viernes febrero 26 de 2021

James o Neymar

esteban-jaramillo2

Por Esteban Jaramillo Osorio

Los dilemas de Pekerman: Esperar o proponer, dos o tres volantes de  primera línea, un delantero, despliegue físico a lo largo o ancho de la cancha, con sacrificio sostenido; individualizar el juego a través de los talentos, en especial James Rodríguez y  atenazar a Neymar para evitar sus derroches técnicos que desordenan, o sus desplantes y provocaciones que  desequilibran. Con ello el punto como bran botín.

No parece dispuesto el entrenador nacional a  exponer un dispositivo ambicioso  con la pelota. Se le ve, porque los antecedentes lo demuestran en partidos de estas características, proclive a  plantear un juego de control, ocupando espacios medulares con agresividad en la recuperación,  para alimentar contragolpes rápidos en la elaboración, apoyados en  riguroso trabajo defensivo.

Por eso las dudas sobre el nombre indicado a reemplazar a Daniel Torres, suspendido, se disipan con el posible cambio de sistema, de un bloque medular 2-3  a uno  3-2, consolidando el control de la zona, donde mas fluido es el juego de Brasil.

Si Colombia tiene el balón domina el campo y con el abre perspectivas de manejo al resultado. Si lo pierde, queda expuesto porque reconocida es la calidad técnica de los brasileños, hoy dispuestos a mudar, con Tite como entrenador, a un juego mas simple.

Brasil da verticalidad al fútbol por  las alas, siempre activas, tanto con  extremos atacantes como con laterales de marca, caracterizados por ser  profundos en la ofensiva. Su regreso a posiciones de retaguardia es lento, lo que puede ser aprovechado para contragolpes veloces a sus débiles espaldas.

No es imposible ganarle a Brasil si como dicen en las canchas del barrio “Colombia juega su jugado”, que equivale a jugar  con las habilidades reconocidas.

Share Button