martes marzo 2 de 2021

Nacional le dio vuelta a un difícil partido, con un mal arbitraje y avanzó a semifinales de La Libertadores

Nacional -Rosario Central en Medellín.

 MEDELLIN,19 de mayo_ RAM_ El equipo de Rueda, el mejor de la fase de grupos, caía 1-0 pero le ganó 3-1 a Rosario Central y se aseguró enfrentar a San Pablo en la siguiente ronda de la Libertadores.

Atlético Nacional se clasificó este jueves a las semifinales de la Copa Libertadores al vencer 3-1 a Rosario Central en un dramático partido en Medellín.

Central se fue en ventaja con gol de Marcos Ruben de penal a los 8 minutos, pero el campeón colombiano remontó con tantos de Macnelly Torres (45+2), Alejandro Guerra (50) y Orlando Berrío (90+4).

Atlético Nacional fue superior en todo el partido, pero sobre los 90 minutos estaba eliminado porque ganaba por 2-1, y en la ida había caído por 1-0, por lo que el gol visitante lo dejaba por fuera del torneo.

El partido terminó en medio de una batalla campal porque Berrío hizo una celebración provocadora tras el tercer gol, lo que causó la reacción de los jugadores ‘canallas’ que se fueron encima del atacante colombiano y terminaron con tres hombres menos.

Tras el gol de Orlando Berrío en los últimos instantes del partido, se desató la gresca

Atlético Nacional enfrentará en semifinales al brasileño Sao Paulo, que dejó en el camino a su compatriota Atlético Mineiro.

Las tribunas del Atanasio Girardot se colmaron de almas verdolagas, ávidas de presenciar la clasificación de su equipo a las semifinales del certamen de clubes más importante del continente. Ese que no ganan desde 1989, cuando se erigían como el primer club colombiano en alcanzar la gloria sudamericana de la mano de Higuita, Leonel Álvarez y compañía.

Las ansias se convirtieron en preocupación en los rostros de los aficionados antioqueños cuando apenas corrían ocho minutos de partido. El árbitro uruguayo Daniel Fedorzuck, luego de que Jonathan Copete tocara el balón con la mano, sancionó penal a favor de los canallas y Marco Ruben lo cambió por gol. Central, con la victoria 1-0 de la ida, se estaba clasificando hasta ese momento.

La desesperación llegó a tal punto que Reinaldo Rueda, DT de Nacional, no dejó terminar el primer tiempo para realizar la primera modificación. Al 35’ retiró al volante de la selección Colombia, Sebastián Pérez, y en su lugar ingresó Orlando Berrío buscando mayor ‘picardía’ y potencia en el ataque. El cambio dio resultado. Berrío se llevó al lateral Cristian Villagra, recién ingresado por el lesionado Pablo Álvarez, y habilitó a Macnelly Torres; el ’10’ venció la resistencia del portero Sosa para el 1-1.

Nacional es Semifinalista

El venezolano Alejandro Guerra, que viene destacándose en los últimos encuentros de Atlético Nacional, prendió la ilusión de los hinchas al marcar el segundo tanto, previo pase de Marlos Moreno, cinco minutos después de que el pitazo indicara la reanudación del juego en la segunda mitad. Pero las emociones mayores estarían por arribar.

Orlando Berrío, cuando faltaba poco para culminar el encuentro, encendió la algarabía en el escenario deportivo de la capital antioqueña. Aprovechó un centro de Ibargüen y en una definición entreverada logró la anotación. Una euforia de gol que hacía entender que Nacional hace 21 años no estaba entre los cuatros mejores del continente. 3-1 definitivo y a pensar en Sao Paulo, el rival a enfrentar en semifinales por un cupo a la final.

Tras el tanto, el escándalo se hizo presente. Los puños y los empujones aparecieron. Berrío le gritó el gol en la cara al portero contrario, se fue expulsado, se reanudó el juego, se acabó dos minutos después. Los fanáticos invadieron la cancha en medio de las agresiones que se lanzaron futbolistas de ambos bandos y la policía debió intervenir para contener la impactante situación.

En el equipo entrenado por el ‘Chacho’ Coudet, quien no dio buen ejemplo icrepando al polémico Berrió, tres jugadores vieron la tarjeta roja: Esteban Burgos, Damián Musto y Giovani Lo Celso.

Share Button