martes noviembre 24 de 2020

Actos pacíficos terminaron con 298 detenidos en París

30 noviembre, 2015 Internacionales

Protestors clash with riot police clash during a rally against global warming on November 29, 2015 in Paris, a day ahead of the start of UN conference on climate change COP21. Paris riot police fired teargas November 29 in clashes with far-left activists in Paris during a climate change demonstration ahead of key UN talks after several thousand protesters had formed a human chain in the city. AFP PHOTO / FLORIAN DAVID / AFP / FLORIAN DAVID

Estos zapatos, botas y tenis eran un acto simbólico de la marcha que se iba a realizar para alertar a los gobierno a tomar acciones inmediatas en contra del cambio climático. Sin embargo, ésta no se pudo llevar a cabo porque el gobierno francés prohibió las aglomeraciones.

Por esta razón, miles de personas decidieron dejar sus zapatos como mensaje que ahí estaban protestando y, aunque esta vez no hubo gritos y arengas como en todas las marchas, la convocatoria fue un éxito, hasta tal punto que el mismo Papa Francisco envió sus zapatos para apoyar esta noble causa.

Los turistas que llegaban a la Plaza de la República para mirar los actos conmemorativos por los ataques yihadistas, de repente se encontraban con largas filas de zapatos y no evitaban preguntar el significado de esto.

A medida que el día iba transcurrido más y más personas se iban acercando, algo que hizo que la Policía llegara hasta el sitio.

Aunque inicialmente no se presentaron alteraciones, la Policía fue rodeando el lugar e hizo que las personas protestaran por esto.

“Todo fue muy confuso, no entiendo por qué la Policía empezó a acordonar el área, yo entiendo que no podamos marchar pero tampoco estábamos haciendo algo malo”, comentó Camilo Trujillo un colombiano que llegó a París para participar de estas marchas.

A medida que la tensión iba creciendo, se aumentaba el pie de fuerza, hasta que sucedió lo inevitable; se produjo el primer enfrentamiento entre los protestantes y la Policía.

Esto condujo a más rebotes y las autoridades empezaron a sacar sus ‘bolillos’ para controlar a la gente. Sin embargo, la reacción fue tan desmesurada que algunas personas que se arrodillaban en mensaje de rendición, fueron atacadas sin justificación alguna.

“De un momento a otro la Policía nos empezó a golpear y a bloquear las vías de acceso para evitar que saliéramos”, contó un manifestante francés.

Después de esto, iniciaron las capturas. 60 personas en el comienzo y al final fueron más de 100. Los parisinos que se encontraban cerca al lugar fueron sacados y las entradas y salidas bloqueadas.

Nadie podía salir o entrar de la Plaza de la República sin autorización de la Policía y mientras más pasaba el tiempo, más detenidos se presentaban.

Un corral de policías controló a los detenidos y con gases lacrimógenos dispersó a los demás manifestantes.
De repente la Plaza de la República se convirtió en una especie de cárcel. Las vías de acceso fueron bloqueadas.

Esta situación duró cerca de dos horas hasta que paulatinamente la Policía habilitó varios corredores. Las cientos de patrullas y motos de la Policía se fueron desapareciendo, aunque las manifestaciones aún siguen en este histórico lugar.

Por su parte, El presidente francés, que participaba en una cumbre UE-Turquía en Bruselas, denunció como “escandaloso” lo que hicieron los alborotadores en la plaza de la República, donde están todas esas flores y todas esas velas en memoria de los que cayeron por las balas de los terroristas”.

“Sabíamos -señaló Hollande- que había elementos perturbadores que no tienen nada que ver con los defensores del medio ambiente (…) que sólo están ahí para generar incidentes”.

La Prefectura de Policía de París, que dio esa cifra de 289, precisó por boca de una portavoz que era todavía provisional.

París dormirá bajo estrictas medidas de seguridad y controlando cada detalle que hagan las personas, de cara a la Cumbre de Cambio Climático que iniciará este lunes con la presencia de 147 presidentes, entre ellos el de Colombia, Juan Manuel Santos.

Share Button