viernes febrero 26 de 2021

Nobel a Santos, un «mandato» para perseverar por la paz

07 octubre, 2016 Política
“Gracias a Dios la paz está cerca. La paz es posible. Es hora de la paz”, dijo el Presidente Santos, acompañado por su esposa María Clemencia Rodríguez, luego de que le fue otorgado el Premio Nobel de Paz 2016.

“Gracias a Dios la paz está cerca. La paz es posible. Es hora de la paz”, dijo el Presidente Santos, acompañado por su esposa María Clemencia Rodríguez, luego de que le fue otorgado el Premio Nobel de Paz 2016.

_ El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ganador del Premio Nobel de Paz, calificó hoy el galardón como un «mandato» para sacar adelante el acuerdo con las Farc y un «tributo» a las víctimas, por lo que se comprometió a trabajar «sin descanso» por la «unión y la reconciliación» del país.

«Agradezco infinitamente y de todo corazón esta honrosa distinción. La recibo, no a nombre mío, sino a nombre de todos los colombianos, en especial de las millones de víctimas que ha dejado este conflicto que hemos sufrido a lo largo de más de 50 años. Colombianos, este premio es de ustedes», dijo el mandatario en su primera declaración tras ser informado del premio.

En una alocución posterior en la Casa de Nariño, sede del Ejecutivo, ante promotores del «sí» en el plebiscito, el jefe de Estado expresó que el galardón es «un mandato para seguir trabajando sin descanso por la paz de los colombianos», causa a la que, aclaró, dedicará todos los «esfuerzos» por el «resto» de sus días.

«Es por las víctimas, y para que no haya una sola víctima más, un solo muerto más, debemos reconciliarnos y unirnos para culminar este proceso, y comenzar a construir una paz estable y duradera», agregó el mandatario.

El Comité Nobel de Noruega anunció hoy que el premio es un claro apoyo a la decisión de Santos de invitar a todas las partes a participar en un amplio diálogo nacional para que el proceso de paz entre el Gobierno y las Farc no muera, después de que el «no» se impusiera en el plebiscito.

El pasado 2 de octubre los colombianos acudieron a las urnas para decidir si apoyaban o no el acuerdo de paz firmado el 26 de septiembre en Cartagena tras casi cuatro años de negociaciones en La Habana.

El «no» se impuso con el 50,21 % de los votos, mientras el «sí» alcanzó el 49,78 %, lo que generó una crisis que obligó al Gobierno a convocar esta misma semana a representantes de la oposición para tratar de llegar a un consenso y rescatar el pacto con la guerrilla.

En la breve declaración, en la que estuvo acompañado por su esposa, María Clemencia Rodríguez, el presidente añadió: «Gracias a Dios, la paz está cerca. La paz es posible. Es la hora de la paz. Juntos, como nación, lograremos construirla».

Según el jurado, el premio es también «un tributo al pueblo de Colombia que, a pesar de las grandes dificultades y los abusos, no ha perdido la esperanza en una paz justa».

Asimismo, precisó el jurado, el nobel está dedicado «a todas las partes que han contribuido al proceso de paz» y a las víctimas de una guerra que se ha cobrado la vida de al menos 220.000 colombianos y ha obligado a abandonar sus casas a más de 6 millones de personas.

«Los invito a todos a que unamos nuestras fuerzas, nuestras mentes, nuestros corazones, en este gran propósito nacional para que así todos ganemos el más importante premio: la paz de Colombia», subrayó el gobernante.

El anuncio del premio para Santos fue recibido con efusivas felicitaciones por líderes del mundo, entre ellos el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon; el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, y la activista indígena guatemalteca y también Nobel de Paz, Rigoberta Menchu, entre otros.

Igualmente, los principales representantes políticos de Colombia reaccionaron con felicitaciones a Santos ante el galardón.

El expresidente Álvaro Uribe (2002-2010), líder de la campaña por el «no» en el plebiscito y quien se reunió este miércoles con el mandatario para desempantanar el acuerdo, felicitó a su sucesor y deseó que el reconocimiento «conduzca a cambiar acuerdos dañinos para la democracia».

El exmandatario Andrés Pastrana (1998-2002), igualmente crítico del proceso con las Farc, definió el premio como «otra razón para avanzar en un acuerdo de unidad nacional».

Por su parte, el jefe máximo de las Farc, Rodrigo Londoño, alias Timochenko, dijo en su cuenta de Twitter que el único premio al que aspira esa guerrilla es el «de la paz con justicia social para Colombia sin paramilitarismo, sin retaliaciones ni mentiras».

Share Button