival las secciones Una Cierta Mirada y Cinéfondation. Desde su creación, este premio lo han recibido directores tan destacados como Jim Jarmusch con Extraños en el paraíso (1984), Tran Anh Hung con El olor de la papaya verde (1993), Naomi Kawaze con Suzaku (1997) y Anthony Chen con Ilo Ilo (2013). Así mismo, son pocas las películas latinoamericanas que han recibido este prestigioso galardón: la película venezolana Oriana (1985) de Fina Torres, la mexicana Año bisiesto (2010) de Michael Rowe y la argentina Las acacias (2011) de Pablo Giorgelli.

Este año, durante la ceremonia de premiación en el Gran Teatro Lumière de Cannes, la actriz francesa Sabine Azéma, quien presidió el jurado de la Cámara de Oro, junto al actor estadounidense John C. Reilly, quien realizó una presentación musical previa a la entrega, fueron los encargados de anunciar a Cesar Acevedo, director de La tierra y la sombra, como ganador de La Cámara de Oro de la edición 68 del Festival de Cannes. Los demás miembros del jurado de la Cámara de Oro fueron la directora francesa Delphine Gleize, el actor francés Melvil Poupaud, quien ha participado con 8 películas en el festival, el representante de la Asociación Francesa de Cinematografía (AFC) Claude Garnier, el representante de la Federación de la Industria Cinematográfica, Audiovisual y Multimedia (FICAM) , Didier Huck, el representante de la Sociedad de Directores de Cine (SRF) Yann Gonzalez y el representante de la Unión Francesa de Críticos de Cine (SFCC), Bernard Payen.

Luego de recibir el premio, Acevedo se mostró sorprendido por haberlo logrado, una recompensa para un esfuerzo de más de siete años, desde que concibió la idea. Agradeció al jurado y sobre todo a sus productores, a todo el equipo y al director de fotografía “por toda su amistad y la entrega al trabajo. Este premio lo dedico a los campesinos que son los verdaderos héroes en nuestro país, también a mi familia y en especial a la memoria de mi madre«.

El sonidista de la película, Felipe Rayo, amigo de Acevedo y uno de los primeros en conocer del proyecto, resaltó: “estamos que no cabemos de la felicidad, muy orgullosos. Cuando rodamos esta película un grupo de amigos que crecimos juntos en el cine, en su mayoría de la Universidad del Valle, fue como empezar a cumplir un sueño. Es fantástico, haber obtenido ese reconocimiento, el más alto que ha alcanzado una película, nos llena el pecho de felicidad”.

La tierra y la sombra es el resultado del esfuerzo de ese grupo de amigos, junto a un grupo de profesionales de alto nivel, que han participado en algunas de las producciones más destacadas tanto del cine colombiano como latinoamericano. La película es una producción de Burning Blue, empresa conformada porDiana Bustamante Escobar (Los viajes del viento), Paola Andrea Pérez Nieto (Gente de bien) y Jorge Forero (Climas), que ha producido Violencia, largometraje dirigido por este último (Berlín, 2015) y es coproductora de Refugiado de Diego Lerman (Cannes, 2014), La sirga de William Vega (Cannes, 2012), La Playa D.C. de Juan Andrés Arango (Cannes, 2012) y el cortometraje Solecito de Oscar Ruíz Navia (Cannes, 2014), entre otros.

Contó en la dirección de fotografía con Mateo Guzmán (Los Hongos, Siembra); en la dirección de arte con Marcela Gómez (El vuelco del cangrejo, Buenaventura no me dejes más); Felipe Rayo (Gente de bien) en el sonido directo; Miguel Schverdfinger (La mujer sin cabeza, Norteado) montaje; Roberto Espinoza (De jueves a domingo) diseño de sonido; Jean Guy Verán (Efterskalv) mezcla de sonido; Haimer Leal, Hilda Ruiz, Marleyda Soto (Dr. Alemán), Edison Raigosa, José Felipe Cárdenas, en el reparto; entre otros. Cuenta con la coproducción de Topkapi (El secreto de la aldea), Ciné-Sud Promotion (Gordo, calvo y bajito), Rampante Films (Raíz), Preta Portê Films (Lili e as Libélulas); y el apoyo de Proimágenes Colombia, Ibermedia, Hubert Bals, NF Film Fund y la Fundación Carolina.

La Cámara de Oro, junto a los otros cuatro premios recibidos en Cannes este año y la Palma de Oro a Mejor Cortometraje que recibió Leidi de Simón Mesa, en la edición 67 del festival , se convierten en los principales premios para el cine colombiano en toda su historia. A su vez, ratifican el buen rumbo que la cinematografía nacional ha tomado en los últimos años.

Share Button