viernes agosto 19 de 2022

Se agota la paciencia

14 junio, 2015 Opinión

No confundas la paciencia, coraje de la virtud, con la estúpida indolencia del que se da por vencido. Mariano Aguiló

Lorena Rubiano  Fajardo 08

 Por: Lorena Rubiano Fajardo 

Primero que todo, somos partidarias de buscar y lograr la paz de los colombianos. Esa ha sido siempre nuestra posición. Los jóvenes queremos que nos entreguen una Colombia tranquila, en progreso y sin más muertes violentas, por factores de irracionalidad y de una absurda y caduca creencia de que el poder aún se puede tomar por las armas.

Pero con la continuidad del terrorismo de las FARC, las absurdas exigencias del E.L.N. y con el aumento de las bandas criminales y la inseguridad en todo el territorio nacional, tenemos que repensar el proceso de paz. Se les agota la paciencia a los colombianos. Las guerrillas, siguen con sus actos terroristas, asesinando cada hora las esperanzas de un país que quiere vivir en paz.

Campesinos, madres, padres, familias enteras desplazadas, son las únicas víctimas de esta absurda guerra y no hay que ir muy lejos para verificar el hecho, a Bogotá, están llegando día a día más y más víctimas, ancianos y niños que llenan las calles, andenes y las esquinas de los semáforos implorando ayuda, comida y un lugar donde dormir.

Es tan crítica la situación que el propio ministro de defensa saliente Juan Carlos Pinzón, aseguró que “A uno le queda la impresión de que los jefes de estas organizaciones tienen mentalidad de burros”. Y agreguemos esta frase del presidente Santos “Aparentemente quieren buscar la paz. Si esa es la forma, las Farc se equivocan de cabo a rabo”.

Esto, significa que los colombianos nos cansamos de llorar a nuestros muertos y queremos que se fije un tiempo límite a este proceso. Y a esta situación le agregamos la dura carta de Iván Márquez jefe de la delegación de las Farc en la Habana, al Procurador Alejandro Ordoñez, en la cual fijan su posición frente a la Comisión de la Verdad, la Justicia Transicional y al Marco Jurídico para la paz y desconoce hasta la legitimidad de las altas Cortes.

De manera que lo que sigue es, convocar la comisión asesora, replantear las conversaciones, invitar al Centro Democrático, porque no podrá haber paz si todos no estamos en el proceso, estudiar la posibilidad de un cese al fuego bilateral y convocar a una Asamblea Nacional Constituyente. No permitamos que haya más muertos. Presidente Uribe, aporte su grano de arena, salvemos a Colombia.

[email protected]

Share Button