viernes julio 30 de 2021

Juan Carlos Vélez renuncia al uribismo

06 octubre, 2016 Política

juan-carlos-velez

Ante la ola de indignación que generaron sus declaraciones en el diario La República Vélez terminó por desacreditar todo lo que dijo sobre la estrategia del No y la financiación que recibió.

El gerente de la campaña por el No en el plebiscito, Juan Carlos Vélez, presentó esta noche su renuncia al Centro Democrático tras la polémica desatada por sus declaraciones al diario La República en las que reconoce que tergiversaron mensajes para hacer la campaña por el No.

A través de un comunicado, Vélez anunció su renuncia además de reconocer que se equivocó al “no ser riguroso” a la hora de presentar información de la campaña  que gerenció.

“La Organización Ardila Lülle no contribuyó en ningún modo al comité del que soy gerente. La alusión hecha en la entrevista tiene origen en un plazo especial concedido para el pago de cuñas, otorgado directamente al comité inscrito por Centro Democrático”, señala el comunicado.

Vélez también pidió perdón a los ciudadanos, a los integrantes del Centro Democrático, a las iglesias, a los que apoyaron la opción del No y presentó su renuncia al partido.

“A los miembros del Centro Democrático reitero las disculpas y ofrezco mi renuncia al partido, por el daño que pude haber causado con mis palabras imprecisas al calor de un momento de hondas emociones”, señaló.

Aclaró además que no es cierto que se haya contratado estrategas extranjeras para la campaña y que la referencia que hizo de ellos se suscribe a una conversación informal que no correspondió a ningún vínculo contractual.

Comunicado De Juan Carlos Vélez Uribe

Sobre la entrevista del 5 de octubre publicada en el diario La República, me permito precisar:

  1. Soy Gerente del Comité Promotor Nacional por el NO, “La Paz es de Todos”. Uno de los 16 inscritos ante el CNE a nivel nacional.
  1. La campaña del NO se fundamentó estratégicamente en lo contenido en cuñas difundidas en radio y televisión que buscaron evidenciar cómo las concesiones a las guerrilla, contenidas en los acuerdos Gobierno-Farc, generaban indignación entre un gran número de colombianos.
  1. Reducir el umbral del 50% al 13%, negar la financiación pública, no limitar los gastos de publicidad estatal, someter al pueblo a una pregunta engañosa y amenazar con guerra urbana, fueron las únicas tergiversaciones que se presentaron a lo largo de la campaña.
  1. Nuestra campaña no contrató asesores extranjeros. La referencia a expertos de Panamá y Brasil, se circunscribe a una conversación preliminar, informal, que no produjo una vinculación contractual por razones de austeridad y limitaciones presupuestales.
  1. Realizamos una campaña austera y transparente. La cifra de 1.300 millones de pesos surgió de un cálculo aproximado de cuanto pudieron gastar los comités nacionales que pautaron. La cifra exacta, estará consolidada al presentar las cuentas respectivas ante el CNE dentro del plazo de ley.
  1. La «Organización Ardila Lulle» no contribuyó en ningún modo al comité del que soy gerente. La alusión hecha en la entrevista tiene origen en un plazo especial concedido para el pago de cuñas, otorgado directamente al comité inscrito por Centro Democrático.
  1. Esta campaña no pertenece exclusivamente a ningún partido o grupo de opinión, millones de colombianos votaron NO, con el propósito de que se corrigieran las desmedidas concesiones en el acuerdo, para poder consolidar una paz justa sin poner de rodillas nuestras instituciones. Colombia decidió libremente en una jornada democrática ejemplar.

Me equivoqué al no ser riguroso, no calculé el alcance de mis palabras. Ofrezco disculpas a los millones de Colombianos que votaron libremente, a los otros comités por el NO, a los jóvenes, al catolicisimo, a las Iglesias cristianas, a los empresarios y a todos aquellos que apoyaron el NO e hicieron de la convicción su única estrategia.

A los miembros del Centro Democrático reitero las disculpas y ofrezco mi renuncia al partido, por el daño que pude haber causado con mis palabras imprecisas al calor de un momento de hondas emociones.

Bogotá, 6 de octubre de 2016.

Juan Carlos Vélez Uribe

Share Button