domingo agosto 1 de 2021

Todos los colombianos son potenciales donantes de órganos

08 agosto, 2016 Política, Salud

donacion-de-organos-800x494

  Fue sancionada la ley que establece que todos los ciudadanos son donantes, a menos que se manifieste en vida no querer serlo.

El presidente Juan Manuel Santos sancionó este lunes la ley que establece nuevos parámetros frente a la donación de órganos en el país.

A partir de hoy los familiares de un fallecido no serán quienes decidan si se le extraen o no los órganos a la persona para ser donados. Según la nueva norma, promovida por el representante Rodrigo Lara Restrepo, se da la presunción legal de donación de órganos a las personas que mueran y no declaren en vida si desean que sus órganos sean donados.

Así las cosas, todos los colombianos son ahora potenciales donantes de órganos, a menos de que quien no lo desee manifieste en vida que no quiere que los órganos sean donados. En este caso la familia no intervendría.

Con dichas modificaciones se busca atender en forma efectiva la demanda de órganos que miles de enfermos reclaman con el fin de mejorar su calidad de vida o salvar la vida misma.

“Este es un proyecto que salva vidas y le permite también a muchas personas tener una calidad de vida digna.  Lo que se busca es ampliar la presunción legal de donación a las personas que fallecen y no declaren en vida que sus órganos sean donados”, explicó Lara Restrepo.

La iniciativa busca además que se le quite el beneficio a los extranjeros de recibir órganos de colombianos, es decir, la donación de órganos se realizaría priorizando las necesidades de los colombianos y poniéndolos de primero en la lista de espera de órganos y no a los extranjeros.

El Instituto Nacional de Salud hace varios meses indicó que existe una difícil situación en el país en materia de donación. Entre enero y septiembre de 2013 hubo 262 donantes reales de órganos, mientras que en el mismo período del año 2012 hubo en Colombia 298 donantes reales, es decir se presentó una disminución de 12.1%.

En el país cada día aumenta la demanda de órganos, pero la oferta se mantiene estable. Lo que se busca entonces es que el país se adapte a esa necesidad y se anticipe a las demandas del futuro para que la gente no muera.

“Este es un proyecto que salva vidas y le permite también a muchas personas tener una calidad de vida digna.  Lo que se busca es ampliar la presunción legal de donación a las personas que fallecen y no declaren en vida que sus órganos sean donados”, explicó el autor de la iniciativa Rodrigo Lara Restrepo.

Agregó que “todos los colombianos son donantes de órganos a menos que una persona en vida manifieste que no desea serlo. Eliminamos la autorización de los familiares. Como dice un sacerdote amigo, una persona tiene una vida para oponerse y no se entiende que lo hagan por él sus familiares una vez fallece”.

“Este es un proyecto profundamente humano detrás del cual hay rostros y seres humanos esperanzados en recibir en donación un órgano porque les podemos salvar la vida. El congreso ha actuado de manera responsable, inteligente y seria aprobando esta iniciativa que ya es Ley de la República”, explicó el Director de Cambio Radical.

Lara Restrepo indicó que “cada día aumenta la demanda de órganos pero la oferta se mantiene estable. Lo que buscamos es que el país se adapte a esa necesidad y se anticipe a las demandas del futuro para que la gente no muera. Queremos aliviar la situación de quienes están desesperados aferrándose a la vida tratando de encontrar un órgano”.

En Colombia existen más de 2 mil personas esperando un órgano. Así, por ejemplo en diciembre de 2015, se encontraban 2.162 pacientes en lista de espera de algún órgano, siendo el riñón e hígado los principales componentes anatómicos demandados. El número de donantes reales corresponde al 5% de las personas en lista de espera de un trasplante.

En 2015 se obtuvo un total de 346 donantes reales, de acuerdo con la definición de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), que corresponden a los donantes provenientes del protocolo de muerte encefálica.

En los últimos años la brecha entre donantes reales y personas en lista de espera se ha incrementado, de tal forma que crecen en mayor medida las personas con necesidad de un órgano que las personas dispuestas a donar uno. Es de recalcar, que por cada donante se pueden beneficiar por lo menos 55 personas.

En 2014 se realizaron 662 solicitudes a familiares de potenciales donantes. De estas, 38% obtuvieron una respuesta negativa familiar, mientras que el 62%, positiva. En tanto, a noviembre de 2015 se realizaron 739 entrevistas familiares para la donación de órganos y tejidos con una negativa familiar del 39%. Por ejemplo, 500 personas por año se habrían beneficiado si las familias que dieron una respuesta negativa hubieran aceptado la donación.

Share Button