viernes julio 30 de 2021

El Ojo del Halkón Se necesita de la ayuda de todos

Ruben Dario Mejia Sanchez _25_02_12

Por Rubén Darío Mejía Sánchez

 Cuando uno se pone a mirar lo que está sucediendo en Colombia en cuanto al campo político se da cuenta que es necesario contar con la colaboración de todos, pues de lo contrario nos vemos avocados a un enfrentamiento que no tendrá resultado alguno positivo pues si más negativo si cada quien tiene sus intereses personales.

Lo que está sucediendo se puede resumir en dos palabras, intereses personales y políticos, porque se avecinan unas elecciones presidenciales y del Congreso que pueden dar grandes réditos a quienes no están en el poder y que han sentido la orfandad del mismo.

El plebiscito del 2 de octubre pasado fue la manera de medir fuerzas y muy sagaz la forma como algunos sectores políticos disimuladamente se hicieron contar y se dieron cuenta que contaban con buenos seguidores y con los votos necesarios para entrar en la contienda política en busca del poder parlamentario y del solio de Bolívar, que ostenta en este momento Juan Manuel Santos un presidente obsesionado por la paz, quien se metió en la cabeza el tema y habla de él las 48 horas del día ante los colombianos y la comunidad internacional.

Para algunos analistas internacionales que asistieron a la Cumbre XXV Iberoamericana, lo sucedido el 2 de octubre al decir NO en el plebiscito a la firma de la paz no tiene nombre y en esto hay mucha razón, porque se vio el interés de muchos de la gran figuración, la que algunos pensamos había rebajado con la otorgada del premio Nobel de la Paz al Jefe de Gobierno Colombiano; pero las cosas no fueron así, los que votaron por el NO y los que no votaron creen que deben de estar representados y sentando cátedra para poder que se llegue a un acuerdo final con los alzados en armas, otros dicen y piensan que si no se aceptan sus recomendaciones nada es válido y al presidente Santos no lo entiende nadie, pues a pesar de la gran derrota, aunque se dice mínima en el plebiscito del 2 de octubre ahora se atreve a decir que si es necesario hará otro plebiscito para que le ratifiquen las reformas de las reformas al nuevo acuerdo que se firmará con las FARC con las solicitudes de un mundo de gente no solo del mundo político sino social y de oportunistas que quieren estar en la firma final del documento magno.

Si negociar entre dos partes es difícil, negociar con opiniones y sugerencias de muchas personas es mucho más difícil y creemos que es más fácil llegar a un acuerdo con las FARC que con el ex presidente Álvaro Uribe, el Centro Democrático y el resto de personas.

Se habla que el país está polarizado y sí que lo está, que los jóvenes alzaron sus voces de protesta, pero no faltaron los oportunistas que se pegaron al gran campamento de la paz y a esta hora del paseo la iglesia Católica dice que si es necesario llegar a un consenso y firmar la paz, cuando hace unas semanas algún sector del clero, porque de verdad estaban divididos, le apostaban por el NO.

Las iglesias cristianas están divididas, los que dicen que dejan a sus feligreses o seguidores en plena libertad para actuar y los que radicalmente se mantienen en apoyar o atacar al Jefe de Estado por su determinación al negociar con el grupo insurgente.

Las cosas han cambiado de castaño a oscuro, hay amenazas y a un pastor de la ciudad de Cartagena, quien se atrevió a decir desde su púlpito se atrevió a decir que el presidente Santos era la reencarnación del propio Satanás, le han hecho amenazas, le han provocado al frente de su iglesia y en declaraciones a medios de comunicación han  tratado de poner ante la palestra pública la vida non sancta del personaje de marras, quien ha desmentido en más de una oportunidad lo que se dice en su contra, pero no es el momento para atacar a nadie sino de pedir cordura en lo que se dice para evitar grandes tragedias por un fanatismo malsano que es lo que se apodera en momentos del pueblo colombiano y en especial de las personas sin estudios intelectuales que se dejan dañar la cabeza de sus dirigentes ya sean políticos o religiosos.

Al terminar la vigésima quinta Cumbre Iberoamericana los gobernantes y cancilleres asistentes respaldaron la gran tarea de la paz adelantada por el presidente Santos, y este se atrevió a asegurar que la paz en Colombia será una realidad y es por ello que dio una orden de llegar a acuerdos con quienes no están de acuerdo con el proceso de paz en la manera en que se está adelantando y parece que las tensiones han bajado porque el ex presidente Uribe y sus seguidores han asistido a las reuniones, han presentado sus propuestas de cambio y han escuchado los mensajes de los negociadores del Gobierno, quienes les han dado a conocer cuáles son las posiciones tanto del Ejecutivo como de las FARC.

Esto lo arreglamos entre todos y traigo esta frase a raíz de lo que sucedió este sábado en España, en donde el Congreso de los Diputados embistió a Mariano Rajoy como Presidente del Gobierno y lo hizo en medio de una situación bastante tensa en donde contradictores y hasta propios seguidores de Rajoy votaron no, pero a pesar de todos alcanzó los votos necesario para ejercer de nuevo tan alta responsabilidad, y esto sucede en una España en crisis, en donde el desempleo, los problemas de salud y de educación son el pan de cada día, luego que hubieran pasado diez meses de un gobierno sin cabeza y responsabilidad para cumplir con sus obligaciones internas e internacionales.

El mundo está en crisis, hay guerras, enfrentamientos e intereses personales que se interponen ante el bien público, como lo estamos viendo en este momento con las elecciones presidenciales en los Estados Unidos de América.

Unas elecciones donde los candidatos y en especial uno de ellos no ha presentado propuestas concretas, solo se ha dedicado a hablar mal de su contendora y de capotear día tras día los escándalos que se le aparecen, porque pareciera que fuera un imán que atrajera cosas negativas en su contra cada que abre su boca.

Trump se ve más perdido que el hijo de Limberg, y ha mostrado su imagen negativa y su capacidad inmoral para que sea aceptado por los norteamericanos, quienes no faltarán en darle su voto y llevarlo a la casa presidencial en el mes de noviembre.

La señora Clinton ha estado más en su sitio, ha fallado y se ha salido de las casillas y caído en más de una vez en las trampas de Trump, pues a pesar de figurar con más alta credibilidad pone a dudar algunos sectores y en especial ahora que se anuncia que se le adelantará una investigación en su contra por unos correos que se borraron y que se creen que era de mucha importancia para la seguridad nacional.

Son problemas internos de cada país, pero que perjudican al mundo de gran forma y esto cabe anotarlo cuando los colombianos miramos a un lado y vemos a una Venezuela acabada, con un presidente al borde de ser uno de los dictadores más nefastos de esta época, al querer acabar a su país llevándolos al hambre y al desespero, mediante la injusticia y la mano fuerte para no perder su poder, sin darse cuenta que se le puede voltear o se le va voltear el Cristo de espaldas de un momento a otro y el gran perjudicado va a ser él si es que un día se unifica el pueblo venezolano y abre los ojos para pedir la caída del tirano.

Peleó a lo lejos con los cancilleres que se reunían en Cartagena de Indias y a última hora no tuvo los suficientes pantalones para asistir a la Cumbre; porque de verdad el que algo debe, algo teme y él sabe que tenía mucho para aclarar ante los gobiernos de Iberoamérica.

Se respaldó en su Canciller, la que no sabe sino gritar y sin fundamentos habla como una lora mojada, sin poder hacerse entender. El único que lo defendió fue Rafael Correa, quien pidió que no se metieran en los problemas de Venezuela y que le dejaran la oportunidad de resolver los problemas a los propios venezolanos. El presidente de Nicaragua, el señor Ortega brilló por su silencio y no tuvo palabras para defender o estar en contra de lo que hace su amigo del alma, quien en este momento ya no puede regalarle petróleo ni dinero para sostener su país.

América Latina e Iberoamérica pasan por uno de los tiempos más difíciles de enfrentamientos internos; Colombia no llega a un acuerdo para firmar el proceso de paz por asuntos políticos, Brasil está en el aire por problemas de corrupción, aunque Rafael Correa diga que lo que está sucediendo en Brasil es un golpe de Estado, Ecuador mismo pasa por una crisis en donde la Prensa ha atacado al Jefe del Estado por irrespetar a una congresista a la que mandó a dedicarse a los asuntos de belleza y no a analizar los problemas económicos del país; Bolivia no anda bien, ni muy bien que digamos, el presidente Boliviano se queda callado cuando hay una crisis interna económica y política en donde a pesar de reafirmarlo para que se sostenga en el poder hay bastante controversia por parte de las clases menos favorecidas a las que no ha beneficiado su gobierno.

Inglaterra trata de sostenerse después de su gran error de anunciar su retiro de la Unión Europea, España se pega al último salvavidas para salir de una crisis rampante y el Medio Oriente se sostiene en medio de las guerras político-religiosas patrocinadas por una Rusia que ha perdido su horizonte.

Para que haya solución a todos estos grandes problemas a nivel mundial se necesita de la ayuda y colaboración de todos, dejando los intereses mezquinos y particulares e intereses políticos a un lado y pensando en el bien de todos, en especial de los menos favorecidos.

[email protected]

Share Button