lunes octubre 3 de 2022

El consumo de drogas se ha tomado los colegios y la Bogotá ‘Humana’ no asume su responsabilidad: Concejal Clara Lucía Sandoval

13 agosto, 2015 Bogotá

_ Frente a lo ocurrido en el Colegio Marco Fidel Suárez donde un estudiante murió y otros 22 resultaron intoxicados al consumir marihuana acompañada de químico de extintor, la Concejal Clara Lucía Sandoval lamentó profundamente estos hechos y exigió a la Administración Distrital combatir el consumo de drogas que se ha disparado en los colegios de Bogotá.

“No es un secreto que el consumo de drogas se ha tomado las instituciones educativas de la ciudad y la Bogotá ‘Humana’ no asume su responsabilidad, pues aunque existe la política pública contra el consumo de sustancias psicoactivas, la misma no ha tenido el alcance y mucho menos el resultado esperado”, manifestó.

Así mismo, agregó que “La solución no es mayor inversión en los CAMAD (Centros de Atención Médica a Drogadictos) para los cuales la  Administración  a dispuesto más de 2000 mil millones de pesos la fecha. No podemos enfrentar esta crisis sin orientar y cambiar el modelo de enseñanza para la prevención que al parecer no ha dado resultados, todo indica que la Administración Distrital piensa más en invertir grandes sumas de recursos en tratamiento que en prevención, ignorando que por cada dólar invertido en prevención, nos podemos ahorrar 8 dólares en tratamiento”.

De la misma manera, expresó su rechazo frente a la conducta de las directivas del colegio al prohibir a los profesores denunciar los casos de venta y consumo de drogas ya que según una carta de un docente anónimo, las directivas si tenían conocimiento de estas actuaciones dentro del plantel.

La Cabildante calificó este hecho como una grandísima irresponsabilidad al querer tapar un problema que por el contrario se debe enfrentar lo más pronto posible y exigió al Distrito acciones contundentes para detener esta situación que se ha convertido en un problema de salud pública y solicitó a las directivas de las instituciones educativas ejercer mayor control y vigilancia.

“Este caso del colegio  Marco Fidel Suárez es la punta del iceberg, son muchos más los colegios del Distrito donde los profesores y estudiantes están siendo intimidados por algunas bandas de microtráfico y la acción para resolver este conflicto no sólo debe ser policiva, también debe integrar a toda la comunidad educativa y los padres deben jugar un papel determinante en este proceso”, puntualizó.

Share Button