sábado julio 24 de 2021

Gobierno rechaza actos de violencia en el paro cívico en Chocó

20 agosto, 2016 Generales

Paro en Choco 00

El Gobierno Nacional rechazó las “vías de hecho” en las protestas que realizan los habitantes del departamento del Chocó, que reclaman inversión en infraestructura, salud, educación y cultura.

“Rechazamos las vías de hecho en que están incurriendo algunas personas”, manifestó el ministro del Interior encargado Guillermo Rivera.

La protesta, que fue convocada por el Comité Cívico Departamental por la Salvación y Dignidad del Chocó, mantiene paralizadas las actividades comerciales y educativas, así como el transporte en Quibdó.

La organización civil le solicita al Gobierno una “revisión integral del modelo económico” que, considera, tiene convertido a ese departamento “en la sociedad más rezagada del país a pesar estar en el territorio más rico del universo”.

Según el ministro Rivera, el Gobierno rechaza estos actos porque “se ha tenido disposición de diálogo desde el momento en que se inició el paro” y desde la semana pasada “un grupo de viceministros visitó Quibdó y se trabajó con los dirigentes del paro en las propuestas que permitirían resolver la situación del departamento”.

Asimismo, recordó que el pasado jueves se firmó un acuerdo en salud por medio del cual se construirá y dotará un moderno hospital.

También se establecieron acuerdos dirigidos a sanear fiscalmente el sector salud del departamento, la construcción y dotación de una nueva unidad mental.

De acuerdo con cifras del Gobierno en los últimos seis años se han invertido “siete billones de pesos en el Chocó, un 106 % más que la administración anterior”.

Rivera indicó que se realizaron obras de saneamiento básico a través del Plan Pazcífico: una nueva sede del SENA, la entrega de 1.900 viviendas gratis en zonas urbanas y 2.800 más en áreas rurales.

Igualmente se amplió la pista del aeropuerto El Caraño, de Quibdó, se construyó un muelle y también ampliaron y construyeron varios colegios.

Cabe mencionar que Chocó, en la frontera con Panamá, es un departamento selvático asolado por la violencia de las guerrillas, las bandas criminales de origen paramilitar y organizaciones dedicadas al narcotráfico. Además, es una de las zonas más afectadas por la corrupción y la minería ilegal.

Share Button