sábado junio 19 de 2021

La Corte Constitucional tumbó el Consejo de Gobierno Judicial y revivió a la Judicatura

01 junio, 2016 Judiciales, Política

Corte Constiyucional 010616

Un fuerte golpe acaba de darle la Sala Plena de la Corte Constitucional al Gobierno y al Congreso de la República al tumbar parte de la Reforma de Equilibrio de Poderes que eliminaba por completo el Consejo Superior de la Judicatura.

La Corporación Judicial con una votación 7 – 1 decidió confirmar la eliminación de la Sala Disciplinaria de la Judicatura, pero revivió la Sala Administrativa que iba a ser reemplazada por el Consejo de Gobierno Judicial.

La Corte acogió la ponencia que presentó el magistrado Luis Guillermo Guerrero en la que pedía tumbar parte de la reforma al considerar que dicho acto legislativo sustituyó la constitución y afecta el equilibrio de los poderes.

En conclusión, la Corte Constitucional tumbó el Consejo de Gobierno Judicial, pero mantuvo con vida a la Comisión Nacional de Disciplina.

En este caso según explicó la Corte sería la Sala Administrativa quien deberá asumir la función de elaborar las listas para elegir a los miembros de la Comisión Nacional de Disciplina.

Por siete votos contra uno (del magistrado Alejandro Linares), el alto tribunal decidió tumbó al Consejo de Gobierno Judicial, organismo clave, creado para gerenciar la Rama Judicial.

Esto, en la práctica, revive al Consejo Superior de la Judicatura, que debía ser reemplazado por el nuevo Consejo de Gobierno.

El magistrado Guerrero, según varias fuentes de la Corte, también pide declarar inexequible la figura del Consejo de Gobierno Judicial, (que reemplazaba directamente a la Sala Administrativa de la Judicatura) porque está en contra de la designación de tres miembros permanentes para integrar a este organismo (en total son 9 integrantes).

Guerrero sostiene que son personas externas a la Rama, que no conocen su funcionamiento, que tienen un perfil técnico y, además, que no son abogados.

Y agrega que por razones de cargas laborales los miembros permanentes tendrán más tiempo en la administración de la Rama que los mismos presidentes de las altas cortes, lo que estaría generando una “asimetría en la información” en el manejo de la justicia.

En ese sentido, señala que ese Consejo no tendría la idoneidad para elaborar las listas de candidatos de las que tanto la Corte Suprema de Justicia como el Consejo de Estado eligen a sus miembros.

En este momento, el Consejo de Gobierno está en el congelador por dos medidas cautelares dictadas por el Consejo de Estado. Esto, en la práctica, ha frenado todos los efectos de la reforma, pues el nuevo órgano debía haber puesto ya en marcha los procesos de meritocracia para integrar el nuevo tribunal de aforados (que reemplazará a la polémica Comisión de Acusación) y al Consejo Disciplinario Judicial, que reemplaza a la Sala Disciplinaria de la Judicatura.

Share Button